Publicado: 08.12.2015 21:44 |Actualizado: 09.12.2015 07:00

ESCAÑOS BAILANTES

Eduardo Madina: “Si no salgo, me volveré a dar clases a la Uni”

A pesar de su pelea por entrar en las listas de Madrid, el número siete del PSOE podría estar fuera del Parlamento si se confirma la encuesta del CIS. Sobre la entrada de la ex UPyD Irene Lozano afirma: “Ese análisis lo tiene que hacer Ferraz”.

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 6
Comentarios:
Eduardo Madina, en el Congreso de los Diputados.

Eduardo Madina, en el Congreso de los Diputados.

MADRID.- “¡No lo vi!”. Y no exclama con la boca pequeña Eduardo Madina (Bilbao, 1976) cuando se le cuestiona por el debate que –según crítica y público- perdió su secretario general y enemigo íntimo, Pedro Sánchez. Así que imposible sacarle un veredicto sobre el acontecimiento para el que sí tiene opinión una correligionaria de la localidad madrileña de Boadilla del Monte. Mientras conversamos le sopla resignada por detrás: “¡No te perdiste nada!”.

Él sonríe, a medias, y sigue con la excusa: “Estuve en un acto en Salamanca el lunes por la tarde y me pilló en carretera... pero hay opiniones para todos los gustos”, justifica el número siete de la lista del PSOE por Madrid que, si la última encuesta del CIS no se ha pasado con la cocina, podría quedarse sin el escaño que ocupa desde 2004.

Pudo ser el número uno por Álava (que tampoco le hubiera garantizado plaza) pero escogió, pelea con Ferraz mediante, el siete madrileño que nadie aventuraba fuera del Congreso. Tampoco él: “Yo trabajo para que el PSOE saque el mayor número de diputados por Madrid. Ahora tenemos diez y espero que repitamos esa cifra”. En esa afirmación sí que encoje la boca Madina, que sabe que las encuestas no les dan más de cinco a los socialistas madrileños, aunque hayan nacido en Bilbao.



Se le tuerce el rictus con la pregunta sobre la futurible imagen de la exmagenta Irene Lozano sentada en la bancada en la que él podría no estar: “Esa es una cuestión que tiene que analizar la dirección de mi partido”, escupe.

Por si acaso, y a pesar de que los problemas de intendencia no parecen ir con él –baste echar un vistazo a su declaración de rentas, bienes e intereses-,  Madina ya tiene pensado su futuro. “Espero salir. Pero si no salgo me volveré a dar clases a la Uni. No sé. Ya veré”, confiesa el antiguo profesor adjunto de Relaciones Internacionales de la Universidad Carlos III de Madrid.

Pero se corrige de inmediato el vasco con el argumentario del buen candidato: “Hay que salir a ganar. Sólo los partidos que salen a ganar y a tratar de ser la fuerza más votada tienen opciones. La base de indecisos es más grande que nunca y, por tanto, el PSOE puede ser primera fuerza. Yo estoy echando una mano para eso”.

No quiere hablar de pactos: “Espero que el PSOE sea la primera fuerza, la fuerza más votada, y que pueda formar gobierno tras ganar las elecciones. Solo estamos en eso”. Ni hacer cálculos sobre el número de escaños que permitirían sobrevivir a Sánchez al frente del PSOE.

Mucho menos se plantea –al menos en público- la opción de tanto madinista nostálgico que sigue animándole a que salga a calentar de cara al Congreso Ordinario que los socialistas celebrarán a principios del próximo año. “Yo ahora mismo sólo pienso en estas elecciones; ni en congresos ni en nada. Quedan once días y hay que dejarse la piel para quedar los primeros. Eso es lo único importante ahora”, concluye.