Público
Público

Los dirigentes del PSOE chatearán con los ciudadanos para redactar el proyecto del partido

La red constituirá el cauce más directo entre la cúpula socialista y la población, que por primera vez podrá opinar para la confección de la ponencia política que hasta ahora elaboraba la Ejecutiva 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El principal partido de la oposición no ha tenido más remedio que plantearse seriamente su apertura a la ciudadanía en un momento en el que el descrédito de la política constituye uno de los principales problemas del país, y después de que los socialistas lleven meses, elección tras elección, viendo perder casi todo su poder institucional y situándose al margen de las preferencias de los ciudadanos.

En el proceso de renovación que inició el PSOE el pasado 12 de enero durante su Comité Federal, que concluirá en octubre, la fórmula escogida por la formación para permitir ese acercamiento a la población será internet y, en concreto, los chats. Los 'diálogos en red' constituirán uno de los principales canales de participación para la modernización del partido, que se complementarán con los debates en las propias agrupaciones socialistas y con los encuentros con colectivos sociales. Las conclusiones llegarán a las diferentes convenciones que se celebrarán a lo largo de este año, y que concluirán en otoño con un gran cónclave.

Para poder participar y, por tanto, tratar de que las ideas de cada uno sean por lo menos escuchadas a la hora de elaborar el futuro proyecto político de los socialistas, los ciudadanos deberán inscribirse en la página web del partido a partir del próximo día 1 de febrero. Ese día se pondrá en funcionamiento el sistema con la inauguración de la sala de chat Europa, nombre que coincide con el del primero de los grandes bloques de debate que culminará con una convención en Madrid, el 16 de ese mismo mes. 

Así, sucesivamente, cada mes se irá abriendo un sala temática, según explican fuentes socialistas consultadas por este diario. En marzo, será el turno de la de Crecimiento, Modelo Productivo y Empleo; en abril, la de Fiscalidad; en mayo, la de Democracia y Reformas; y en junio, finalmente, la de Estado Social de Bienestar. Comenzarán entonces esos debates en dos o tres chats por cada bloque en los que los ciudadanos discutirán con los mismos dirigentes del PSOE en torno a un documento de líneas generales.

El día que se celebre cada una de las convenciones un responsable del partido será el encargado de redactar las conclusiones que llevará, posteriormente, al cónclave en el que concurrirán los dirigentes socialistas, los militantes, los ciudadanos y expertos en las diferentes áreas temáticas. Al final de esos 'grandes diálogos', todas las aportaciones servirán para redactar la ponencia política que, según insisten fuentes socialistas, 'por primera vez saldrá de las opiniones de la gente' y no como hasta ahora, que la elaboraba siempre la propia Ejecutiva. 

El PSOE inicia este proceso siendo consciente de que 'nada volverá a ser como antes', por lo que a juicio del partido, 'los discursos y las propuestas orientadas a regresar a la situación anterior al estallido de la crisis son un error, cuando no un engaño manifiesto'. Los socialistas asumen que el modelo de crecimiento económico no podrá ser el mismo que el de 2007, pero insisten en que 'tampoco lo será el Estado social ni la forma de hacer política'.

Entre otros asuntos, el proceso de renovación pretende, según los documentos de los socialistas, conseguir el objetivo de volver a situar al partido como 'la fuerza política clave para la vertebración de España', y para garantizar su 'unidad', siempre en torno al modelo federal para el que exigen la reforma de la Constitución. Para salir de la crisis, el PSOE propone que la modernización contemple un 'repensamiento del Estado del Bienestar' para 'garantizar su sostenibilidad', con 'una nueva política fiscal, que 'favorezca al mismo tiempo la transición hacia la nueva economía inteligente y refuerce la cohesión social y sostenibilidad medioambiental'. 

En la misma línea de lo aprobado en el 38 Congreso Federal de Sevilla, el guión de contenidos para el debate plantea 'revisar la legislación y favorecer la superación de restos de confesionalidad en instituciones públicas', y también, 'el marco de financiación pública de la Iglesia católica. El PSOE propone incluso avanzar en las políticas que 'adapten' la cultura del trabajo 'a jornadas menos prolongadas y a unos horarios más razonables, y plantean ahondar en reformas que conduzcan a 'más transparencia de la política, de los políticos y de los partidos' para luchar contra la corrupción.