Público
Público

elecciones en catalunya Fiasco del PSOE con el Gobierno tras su apoyo al 155

Sánchez se ve obligado a instar a Rajoy a que cumpla su palabra de abrir la reforma constitucional, tras ser aplazada por el PP la puesta en marcha de la Comisión Territorial en el Congreso y no haber sido informado del nombramiento del fiscal del Estado en sustitución del difunto Maza.

Publicidad
Media: 3.82
Votos: 17

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. EFE/Archivo

Si la dirección del PSOE esperaba sacar adelante algunas propuestas políticas que llevaban años reivindicando o mejorar la relación y la comunicación con el Gobierno de Mariano Rajoy tras su apoyo a la aplicación del artículo 155, ha visto en pocas semanas frustrada sus expectativas, porque el Ejecutivo y el PP llevan semanas ninguneando a los socialistas.

Tal vez por ello, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se vio obligado este lunes a dirigirse públicamente al presidente del Gobierno para instarle a que cumpla el compromiso para la creación de una subcomisión parlamentaria que aborde una reforma de la Constitución de 1978. Lo hizo durante un desayuno en el que Sánchez presentaba al candidato del PSC para las elecciones catalanas, Miquel Iceta.

El primer aviso de que el Gobierno sigue ignorando la petición del PSOE fue en la constitución oficial de la Comisión Territorial, donde el secretario general del PP en el Congreso de los Diputados, José Antonio Bermúdez de Castro, ya avisó de que su partido no acudía a dicha comisión “con la idea de reformar la Constitución”, y que los avances que pudieran darse en este órgano parlamentario no implicaban necesariamente abrir una modificación de la Carta Magna.

El PP avisa de que no acude a la comisión  territorial propuesta por el PSOE “con la idea de reformar la Constitución”

Además, otras voces importantes del PP, como la ministra de Defensa y secretaria general, María Dolores de Cospedal, se han manifestado también en contra de reformar ahora la Constitución, algo a lo que se habría comprometido Mariano Rajoy con Pedro Sánchez durante las negociaciones de la aplicación del artículo 155 en Catalunya.

Pero, además, una semana después y en la primera reunión de la Comisión Territorial, el PSOE también vio frustradas sus intenciones de que los trabajos se pusieran en marcha de inmediato, como pretendían. El PP, con el apoyo incondicional de Ciudadanos, vetó la propuesta socialista y pospuso las primeras comparecencias hasta después de los comicios del 21-D. Hasta entonces, Sánchez se había aburrido de pedir que la comisión debería empezar a funcionar lo antes posible, sin tener en cuenta los comicios catalanes.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, antes de reunirse el pasado 2 de octubre en el Palacio de La Moncloa para negociar la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Catalunya. REUTERS/Rafael Marchante

Los socialistas aún confían en que Rajoy cumpla su palabra y se ponga en marcha la reforma de la Constitución

El último episodio de la actitud del Gobierno y del PP con el PSOE, pese al apoyo que recibió de este partido en la aplicación del polémico artículo, ha sido designar al nuevo fiscal general del Estado sin informar ni consultar a los socialistas que, una vez más, conocieron la noticia por los medios de comunicación.

En el PSOE están más que molestos por todas estas actitudes del Ejecutivo y creen que, de no rectificar, volverá a crearse un clima de desconfianza mutuo entre el Gobierno y el primer partido de la oposición.

Lo peor, el nombramiento del fiscal general

No obstante, los socialistas aún confían en que Rajoy cumpla la palabra dada y, en cuanto finalicen los trabajos de la Comisión Territorial, se ponga en marcha la reforma de la Carta Magna. Sobre el retraso de las comparecencias, fuentes del PSOE insisten en que es “un error”, pero sigue dando más importancia al hecho de que la comisión esté constituida y ya tenga una agenda de trabajo.

No obstante, lo que más ha enfado a los socialistas ha sido el nombramiento del fiscal general del Estado, ya que consideran que supone una “absoluta falta de respeto a las formas democráticas” y además, critican que no hayan intentado en ningún momento buscar el consenso.

A todo esto, no faltan voces internas en el PSOE que creen que Sánchez ha sido desdeñado por Rajoy tras conseguir su apoyo a la aplicación del artículo 155 y que el presidente del Gobierno no tiene intención de cumplir los compromisos que adquirió con el líder socialista, lo que dejaría en muy mal lugar a Sánchez.