Publicado: 01.12.2014 12:00 |Actualizado: 01.12.2014 12:00

Eddy Sánchez renuncia como coordinador general de IU Comunidad de Madrid

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Eddy Sánchez, coordinador general de Izquierda Unida-Comunidad de Madrid, ha sido el primer cambio que las primarias que ha ganado Tania Sánchez han dejado ver en la organización. En rueda de prensa para valorar los resultados, Sánchez ha anunciado que deja su cargo, que ha desempeñado desde 2012, y que recupera su condición de "militante de base" y su "vida profesional y académica". "Sólo las necesidades del buen desarrollo de las primarias han hecho que no comunicase antes esta decisión", ha explicado. (Leer aquí el discurso completo)

Según ha explicado, la decisión --inesperada, por otra parte-- la tenía tomada antes de que se celebrasen las primarias para elegir a los cabezas de lista para Comunidad y Ayuntamiento de Madrid, que ayer ganaron con clara mayoría los candidatos del sector crítico con la actual dirección regional, Tania Sánchez y Mauricio Valiente.

Según Eddy Sánchez, las primarias han sido un "verdadero éxito político" con el que la federación madrileña "ha evitado caer en el error cometido en las pasadas elecciones europeas". Además, sitúan a la formación "en las mejores condiciones para formar parte de la victoria de la izquierda y de la mayoría social trabajadora" en las próximas elecciones municipales y autonómicas, ha asegurado el ya ex coordinador regional.

Para él, su gestión está "finalizada", después de que el domingo se cerrara "una etapa de conflictos" tras la que "IU-CM avanzará en la toma de decisiones necesarias" con "aportaciones masivas de sectores pertenecientes a las realidades sociales y laborales de nuestra región, no hechas a imagen y semejanza de las diferentes corrientes internas presentes ni de sus núcleos dirigentes".

Sánchez, que se impuso con el 51% de los votos en la última Asamblea regional de 2012 gracias al apoyo de la corriente oficialista, se retira después de haber llevado a la organización a celebrar primarias para elegir a los candidatos, y siempre se marcó como objetivo "pacificar" la federación, profundamente dividida, como han demostrado estas primarias. Un objetivo que, a juzgar por los acontecimientos de esta campaña electoral, no ha conseguido.

La salida de Sánchez llega apenas una semana antes de que la dirección federal de Izquierda Unida vuelva a pronunciarse sobre las responsabilidades políticas de los ex coordinadores madrileños en Caja Madrid-Bankia, para los que pidió la dimisión. Sin embargo, in extremis, Sánchez consiguió arañar más tiempo a Cayo Lara, posponiendo la ejecución de la resolución hasta después de las primarias. 

Por el momento, no está claro cuáles serán los siguientes pasos en la organización. Es posible que tome el control de la federación una dirección colegiada hasta que haya una nueva Asamblea Ordinaria, que corresponde en 2016. Otras fuentes aseguran que puede ser la actual Ejecutiva, compuesta por 18 miembros, varios de ellos coordinadores de área, la que pilote el nuevo proceso hasta que se elija una nuevo coordinador. Aquí estaría la parte más polémica, ya que la mayoría de esa Ejecutiva está compuesta por personas de la cuerda de Ángel Pérez, portavoz del grupo municipal de IU y la mano que mueve en la sombra las decisiones de la organización.

En cualquier caso, en el plazo de las dos próximas semanas se celebrará una Ejecutiva regional para tratar este asunto, y se convocará una Presidencia regional que dará lugar a un Consejo Político Regional en el que se decidirá si se celebra una nueva Asamblea Extraordinaria o si se espera a la ordinaria.

Fuentes del entorno de Tania Sánchez aseguran que lo que tiene que hacer la organización es "aplicar los resultados de las primarias", que han dejado "bien claro que la dirección no se corresponde con lo que está pidiendo la militancia", afirma Jorge García Castaño, concejal en el Ayuntamiento de Madrid y miembro de la Ejecutiva regional. Según apuntan otras fuentes de ese entorno, debatirán su postura con calma porque la dimisión de Sánchez "es políticamente irrelevante".

El cambio en IU Madrid es, en cualquier caso, inaplazable. De una forma o de otra, la renovación de las estructuras está garantizada, pero en ese camino pueden volver a aparecer las fricciones entre ambas corrientes: una derrotada claramente en las primarias por los militantes y los simpatizantes, pero que podría querer seguir controlando las decisiones de este proceso, sobre todo en cuanto a la conformación de las listas electorales y a los acuerdos con otras fuerzas políticas.