Publicado: 16.10.2013 07:31 |Actualizado: 16.10.2013 07:31

El director de Método 3 dice que Ignacio González le contrató para espiar a sus 'enemigos' en el PP

Francisco Marco asegura que el hoy presidente de la Comunidad de Madrid le trasladó a través de un constructor una lista de dirigentes de su propio partido que quería investigar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de la empresa de detectives "Método 3" asegura que el actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, le contrató en 2009, cuando era vicepresidente autonómico, para investigar a dirigentes del PP a los que considetaba sus "enemigos".

Así lo recoge Francisco Marco en el libro "El Método", publicado este martes en la editorial "La esfera de los libros", y donde recoge su versión sobre las actividades de la agencia de detectives más famosa de los últimos años, a la que se achacan espionajes de, o para, personajes de casi todos los partidos políticos, con especial mención a la comida entre Alicia Sánchez Camacho con una exnovia de Jordi Pujol Jr. ; así como de directivos y futbolistas del Fútbol Club Barcelona; de personajes del mundo de la farándula como Tita Cervera o Espartaco Santoni; y miembros de la masonería o prófugos nazis.

La obra dedica un capítulo a Ignacio González, que comienza con el relato de cómo un director general de la Comunidad de Madrid, del que no facilita el nombre, le habló de que un amigo suyo necesitaba contratarle "para un tema importante". 

Ello llevó a Marco a entrevistarse con un empresario de la construcción, al que identifica como Juan pero tampoco da el nombre real, el 27 de enero de 2009, a las 18 horas, en unas oficinas de la calle Serrano, de Madrid. "Necesitamos --dijo hablando en plural-- que investigues a determinados políticos", escribe el director de Método 3 que le dijo su interlocutor.

"-- ¿Necesitáis quiénes?--pregunté a Juan." 

"-- En realidad, lo necesita Nacho González, el vicepresidente de la Comunidad de Madrid. Una de esas personas lo hizo investigar hace poco", sostiene Marco que le dijo el constructor (que años más tarde apareció como uno de los donantes del PP en los 'papeles de Bárcenas'). Quedaron en que prepararía un plan de trabajo y un presupuesto, que le envió a su despacho, donde volvieron a quedar días después.

Le abrió la puerta de la oficina el secretario personal del empresario, y de dentro del despacho salió Ignacio González, "con su mechón blanco, y me saludó para darme las gracias por haber aceptado la investigación". El empresario dijo: "--Os presento. Francisco Marco --dijo girando su cara hacia mí--, Nacho González".

El relato del libro prosigue así: "Recuerdo la escena. El político salía, a contraluz, del despacho del empresario, y se dirigía hacia mí con la mano tendida. Su frase textual, que tengo archivada, fue: --Muchas gracias. Confío en ti --dijo únicamente, despidiéndose".

El empresario, "por orden de González", quería saber quién le había investigado provocando que, desde el 28 de enero de 2009, el diario Público --en informaciones firmadas por Manuel Rico-- "publicase contra él" varios artículos. Y añade Marco que Juan le dió una lista de dirigentes del Partido Popular a los que tenía que investigar porque "el vicepresidente los considera sus enemigos".

Marco agrega que el Canal de Isabel II ya había sido con anterioridad su cliente, cuando Ildefonso de Miguel, mano derecha de González, les contrató durante años para investigar a numerosas personas mediante el jefe de seguridad de la empresa pública. Entre los investigados, Antonio Fernández, exalcalde socialista de Pinto (Madrid), aunque el autor señala que fue una "investigación empresarial normal realizada en un país lationamericano".

El libro señala que González les utilizó así para algo que nunca hacían, que eran investigaciones políticas de partido a partido, ya que sólo hacían indagaciones, por orden de un partido, de sus propios dirigenes, lo que llamaban "limpieza interna". Marco señala que, cuando el actual presidente madrileño le contrató a través de Juan, lo hizo para investigar la corrupción interna en el partido, pero que los informes no salieron a "su gusto" porque  la agencia exoneró a algunos políticos de corruptelas.

"¿Por qué paga un constructor un informe privado del vicepresidente de la Comunidad de Madrid?", señala el autor que le preguntó por entonces una colaboradora. A lo que él contestó: "Son amigos"

Sin embargo, ahora escribe que obtuvo la contestación a esa pregunta en marzo de 2013, cuando supo que el empresario al que identifica como Juan aparecía como donante del PP en los 'papeles de Bárcenas', y como vinculado a dos empresas beneficiadas con numerosas adjudicaciones en los municipios madrileños donde operaba la trama Gürtel.

A continuación, relata lo que considera una persecución de Ignacio González a su persona por vía judicial, mediática y policial, después de llegar a conclusión de que la investigación a su patrimonio y adjudicaciones, que se difundió en la prensa, aparecía en un dossier realizado por Método 3, y que la agencia se negaba a dar el nombre del supuesto cliente. 

Marco indica que por respeto al empresario Juan y al director general de la Comunidad de Madrid que les puso en contacto, había permanecido callado hasta ahora sobre el extremo de que el propio Ignacio González le contrató en multiples ocasiones, sin considerar su actitud delictiva, a través del constructor y del Canal de Isabel II.