Público
Público

Durán considera los presupuestos "provocadores" para Catalunya

La Izquierda Plural considera que no son “para la gente corriente” y UPyD afirma que son “conformistas, consolidan la crisis y sin falta de ambición”

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No ha sido una tarde agradable para el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. Tras un duro debate con el líder de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, el responsable de defender los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2014 no ha encontrado consuelo durante los debates con los portavoces de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, de La Izquierda Plural, Cayo Lara, Joan Coscubiela y Chesús Yuste, y UPyD, Rosa Díez. Todos ellos le han dicho de todo menos lindezas.

El portavoz de los nacionalistas catalanes ha sido contundente: 'Desde Catalunya se habla, y yo lo suscribo, de unos presupuestos decepcionantes, provocadores y nada dialogantes. Duran ha centrado sus críticas a las cuentas públicas para 2014 en el descenso 'muy notable' de las inversiones del estado en Catalunya , una circunstancia que, ha dicho, responde más a 'criterios políticos' que a la búsqueda de incentivos a la competitividad de esa comunidad. Duran también ha denunciado que el descenso se la inversión sea muy superior al de otras comunidades.

Las críticas del portavoz de CiU ha hecho hincapié en que la recuperación de la que ha hecho gala Montoro en su intervención inicial y en el posterior debate con Rubalcaba 'no es creíble' por entender que no será realidad hasta que se cree empleo 'en cantidad y en calidad'. Y ha añadido que los PGE presentados a la cámara 'no responden a la realidad económica y por esa razón no ayudarán a una recuperación económica sostenible'.

'No son unos presupuestos para la gente corriente', ha dicho Lara

Montoro se ha defendido aportando una cifra: 25.795 millones de euros, cantidad que suman las aportaciones del estado a Catalunya entre los ejercicios de 2012 y el actual. Para el ministro, a continuación, ha sentenciado: 'Más no se puede hacer'. Y lo ha justificado con otro argumento sentenciador: Catalunya se lleva casi la mitad de todos los mecanismos de financiación del Estado', hecho que no ha puesto en cuestión dado que esa comunidad, ha dicho, 'se lo merece como una comunidad más de España, pero dada la situación financiera del país no se puede hacer más', ha insistido.

En el turno de La Izquierda Plural el portavoz de IU, Cayo Lara, ha dicho que 'no son unos presupuestos para la gente corriente ni los que España requiere ya que son injustos y raquíticos en los ingresos, sin combatir el fraude fiscal, y con los gastos se destruye empleo público y privado'. En su intervención el portavoz del grupo de izquierdas ha lanzado todo tipo de críticas, especialmente en materia social por entender que 'antes que un error son producto de una estrategia que persigue destruir el estado de bienestar'. Por su parte, Joan Coscubiela, de ICV, le ha lanzado una pregunta en términos muy duros: '¿Qué estado es el suyo, el de las empresas del Ibex 35 o el de los ciudadanos de a pie?'.

'Parece que ha vuelto la izquierda clásica', se ha defendido Montoro

Evidentemente Montoro no ha respondido ni a esta pregunta ni a otras muchas que le ha planteado Lara. En su lugar, con evidentes muestras de notable cansancio, al menos en cuento a la calidad de los argumentos, el ministro ha esgrimido como defensa una frase llamativa: 'Parece que ha vuelto la izquierda clásica'. Lo ha repetido en varias ocasiones durante una intervención en la que ha resaltado que 'ningún gobierno se plantea privatizar las pensiones, entre otras cosas porque financieramente es imposible capitalizar recursos para dar una rentabilidad de 185.000 millones', ha dicho entre sonrisas.

Rosa Díez, de UPyD, ha dicho que estos presupuestos 'son para quedarse en la crisis, insolidarios e injustos. No reactivan la economía y en cambio castigan a los más débiles, abandonan la educación y la sanidad, junto con las políticas sociales'. En su opinión, las cuentas públicas que ha presentado el Gobierno 'son una declaración de conformismo y de falta de ambición de país'. También ha criticado la política fiscal que 'beneficia a los defraudadores con una amnistía fiscal que solo pide el 3% mientras que al resto de la gente se le aplican tipos marginales superiores al 50%'. 'Sería una antipatriota si apoyara sus presupuestos', ha dicho.

Montoro, un tanto enojado, le ha reprochado que presente un discurso 'como si acabara de llegar, cuando usted ha sido muchos años militante del Partido Socialista y miembro de un gobierno en el país Vasco. ¿Qué es lo que haría usted?, ¡eh!, ¿le parece mal luchar contra el déficit público?'. Y ha ironizado sobre las palabras de Díez asegurando que 'habla con una seguridad sobre estas cuestiones, pero no dice qué haría con unos presupuestos entre sus manos'. Y le ha reprochado el lenguaje que ha utilizado para formular sus críticas al afirmar que 'usted coge rábanos y lechugas, plátanos y tomates'. A esa hora ni el presidente Rajoy ni la vicepresidenta Sáenz de Santamaría estaban en sus escaños; se habían marchado hacía ya un buen rato.