Público
Público

Elecciones Catalunya 21-D El PP adopta perfil bajo ante el temor de que le pase factura la encarcelación del Govern

Los conservadores temen bajar aun más sus apoyos en Catalunya, aunque plantearán la campaña del 21-D como unas elecciones generales en las que Rajoy presumirá de "responsabilidad" con la aplicación del 155 de la Constitución. 

Publicidad
Media: 2
Votos: 4
Comentarios:

El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. REUTERS

"El Gobierno y el PP respetan las decisiones judiciales". "España es un país democrático donde funciona el Estado de derecho". "La Justicia es independiente". Estas son las frases más repetidas por los conservadores en las últimas semanas. Todos los altos cargos de la formación siguen las pautas marcadas desde Moncloa y Génova: perfil bajo ante el temor de que las escandalosas encarcelaciones del Govern catalán les pase factura en las próximas elecciones del 21 de diciembre (21-D).

El PP de Mariano Rajoy, que nunca ha tenido fuerza suficiente en Catalunya para gobernar, ve ahora cómo su gestión de la crisis independentista le cuesta escaños incluso a nivel nacional, a tenor de las encuestas. Especialmente, desde que el exvicepresident, Oriol Junqueras, y los exconsellers fueron enviados a prisión por orden de la jueza Lamela. También por la orden de detención internacional que pesa sobre Carles Puigdemont, aún en Bruselas.

Por ello, desde la sede de Génova se esfuerzan en negar que sientan alegría por esta situación e inciden en que el poder judicial es independiente del Ejecutivo. "En España el Estado de derecho funciona y ninguna jueza permite que ningún partido haga ninguna indicación. Incluso con compañeros [del PP] que han actuado mal, la Justicia ha actuado con severidad y nos alegramos de ello", argumentó este lunes el vicesecretario de Comunicación del PP , Pablo Casado.

En público, los conservadores niegan que las dudas sobre la independencia judicial pueda pasarles factura. En privado, creen que puede ser uno de los factores que influyan en el resultado de los comicios. "Quiero pensar que la creencia de que existe un 'Estado opresor' que influye en los jueces y provoca encarcelamientos ya no existe -argumenta un alto cargo del PP-, pero nos puede pasar factura, del mismo modo que nos la puede pasar que Ignacio González esté en la carcel", añade la citada fuente. 

Por este motivo, los conservadores no quieren dar excesiva importancia a las encuestas que, en cambio, sí valoran a la hora de analizar los datos de las formaciones independentistas: creen que un pacto entre el bloque "constitucionalista" (PP, PSC, Ciudadanos) podrá vencer a PDeCat, ERC y CUP y arrebatarles la mayoría absoluta en Catalunya. Esta es la principal razón por la que los conservadores instan ya a socialistas y naranjas a negociar un futuro pacto de Gobierno en dicha comunidad

No obstante, cada formación presentará su "proyecto" en solitario. El del PP, con Xavier García Albiol a la cabeza, será claro: vender la imagen de Rajoy como el último responsable de haber devuelto la legalidad a Catalunya y la "voz" a los catalanes. Es decir, presumirán de haber desarrollado el artículo 155 de la Constitución que, además, servirá de amenaza en caso de que el bloque independentista (PDeCAT, ERC y la CUP) pueda volver a formar Gobierno tras el 21-D y como argumento de diferenciación con el resto de los autodenominados "constitucionalistas".

"Ha tenido que ser Rajoy quien tuviera coraje para devolver la voz a los catalanes y que sean ellos quienes decidan su futuro en las urnas. El Gobierno ha hecho lo que tenía que hacer: recuperar la ley y la democracia en Catalunya", justificó Casado ya en tono electoralista. "Es el PP el que ha sacado a Catalunya de este atolladero, el que ha puesto orden. Con todo el respeto a las formaciones que nos han acompañado, pero es el presidente el que ha tenido que tomar la decisión y asumir esa responsabilidad", añadió. 

Empieza la 'campaña' del 21-D

Y ese es el mensaje que los conservadores se esforzarán en defender de aquí al 21 de diciembre. Génova ya prepara una campaña que, como si de unas generales se tratara, extenderá ese argumentario por toda España. Todo el partido, incluido el presidente, participará en mítines y actos preelectorales que empezarán con el propio Rajoy acompañando a Albiol este domingo en Catalunya.

En el PP están convencidos de que, pese a su caída en las encuestas, los sondeos también revelan que la ciudadanía "entiende" que "era necesario" aplicar el artículo 155 de la Constitución. Esa es la lectura que hacen también y de las manifestaciones "por la unidad de España" celebradas en Barcelona y con respecto al aluvión de banderas españolas en los balcones. "La España de las banderas nos ha dado un mandato a todos los partidos que tenemos la responsabilidad de salvaguardar la unidad de España", mitineó este lunes Casado, que no teme una rebelión pacífica de los independentistas en la calle: "Sería propio de una sociedad enferma tener miedo a que se cumpla la ley", zanjó.

Por todo ello, en Génova creen que, pese a que los encarcelamientos de Oriol Junqueras y los exconsellers sí puede pasarles factura, también están convencidos de que habrá un Gobierno constitucionalista en Catalunya tras el 21-D porque confían en que los electores entenderán las decisiones de Rajoy. "El Gobierno no hace medidas por el resultado electoral: tiene la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir la ley", justificó. De equivocarse en la presión, el portavoz conservador asegura que el PP asumirá el resultado, pase lo que pase:  "Si eso tiene un coste, lo asumiremos", concluyó.