Publicado: 13.11.2013 11:37 |Actualizado: 13.11.2013 11:37

La dirección del PP, obligada a salir en defensa de Botella tras las críticas internas por la basura

Desde el presidente de la Comunidad de Madrid hasta el portavoz de Economía en el Congreso cuestionan la inacción de la alcadesa en la huelga de limpieza. Cada vez más dirigentes conservadores admiten que el puesto le viene grande.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nueve días de la huelga de limpieza en Madrid, que tiene a la capital de España sepultada en columnas de basura, han acabado de hacer trizas la imagen de la alcaldesa Ana Botella y sus posibilidades de ser la candidata municipal del PP en 2015. Y no sólo oposición, sindicatos y empresarios cuestionan la capacidad política de la regidora ante las distintas crisis que le ha tocado gestionar (el drama del Madrid Arena, la pérdida de Madrid 2020 y ahora, la basura); también en su propio partido han acabado reventando las ya débiles costuras que protegían a Botella y —aunque aún más en privado— los dirigentes conservadores piden a la responsable municipal que intervenga para poner fin a un paro que se está llevando por delante la ya deteriorada imagen de Madrid y, por extensión, la de la Marca España en la que tanto esfuerzo ha puesto el Gobierno de Mariano Rajoy.

Las críticas internas en el PP contra la alcaldesa han alcanzado tal virulencia que, esta mañana, la dirección nacional del partido ha salido en defensa de la gestión municipal tratando de aplacar los ánimos internos, sobre todo. El secretario ejecutivo de Política Local, Manuel Cobo —exnúmero dos de Alberto Ruiz-Gallardón, precisamente, cuando éste era alcalde de Madrid—, ha asegurado que el PP "apoya al Ayuntamiento de Madrid y a su alcaldesa, Ana Botella, que están cumpliendo la ley y sus obligaciones y exige el cumplimiento de los servicios mínimos". Cobo quiere así cerrar las bocas que, desde su propio partido, no tienen reparo en criticar públicamente la gestión del consistorio de la huelga de los servicios de limpieza que comenzó el martes de la semana pasada. Los nervios en el PP están a flor de piel al asistir impotentes sus dirigentes a las informaciones sobre la sucia imagen de Madrid en la prensa internacional, con fotografías y críticas más que ilustrativas de la crisis.

Ayer, el presidente de la Comunidad de Madrid pidió a la alcaldesa "más contundencia" del papel del Ayuntamiento en las negociaciones entre las empresas adjudicatarias de los servicios de limpieza y los sindicatos representantes de los derechos de sus trabajadores. Botella tardó cuatro días desde que comenzó el paro en reunirse con los empresarios contratados y en el PP, en palabras de un responsable madrileño, no entienden esta "dejadez" de la responsabilidad política. "Se trata de un servicio público y el ayuntamiento es el responsable de la contrata y de que se ejecute correctamente", añade.

Hoy mismo, pocos minutos antes de que la calle Génova se pronunciase, el portavoz de Economía en el Congreso de los Diputados, Vicente Martínez Pujalte, subrayaba la necesidad por parte de la alcaldesa de "presionar" a las empresas Sacyr-Valoriza, OHL-Ascan y FCC, concesionarias del servicio de limpieza viaria en Madrid, para que lleguen a un acuerdo con los trabajadores y pongan fin a los paros. La imagen de la capital, ha señalado Pujalte, es "deplorable" y el consistorio debe "tomar medidas"; tiene "una responsabilidad" en el conflicto laboral, ha subrayado el diputado contradiciendo los argumentos de Botella, que achaca la exclusiva responsabilidad a las empresas y a los trabajadores al tratarse de un servicio externalizado