Publicado: 26.05.2015 14:11 |Actualizado: 26.05.2015 14:16

Una diputada de IU Madrid carga contra los dirigentes de su partido

Libertad Martínez ha denunciado que en la capital se ha acabado con el partido desde dentro y que se "han pasado la campaña pidiendo que no se votara a IU en la alcaldía".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Libertad Martínez./ Q.Hernández

Libertad Martínez./ Q.Hernández

MADRID.- La hasta ahora diputada de IU en la Asamblea de Madrid, Libertad Martínez, y miembro de la Comisión Ejecutiva del partido ha criticado con dureza a los dirigentes de su partido, que han conducido a la formación al abismo.

Martínez llevaba tiempo denunciando las prácticas que estaban llevando a cabo los dirigentes de IU, principalmente en Madrid, acabando con el partido desde dentro. En el programa "Es la tarde de Dieter" de EsRadio ha señalado la deblace electoral madrileña, donde ha desaparecido la representación de la formación tanto en el Ayuntamiento como en la Asamblea.

Por su parte la candidata a la alcaldía de la capital, Raquel López, tachó anoche a Alberto Garzón de "miserable". Una afirmación que Libertad Martínez ha dicho compartir completamente. Quien ha añadido que no solo ha sido él sino otros muchos los que se "han pasado la campaña pidiendo que no se votara a IU en la alcaldía".



"Sabíamos que jugábamos contra molinos de viento", y en una "guerra hostil muchos meses", ha señlado Libertad. "Lo hemos intentado y no lo hemos conseguido". La dirigente de IU no tiene problema en hacer acusaciones directas: "Hay muchos dirigentes que han decidido entregar una formación a unos señores que han vuelto por la puerta de atrás, señores que fueron financiados por IU para montar otro partido. Han entregado una fuerza como IU".

"Hay unos señores que por motivos deleznables han destrozado a IU, como Javier Couso. Ellos son los que se reparten el cotarro".

Aún así Libertad Martínez ha felicitado "a los miles de afiliados que se han dejado la piel; no teníamos dinero, teníamos todo en contra. Además, cada vez que hacíamos una cosa bien nos salía 'Garzonito' o el 'primo de Garzonito' a destrozarnos lo que habíamos hecho bien".