Publicado: 26.03.2014 07:00 |Actualizado: 26.03.2014 07:00

Diputados del PSOE denuncian que Rubalcaba "no se atreve" a hacer oposición en asuntos policiales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Rubalcaba arrastra muchas mochilas, y una de ellas es que fue ministro del Interior con una oposición destructiva del PP, lo que condiciona ahora su tarea en estos temas". Un diputado del PSOE resumía así ayer el malestar que existe entre un buen número de miembros del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso ante la oposición que realiza su máximo líder, el secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, frente a las últimas polémicas relacionadas con las actuaciones de la Policía y de la Guardia Civil.

Distintos parlamentarios socialistas consultados por Público reconocen la existencia de "un nuevo enfrentamiento" con el secretario general —dicen algunos—, o "una nueva brecha" —apuntan otros— por la contundencia con la que Rubalcaba toma decisiones en el seno del Grupo Socialista, "pero sólo sobre los temas que tienen que ver con Interior". "Es Alfredo el que está condicionando la estrategia en Interior. Es como si le pesara la responsabilidad de haber sido ministro", aseguraba una diputada.

"No se atreve a hacer oposición en estos temas", apunta otro, que se pregunta: "¿Por que no vamos a degüello contra el Gobierno después de la actuación de la Guardia Civil en Ceuta?". Ante este conflicto abierto a raíz de que el 6 de febrero 15 inmigrantes fallecieran tratando de acceder a las costas de la ciudad autónoma después de que varios guardiaciviles dispararan contra ellos pelotas de goma, los diputados del PSOE consultados por ese diario coinciden en criticar la gestión del suceso realizada por su propio partido.

La dirección de los socialistas rechazó primero respaldar la reprobación del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que presentó el grupo de la Izquierda Plural —que integra a IU, ICV y Cha—, a pesar de que la mayoría del grupo la apoyaba. Después la condicionó a las dimisiones del director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, y del delegado del Gobierno en Ceuta, así como a la creación de una Comisión de Investigación. Y una vez que la semana pasada se celebró la comparecencia del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, quien según los diputados socialistas consultados "no contestó a nada", decidieron finalmente retirar la reprobación de Fernández Díaz de la moción que han presentado en el Congreso.

"Sólo se atribuyen esas decisiones a Rubalcaba. Las toma él directamente, lo que sería normal porque es el secretario general. Pero llama la atención que cualquier paso en asuntos de Interior se deba consultar antes con él, y en otros de otros temas no", cuestiona una diputada. Otro compañero de filas considera, además, que el portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Interior, Antonio Trevín, "no es más que el brazo ejecutor de Alfredo. Es leal a él desde el congreso de Sevilla", apunta. 

A ese mismo "temor" que el líder del PSOE tendría a hacer oposición en asuntos que dependen del departamento que dirige Fernández Díaz atribuyen el hecho de que los socialistas sólo se hayan limitado a pedir la comparecencia del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, sobre la actuación policial posterior a las Marchas por la Dignidad del pasado domingo. Un parlamentario, que condena los actos violentos de "unos pocos manifestantes", asegura que la actitud que mantuvieron los agentes de la Policía "no fue la más adecuada para evitar los disturbios", y reclama responsabilidades políticas. 

Este diputado lamenta que Rubalcaba "confunda" su forma de hacer oposición en esta materia. "Una cosa es caer en la oposición que hizo el PP con el 11-M, ETA o las víctimas del terrorismo y otra es renunciar a hacer oposición con los temas más graves que están encima de la mesa", remacha.

Otras fuentes del grupo recuerdan, en cambio, que cuando el PP "instrumentaliza" a algunas víctimas del terrorismo o de otras tragedias "todos" los diputados del PSOE están de acuerdo en que eso es un acto de "carroña política". "Lo que este grupo no va a hacer es instrumentalizar políticamente la inmigración", afirman en alusión a lo sucedido en Ceuta. "Es una cuestión de ética política", añaden. "Están los que consideran que se puede utilizar a 15 inmigrantes fallecidos como instrumento político y los que consideramos que esa actitud es inadmisible", remachan. 

Desde la dirección del Grupo Parlamentario Socialista defienden que en esta legislatura han presentado "numerosas" iniciativas en materias policiales. Citan, por ejemplo, el "medio centenar" de preguntas registradas sobre el caso Bárcenas, o las interpelaciones presentadas contra Fernández Díaz por la ley de seguridad ciudadana o la de seguridad privada. "No se están dejando lagunas", advierten.