Publicado: 10.01.2014 14:41 |Actualizado: 10.01.2014 14:41

La dirección de IU en Madrid apoya al alcalde de Rivas y desacredita a los militantes que piden que se vaya

El equipo de Eddy Sánchez no da por válidos los resultados de la asamblea en la que se le retiró la confianza a José Masa y ataca al coordinador local, Pedro del Cura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La dirección de Izquierda Unida en la Comunidad de Madrid encabezada por el coordinador regional, Eddy Sánchez, se ha decantado por dar todo su apoyo al alcalde de Rivas Vaciamadrid, José Masa, y se ha negado a dar validez alguna a la votación de anoche, en la que la mayor parte de la militancia de la localidad madrileña retiró su apoyo al regidor por su gestión del caso que afecta a la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV)

Con una nota de prensa, el equipo de Sánchez ha querido mostrar "de manera clara y rotunda" su apoyo al alcalde y a su equipo de Gobierno municipal, "en tanto que son la mejor referencia ante la ciudadanía del proyecto político de IU en dicha localidad". El mensaje enviado a los medios a primera hora de esta tarde asegura que "los esfuerzos para avanzar en la normalización de la organización local pasarán por reforzar el reconocimiento y el apoyo a un alcalde, un Ayuntamiento y unos servicios públicos de los que nos sentimos orgullosos y orgullosas".

La postura de los de Eddy Sánchez no es una sorpresa, ya que antes incluso de que se celebrara dicha votación habían avisado al coordinador de IU en Rivas, Pedro del Cura, y a sus colaboradores, de que la dirección se reservaba el derecho de "asumir sus competencias" en el caso de que se celebrara la consulta. Competencias, que tomadas al pie de la letra, pueden generar aún más fricciones si cabe. 

El conflicto en Rivas estalla el pasado mes de octubre, cuando la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid señalara en un informe la existencia de un desajuste contable de 20,9 millones de euros en la EMV. La Asamblea de IU pidió a Masa que cesara al concejal de Urbanismo, Fausto Fernández, y que recuperara la municipalidad del organismo de la Vivienda, externalizado desde 2003.

El regidor, sin embargo, aseguró que dicho informe era un ataque político del PP por lo que significa Rivas y optó por crear una comisión de investigación, cuya presidencia se cedió precisamente al PP, en aras de mostrar la "máxima transparencia".

Militantes y afiliados consideraron que eso no era suficiente y siguieron pidiendo explicaciones a Masa, que en lugar de cesar a Fernández, decidió prescindir primero de la concejala de Hacienda, Ana María Reboiro, y en última instancia, del propio Del Cura, que además de ser coordinador local de IU era concejal de Infancia, Juventud y Educación y portavoz del Grupo Municipal. 

Ayer, en la votación, se mostraron de forma mayoritaria partidarios de retirar el apoyo que otorgaron a Masa para que fuera alcalde y dieron a Del Cura el visto bueno para que inicie los procedimientos legales oportunos en caso de que haya pruebas de una merma en el patrimonio del Consistorio.

De este modo, la dirección regional ha intervenido desacreditando a la Asamblea y asegurando que "la actual situación de división solo favorece a la derecha y toda acción que no busque superarla, a través de la política común acordada por IU, ni conduce a superar la misma ni a reforzar a la izquierda social y política en la Comunidad, o en Rivas Vaciamadrid".

Mientras tanto, Del Cura se ha convertido en el centro de los ataques de la derecha mediática, que le acusa de haber cometido irregularidades en materia urbanística para favorecerse a sí mismo y a su familia.

El coordinador explicó de manera pormenorizada de dónde venía su patrimonio y el de sus familiares en un comunicado el pasado miércoles y no ocultó que si hubiera cometido cualquier tipo de irregularidad administrativa en la reforma de uno de los pisos, pagaría la multa correspondiente sin problemas. Resulta llamativo, no obstante, que las informaciones de La Razón estén sirviendo a la cúpula de IU-CM para censurar la actitud del máximo responsable de sus militantes en Rivas.

"IUCM muestra su preocupación por las continuas informaciones relacionadas con el acceso a viviendas de VPO del propio coordinador y de su familia, y de las obras, presuntamente irregulares, que llevó a cabo para unir dos de estas viviendas. De IU sólo se puede esperar toda la colaboración para esclarecer lo aparecido en prensa", reza la nota, que obviamente no da por buenas las explicaciones de Del Cura.

Este paso del equipo de Sánchez se enmarca en el contexto de la grave crisis que sufre IU en la Comunidad de Madrid, donde la organización se encuentra partida en dos desde diciembre de 2012. Rivas e IU-CM se están convirtiendo en un cóctel explosivo para Izquierda Unida a nivel federal. Mañana se reúne el Consejo Político de la Federación que dirige Cayo Lara y el tema estará sobre la mesa.

Las fuentes consultadas por este diario aseguran que la mayoría se decanta por el máximo respeto a las decisiones de las asambleas locales ─ en este caso la de los militantes de Rivas─, que según el funcionamiento interno de IU, son la expresión de la voluntad de su militancia y, por extensión, "están por encima de las personas".