Publicado: 03.10.2015 23:23 |Actualizado: 03.10.2015 23:23

Los 'dinosaurios' del PP no se extinguen y complican la renovación de las listas para las generales

El presidente supervisa la totalidad de las candidaturas en las que pretende incluir a la mayoría de ministros, la cúpula del PP y dirigentes territoriales en la oposición. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 10
Comentarios:
El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto a la secretaria general, María Dolores Cospedal, y el vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas. - EFE

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto a la secretaria general, María Dolores Cospedal, y el vicesecretario de Política Territorial, Javier Arenas. - EFE

MADRID.- El anuncio de la fecha de las elecciones generales por parte del presidente del Gobierno este jueves ha comenzado la cuenta atrás del proceso electoral más complicado e incierto al que, con permiso de Catalunya, se enfrenta el Partido Popular. Por primera vez, los de Mariano Rajoy se disputan el espacio de centro-derecha con un partido -Ciudadanos- que se lo ha ha ido ocupando paulatinamente.

Los resultados en las elecciones del 27 de septiembre han sido hasta ahora la prueba más contundente de una situación inédita hasta ahora: el PP tiene un adversario ideológico cuando hasta ahora se enfrentaba únicamente a otros contrincantes bien distintos, como la abstención o el voto de castigo.

Tres líderes con menos de 45 años (PSOE, Podemos y C's) y uno de 60 (PP) se disputan la Presidencia del Gobierno

Ciudadanos, además, lleva como cabeza de cartel a un líder, Albert Rivera (1979), al que el presidente del Gobierno sacará 24 años el 20 de diciembre, fecha de las elecciones generales. Pero no sólo se trata de Rivera; el impacto de la imagen de cambio generacional en estas elecciones no tiene precedentes. Tres líderes con menos de 45 años (Pedro Sánchez, PSOE; Pablo Iglesias, Podemos, y Rivera) y uno de 60 se disputan la Presidencia del Gobierno.



Más allá de que el presidente descarta cualquier otra posibilidad que no sea presentarse él, con la inquietud de varios de sus dirigentes, que se han resignado a la sangría de votos que cree que la candidatura de Rajoy supondrá, el presidente tiene que abordar un proceso de elaboración de listas que suponga una renovación visible (primeros puestos o lista por Madrid) del Grupo Parlamentario Popular, además, teniendo en cuenta en base a las encuestas, que el número de escaños va a ser muy inferior al obtenido en las elecciones de 2011, cuando los conservadores lograron una mayoría inédita de 185 diputados.

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, en la noche del 27 de septiembre. /EFE

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, en la noche del 27 de septiembre. /EFE

¿Cómo renovar y no traicionar a la gente de Génova?

"¿Qué hacer con Ana Mato? ¿Y con Javier Arenas o Juan Carlos Vera, con Alicia Sánchez-Camacho, con Celia Villalobos, Rafa Hernando, incluso...?"

La renovación, sin embargo, no es sencilla, y así lo admiten en la calle Génova. "¿Qué hacer con Ana Mato? ¿Y con Javier Arenas o Juan Carlos Vera, con Alicia Sánchez-Camacho, con Celia Villalobos, Rafa Hernando, incluso...?". Con estos nombres se ilustra en la sede nacional la complejidad de tener que introducir aire fresco en el Grupo sin que Rajoy traicione a quienes le han acompañado en la larga travesía de la oposición 2004-2011, intento de derribarlo incluido.

Sin olvidar, además la lista del Consejo de Ministros, empezando por la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, y terminando por el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, que dejó su escaño en el Parlamento Europeo para sustituir a José Ignacio Wert a pocos meses del 20 de diciembre y parece tener garantizado un puesto en las listas del PP. Sólo Luis de Guindos, Pedro Morenés y, tal vez, Cristóbal Montoro, parecen estar en retirada.

Rajoy tiene del 11 al 16 de noviembre para cerrar las listas, apenas mes y medio para encajar un auténtico rompecabezas que incluye a Cospedal; su jefe de Gabinete y director de Campaña, Jorge Moragas, o los hermanos Álvaro y Alberto Nadal, jefe de la Oficina Económica del Gobierno y secretario de Estado de Energía, respectivamente. "Los que están quieren seguir estando, y hay muchos que no están, o están en puestos de atrás, y tienen que estar delante poniendo rostro al cambio", razona un destacado conservador. "A ver cómo se resuelve eso", concluye, porque el 23 de noviembre se proclamarán las candidaturas, es decir, se harán públicas.