Publicado: 24.03.2014 18:55 |Actualizado: 24.03.2014 18:55

La dirección de la Policía admite errores de planificación en el 22-M

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director adjunto operativo de la Policía Nacional, Eugenio Pino, ha admitido que hubo "errores de planificación" en el despliegue que se llevó a cabo para hacer frente a los incidentes violentos que se produjeron el sábado en Madrid a raíz de las Marchas de la Dignidad y ha solicitado información sobre los hechos, en los que decenas de agentes fueron agredidos por manifestantes.

Así lo han explicado representantes de los sindicatos que se han reunido este lunes con Pino en la Dirección General de la Policía. "Han abierto una información para depurar responsabilidades" al considerar que "hubo fallos de planificación", porque "no se puede quedar nunca un grupo aislado con casi 400 radicales", ha indicado el secretario de comunicación de la Confederación Española de Policía (CEP), Antonio Labrado.

Además de solicitar información a los participantes en el operativo para aclarar las circunstancias que llevaron a que un pequeño grupo de policías se viera rodeado por cientos de personas que les agredieron en el paseo de Recoletos, cerca de la sede del Partido Popular, los responsables policiales quieren saber por qué apareció allí en ese momento una furgoneta de la policía local, que "no tiene competencia en orden público", según ha afirmado Labrado. Asimismo, se va a investigar la presencia de un camión de bomberos "pasando por la línea de carga" y abriendo un pasillo a los violentos, algo que "no tiene explicación ninguna", ha añadido.

En la reunión, los representantes de la CEP, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Unión Federal de Policía (UFP) han trasladado a Pino que es necesario depurar responsabilidades, y por ello han pedido la dimisión o el cese del jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, José María Ruiz Igusquiza, y del jefe de la UIP en Madrid, el inspector jefe Francisco Javier Virsea.

El secretario de acción sindical del SUP, Miguel Ángel Fernández, ha subrayado que "con la vida de los policías no se puede jugar, y menos porque alguien decida no mandar apoyo para salvar la vida de quince policías". Según los sindicatos, se tardó demasiado tiempo en dar la orden de enviar refuerzos para socorrer a los agentes acorralados.

"Hemos dejado claro que hace falta un estudio pormenorizado de lo que ocurrió allí, y se han comprometido a estudiarlo", ha explicado Labrado, destacando que en la Dirección del Cuerpo saben que los incidentes del sábado pudieron haber llegado a provocar la muerte de algún policía.

Pero el SUP, que ve "muy claro a quién hay que cesar", considera que esta respuesta del director adjunto operativo no es suficiente. Pino ha emplazado a los sindicatos a otro encuentro el próximo miércoles, pero Fernández cree que esto se enmarca en una "estrategia".

Su intención es "prometernos algo y que desconvoquemos" las movilizaciones que se han previsto para el caso de que "no se produzcan ceses", ha añadido, adelantando que ya han convocado un acto de protesta para ese mismo día a las 13.30 junto al recinto policial de Moratalaz (Madrid).