Público
Público

Elecciones 21-D Rajoy advierte en jornada de reflexión: "Todos los gobernantes ya saben lo que pasa cuando hacen aquello que no se puede hacer"

El presidente del Gobierno y del PP evita pedir el voto para Albiol, pero presume de haber sido quien aplicó el 155 y de logros económicos y de las previsiones para el 2018: "Será un buen año si no lo estropean algunos", dice.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, durante la cena de navidad del PP de Madrid, hoy en Las Rozas. EFE/Mariscal

"Hoy no se hace campaña y nosotros cumplimos la ley, pero conviene dejar claras algunas cosas". Así comenzó Mariano Rajoy la parte de su discurso que, durante la cena de Navidad del PP de Madrid, hacía referencia a Catalunya. 

Apenas unas horas antes de que comience la jornada electoral del 21-D, el presidente del Gobierno y del PP evitó pedir el voto para su candidato, Xavier García Albiol, pero sí presumió de haber sido él quien aplicó el 155 de la Consitución, convocó los comicios e hizo "cumplir la ley" en dicha comunidad. Además, repasó los logros económicos de su Ejecutivo y presumió de las previsiones de crecimiento y creación de empleo para el 2018: "Será un buen año si no lo estropean algunos", espetó entre los aplausos de los militantes que encabezaba Cristina Cifuentes.

Por si acaso, Rajoy quiso enviar un aviso a navegantes. Es decir, a los "algunos" a los que hizo referencia, que son -traducido- los líderes independentistas de ERC, Junts per Catalunya y la CUP: "Ahora, aquí [en Madrid] y en todos los territorios y todos los gobernantes ya saben lo que pasa cuando hacen aquello que no se puede hacer", espetó.

Esa era una de las "enseñanzas" que Rajoy enumeró entre sus méritos y que, auguró, "van a estar ahí, en el futuro, para siempre". ¿Las otras? "España tiene instrumentos para defenderse cuando alguien actúa contra la nación. Queda ahí, para la Historia. Ahora ya sabemos lo que es el 155", mitineó. "La ley se cumple, todos debemos cumplirla, seamos quienes seamos. Los gobernantes de ahora y del futuro, lo saben", dijo sin atreverse a insinuar la prisión preventiva de Oriol Junqueras o la amenaza de detención que pesa sobre Carles Puigdemont si vuelve a España. "Ahora, aquí [en Madrid] y en todos y cada uno de los lugares de España, los gobernantes ya saben qué se puede hacer y qué no", resumió. "Y no digo más", zanjó.

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, junto a la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes (i), y el alcalde de Las Rozas, José de la Uz (d), a su llegada a la cena de navidad del PP de Madrid, hoy en Las Rozas. EFE/Mariscal

De arremeter contra otras formaciones -incluidas las del bloque autodenominado "constitucionalista"- ya se habían encargado sus antecesores ante el microfóno del restaurante donde se celebró el evento.

"Somos el único partido que defiende el centro reformista, el único que garantiza el Estado de derecho, el Estado de bienestar y el progreso económico; el único que aplica políticas eficaces para resolver problemas, no para crearlos donde no los había, como hacen otros", esgrimó Cifuentes. "En el PP tenemos algo que no tiene ningún otro partido, por mucho que se empeñen: a nuestro presidente y a nuestra militancia", agregó, dejando una vez en evidencia que sus relaciones con sus socios de Ciudadanos no pasan por su mejor momento, como demuestra también el tuit del líder de los naranjas en la Comunidad, Ignacio Aguado:

También el alcade de Las Rozas, anfitrión del acto, hizo un chascarrillo sobre los "cuñados" que acuden a las cenas de Navidad "con jersey naranja". "No vamos a consentir que nadie se ponga las medallas de nuestro trabajo", alentó José de la Uz, que presumió de los "valores" del PP: "la defensa de la vida, la familia, , de la educación, el mérito, el esfuerzo, el sacrificio... Es el PP quien lo defiende y lo gestiona", argumentó.

Rajoy, al PSOE: "Espero patriotismo y sentido común"

Rajoy, por su parte, optó más por tender la mano, especialmente, al PSOE con quien pretende contar para reformar el sistema de financiación autonómica el próximo año. "Espero patriotismo y sentido común", le dijo a Pedro Sánchez sin mentarle de forma directa. También hubo mensaje velado para el PNV: sin llegar a citarles, se mostró convencido de que, a partir de enero, podrán llegar a un acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el 2018.

Volviendo de nuevo a Catalunya, el presidente del Gobierno central instó a los conservadores a sentirse "orgullosos" de ser el partido "comprometido con la democracia y la Constitución", "pase lo que pase". 

Rajoy desconfió de las encuestas que auguran un pésimo resultado para Albiol -perdería la mitad de sus escaños y quedaría, según la mayoría de los pronósticos, en último lugar, incluso por debajo de la CUP-: "Este partido ha demostrado muchas cosas a lo largo de su historia. Todo el mundo hace pronósticos, pero luego pasa lo que tiene que pasar y habitualmente no es lo que dicen los que conforman 'todo el mundo'", se burló.

Pese a todo, y poniéndose la tirita antes de la herida, Rajoy concluyó: "Pase lo que pase, nosotros estamos en el lado bueno de la Historia y no queremos salir de él".