Publicado: 23.05.2014 00:00 |Actualizado: 23.05.2014 00:00

Dirigentes del PP descartan una futura crisis de Gobierno aunque pierdan las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ana Mato, José Ignacio Wert, Alberto Ruiz-Gallardón... Todos han sonado alguna vez en las quinielas como posibles candidatos a abandonar el Gobierno por las diversas polémicas que han protagonizado. Pero cuando llegó el momento idóneo para realizar un cambio de carteras —el relevo de Miguel Arias Cañete tras ser nombrado candidato—, el presidente decidió apostar por el continuismo. Y, aunque no hay nada decidido en las elecciones de este domingo, desde el PP descartan la posibilidad de que Mariano Rajoy vaya a hacer limpieza con su equipo, incluso si los resultados de las europeas llegaran a mostrar un descalabro para los conservadores.

"Para empezar, las encuestas nos dan un buen resultado y, en cualquier caso, a Rajoy no le gustan los cambios", responde un miembro del PP que cree que, en todo caso, podría haber movimientos en el partido —con el vicesecretario de Estudios y Programas, Esteban González Pons, como europarlamentario— pero nunca en el Gobierno. Otros conservadores rechazan también esta opción. "Pons compaginará su cargo en el partido con su trabajo en Europa, igual que hará Elena Valenciano", apuntan otras fuentes. "Es verdad que ser eurodiputado conlleva más estancia en Bruselas que en Madrid, pero no es para nada incompatible", opina otro diputado.

"El PP es el único partido que no tendrá problemas después de las elecciones", señala una diputada"El PP es el único partido que no tendrá problemas después de las elecciones, independientemente del resultado electoral, no como ERC, CiU o el PSOE, en el que pueden llegar a caer [el secretario general, Alfredo Pérez] Rubalcaba o [la número dos y candidata a las europeas, Elena] Valenciano", asegura, rotunda, una diputada conservadora, que cree que una de las "grandes cualidades" del presidente es que "tiene las ideas claras". "No cambiará nada porque el Gobierno y el partido trabajan adecuadamente", añade.

"Rajoy mantendrá al Gobierno hasta el final porque todos sus gestos son demostrativos de que quiere un Gobierno estable", explica una de las personas consultadas. "Hizo cambios mínimos con la salida de Cañete y demostró su continuismo nombrando a [la secretaria general del Ministerio de Agricultura, Isabel García] Tejerina en su lugar", justifica su respuesta.

En Moncloa también comparten este razonamiento. "Rajoy no es un hombre de cambios y nada de lo que ha dicho o ha hecho hace pensar que vaya a haber una crisis de Gobierno. Ha cambiado a Cañete por su segunda, y ésta, a su vez, ha dejado que corra el escalafón en el Ministerio para cubrir su vacante", especifican. "Además, al margen del ruido político de la campaña, las cosas van bien en el Gobierno", defienden. ¿Y si las urnas demuestran que los ciudadanos no creen en esa mejoría? "Los mensajes de las urnas se escuchan siempre y, en ese caso, habrá que dar una respuesta adecuada porque quizá no hemos explicado bien la recuperación", responden. 

Preguntados también sobre la posible salida forzada del titular de Economía, Luis de Guindos, en caso de que llegue a presidir el Eurogrupo, todos están de acuerdo: "Para eso aún habrá que esperar hasta el verano de 2015", responden sin querer "adelantar acontecimientos". 

Además de estar convencidos de que el resultado de este domingo no afectará al equipo de Rajoy, las fuentes consultadas por este diario se declaran conformes con su obstinación. Y ello a pesar de que hay ciertos ministros polémicos que en su día llegaron a convertirse en molestos para el PP.

Ese fue el caso, por ejemplo, de Mato, titular de Sanidad, tras descubrirse que la trama Gürtel había pagado fiestas de cumpleaños de sus hijos, viajes familiares a Suiza o Disneyland y hasta productos Louis Vuitton.  Lo mismo le ocurrió a sus homólogos en Educación y Justicia. Wert revolvió a todo el PP con su metedura de pata con Bruselas cuando culpó a la UE del recorte en las becas Erasmus y luego tuvo que rectificar;  y Gallardón hizo lo propio con su propuesta de Ley Orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer.

"Las polémicas las creamos nosotros, a veces, aquí, en los pasillos del Congreso, pero objetivamente no hay ningún escándalo en el Gobierno", defiende un diputado. "Ni en el Gobierno ni en el partido queremos una crisis de Gobierno", zanjan otras fuentes del PP, incluso a pesar de no compartir al 100% alguna de las reformas salidas de Moncloa, como la citada contrarreforma de la ley del aborto, por ejemplo. "Te pueden gustar más o menos unas medidas u otras, pero casi todos en el partido estamos de acuerdo con las líneas generales del Gobierno, por lo que no queremos cambios en él", concluyen. 


http://www.quoners.es/debate/que-nivel-de-votos-considerarias-una-derrota-del-pp-que-justificaria-un-adelanto-electoral