Público
Público

Elecciones 21-D La burguesía catalana se moja por el bloque del 155

Organizaciones empresariales, grupos de presión económicos y clubes burgueses hacen campaña para el 21-D posicionándose claramente al lado de los candidatos que defienden la unidad de España, es decir, los líderes de PSC, Ciudadanos y PP catalán

Publicidad
Media: 3.17
Votos: 12
Comentarios:

Acto de entrega de los premios Ferrer Salat 2017, el pasado 22 de noviembre. En el centro, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el de Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà. / Fomento del Trabajo

Que el grueso de la gran empresa catalana no ve con buenos ojos la independencia ha quedado más que claro desde la celebración del referéndum del 1 de octubre. A partir de aquella fecha, alrededor de 3.000 sociedades han trasladado la sede social fuera del Principado y diversas organizaciones empresariales y grupos de presión del gran poder económico han celebrado la aplicación del artículo 155 y, sobre todo, que el Gobierno español convocara elecciones al Parlament el 21 de diciembre.

Llegados a este punto, buena parte de las organizaciones empresariales y los lobbies económicos han decidido hacer campaña por los partidos que defienden la unidad de España, es decir, Ciudadanos, PSC y PP. Ya sea con comunicados en los que piden "estabilidad" o con la realización de actos promocionales de los candidatos de los partidos mencionados, la gran burguesía deja claro estos días qué resultado desea en las urnas.

En un comunicado reciente, el Círculo de Economía ha manifestado su posicionamiento de cara el 21-D. El espacio pide a los partidos que "se comprometan a desarrollar su futura acción política en el marco de la legislación vigente en cada momento". El texto añade que la declaración unilateral de independencia (DUI) "despertó la alarma y la reacción inmediata" de las empresas, que se tradujo en el traslado de las sedes, y advierte que "si la política catalana no reconduce de forma urgente esta deriva, los ciudadanos se verán abocados a sufrir las consecuencias, de forma directa e inmediata, como, por ejemplo, con un aumento del desempleo ". Por todo ello, el Círculo quiere que las formaciones "acudan a las urnas con propuestas concretas y realistas".

Fundado en 1958, el Círculo es un espacio de debate de la élite empresarial, económica y política del Principado. Vinculado tradicionalmente a la burguesía nuestro, cada mayo celebra un encuentro en Sitges donde participan algunos de los principales cargos políticos del Estado y de Catalunya.

El actual presidente es Juan José Bruguera, que está al frente de la inmobiliaria Colonial, una de las empresas que durante octubre trasladó la sede fuera del país.

El Círculo ha rechazado con claridad las vías unilaterales. Durante la campaña la entidad ha organizado varias conferencias de políticas y por su sede han pasado el candidato de los Comunes, Xavier Domènech; del PP, Xavier García Albiol; de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y, este miércoles, del PSC, Miquel Iceta. Este jueves es el turno del republicano y secretario de Economía de la Generalitat, Pere Aragonés. Por tanto, el abanico de invitados a las citas de los Círculo es más amplio que el de otras organizaciones empresariales o clubes de la burguesía.

Fomento del Trabajo, la gran patronal catalana, también ha hecho varios comunicados en los últimos días para manifestar que "es urgente generar un clima de estabilidad institucional y seguridad jurídica como requisitos indispensables para garantizar el crecimiento económico y del empleo". La organización empresarial ha aprovechado igualmente para advertir que la tensión política tiene un impacto tanto en la economía catalana como la española y pide mantener la "serenidad" institucional, en un mensaje bastante explícito de rechazo a la independencia.

El pasado 22 de noviembre, Fomento celebró el acto de entrega de los Premios Carlos Ferrer Salat en el que su presidente, Joaquim Gay de Montellà, compartió protagonismo con el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, y transmitió un mensaje similar.

No es sorprendente si se tiene en cuenta que Fomento siempre se ha mostrado partidaria de mantener el actual statu quo, fundamentalmente con un acuerdo entre los gobiernos catalán y español que reconozca Catalunya como nación y un pacto fiscal similar al concierto económico, entre otros. Durante octubre, la patronal rehusó la declaración de independencia y Gay de Montellà se manifestó el 12 de octubre junto a las principales dirigentes del PP Catalán y de Ciudadanos en la movilización convocada por Sociedad Civil Catalana.

Actos exclusivos para los candidatos constitucionalistas

El 24 y 25 de noviembre, la Cámara de Comercio de Barcelona, ​​junto con la Fundación Internacional Olof Palme y La Vanguardia, organizó el ya tradicional Encuentro de Economía de S'Agaró. El programa, como es la tónica habitual del evento, estuvo marcado por la presencia de representantes del establishment político y mediático.

El único candidato al 21-D que tuvo voz fue Miquel Iceta, el cabeza de lista del PSC, que pronunció la conferencia Un proyecto para Catalunya. Pero el PP también tuvo una fuerte presencia, en este caso a través de dos ministros: la vicepresidenta española, Soraya Saénz de Santamaría, y el titular de Economía, Luis de Guindos.

Si el foco se pone en dos de las entidades más representativas de la burguesía barcelonesa más elitista y conservadora, el sesgo a favor de determinadas opciones políticas aún es más claro. Por el exclusivo Círculo Ecuestre, por ejemplo, han pasado las últimas semanas Miquel Iceta, Inés Arrimadas y Xavier García Albiol, pero ningún candidato de las otras cuatro formaciones que tendrán representación en el Parlament. El Ecuestre está presidido por el banquero Alfonso Maristany, y entre sus miembros figura Mar Raventós, presidenta de Codorniu, la cavista que en octubre trasladó su domicilio social en la Rioja.

Finalmente, el Círculo del Liceo, otro club privado y exclusivo, también ha invitado las últimas semanas en sus instalaciones Iceta, Arrimadas y García Albiol. Además, durante noviembre ha pasado otro socialista, el expresidente de la Generalitat José Montilla. El Círculo del Liceo está presidido por el financiero Ignacio García-Nieto Portabella, miembro de una familia representativa de la burguesía barcelonesa.

Todo ello constata que, una vez más, la burguesía y la gran empresa catalana siguen de campaña y han tomado partido claramente en defensa de la unidad de España.

DISPLAY CONNECTORS, SL.