Publicado: 13.04.2015 19:12 |Actualizado: 13.04.2015 19:12

El director de Método 3 revela que Interior usó a Villarejo para combatir al independentismo

El comisario se hizo pasar por un agente del CNI para intentar conseguir información comprometida sobre los Pujol

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
El exdirector de la desaparecida agencia de detectives Método 3 Francisco Marco, durante su comparecencia hoy en la comisión de investigación del Parlament creada raíz del caso Pujol. EFE

El exdirector de la desaparecida agencia de detectives Método 3 Francisco Marco, durante su comparecencia en la comisión de investigación del Parlament. EFE

MADRID.- La declaración del director de la agencia de detectives Método 3, en la comisión de investigación de la familia Pujol en el Parlament catalán, ha puesto al descubierto diferentes puntos oscuros en la investigación de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF). Entre otros, cómo el PP catalán y ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, han utilizado a agentes de la Policía como el comisario Villarejo para combatir el proceso independentista.

“He sido votante del PP hasta hace un año, no creo en los movimientos independentistas, y creo que se puede defender la españolidad sin vulnerar los derechos fundamentales como ha hecho el PP", ha asegurado Francisco Marco, director de la agencia de detectives Método 3, en sede parlamentaria. Marco y su equipo de investigadores han confesado ser los responsables de la colocación de los micrófonos que grabaron la conversación entre la líder del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, y la expareja de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Álvarez.

Los hechos se remontan al 7 de julio de 2010. La líder de los populares acude al restaurante de La Camarga (Barcelona) con unas preguntas guionizadas: dónde, cómo y con quién opera el hijo del expresident. Y para no perder detalle —siempre según la versión que Marco desarrolla en su libro El Método (La esfera de los libros)— encarga a su amigo el exsecretario de organización del PSC, José Zaragoza, que pongan una grabadora en la mesa.

En la grabación, Alicia Sánchez Camacho asegura en diversas ocasiones a su interlocutora que sus relaciones con la Policía son buenísimas. Según Marco, fue ella quien provocó que las unidades de intervención policial de Madrid desmantelaran su agencia de detectives.

Aunque el detective no ha querido desvelar quién le encargó grabar la conversación de La Camarga alegando "secreto profesional" y diferentes acuerdos de confidencialidad, sí ha aclarado que no ve justo que “Zaragoza tuviera que dimitir”.

También ha reiterado en diversas ocasiones que antes de entrar a la comisión de investigación se ha querellado por injurias contra la dirigente popular. Ésta aseguró el viernes en el Parlament que la grabación de Método 3 era ilegal... Algo que sería falso si una de las dos partes sentadas a la mesa la hubiera autorizado. Victoria Álvarez niega que tuviera conocimiento de ella.



Los informes de la UDEF

Según ha contado Marco ante la comisión de investigación, José Villarejo se reunió en Barcelona con Javier de la Rosa, empresario y financiero catalán, haciéndose pasar por el abogado Manuel Villar, enviado por el CNI. Así fue como consiguió su declaración ante la UDEF en el caso Pujol. Sin embargo, para que de la Rosa se ratificará ante la Audiencia Nacional exigió que sus declaraciones no fueran publicadas por los medios. Esta última condición no se cumplió y el pacto entre ellos quedó en nada.  

En la reunión entre ambos, el comisario Villarejo —que fingía ser Manuel Villar— preguntó a Javier de la Rosa acerca de qué sabía él sobre Método 3 y la conversación de La Camarga. Esto se lo hizo saber el financiero catalán tiempo después a Francisco Marco. Fue en 2013, cuando su agencia de detectives fue desmantelada por agentes de la Policía llegados desde Madrid. “La cúpula policial estaba reunida en Madrid mientras se registraba mi empresa”, ha dicho.

El interés en esa grabación es que dejaba en tela de juicio al PP porque Alicia Sánchez Camacho conocía desde 2010 las actividades ilícitas de los Pujol y no las denunció. Sin embargo, la Policía “enviada por el PP catalán”, reitera el director de Método 3, necesitaba que la grabación de La Camarga fuera ilegal para que el testimonio de Victoria Álvarez ante la UDEF fuera nuevo.

Entre medias, se había publicado un informe de los Pujol —que incluso el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz aseguró desconocer al autor— en el que se recogían los datos aportados por la ex de Jordi Pujol Ferrusola a la dirigente popular en la Camarga.
Paralelamente, según contó la propia Víctoria Álvarez al juez Ruz, el comisario José Villarejo la convenció para declarar y fue asistida ante la UDEF por su abogado Rafael Redondo. La declaración ya era nueva y oficial.

Marco dice sospechar que esas informaciones sobre los Pujol y las acciones de la Policía fueron orquestadas por el ministerio de Interior para combatir el independentismo y el comisario Villarejo fue uno de sus emisarios.

La conversación de Nicolás

Según la declaración del pequeño Nicolás y la documentación que obra en el sumario, una nota de audio en su móvil recogería de boca del propio Javier de la Rosa cómo se elaboró dicho informe de la UDEF. Según el empresario catalán, el texto podría poner al descubierto algunos procedimientos poco claros.

Nicolás afirma que de la Rosa le expuso toda la información que tenía de los Pujol y también que “el comisario señor Villarejo le dejó a deber 200.000 euros del CNI a Javier de la Rosa, que tenía que pagar el CNI, reconociendo que anteriormente ya habría cobrado del CNI aproximadamente 200.000 euros”.

Sin embargo, las relaciones entre Villarejo y el CNI son malas y diversas fuentes confirman a Público que “es imposible que el CNI le diera nada a Villarejo ni le pidiera ninguna ayuda”. Es más, el propio comisario —que declara este viernes en el caso del pequeño Nicolás— ya ha adelantado que va a tirar de la manta sobre la Unidad de Asuntos Internos y el Centro Nacional de Inteligencia.