Publicado: 30.05.2015 19:08 |Actualizado: 30.05.2015 19:08

Las elecciones convierten Asturias en un mundo al revés

Las elecciones del pasado domingo han puesto del revés la política de Asturias, cuya conservadora capital estará gobernada por la izquierda mientras la liberal Gijón tendrá un Ayuntamiento de derechas... salvo que cambie el rumbo de las posiciones anunciadas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:

Las elecciones del pasado domingo han puesto del revés la política de Asturias, cuya conservadora capital estará gobernada por la izquierda mientras la liberal Gijón tendrá un Ayuntamiento de derechas... salvo que cambie el rumbo de las posiciones anunciadas.

Los dos ayuntamientos se constituyen el 13 de junio –como los del resto de España–, pero el primero lo hará por la mañana y el segundo celebra pleno por la tarde. En Oviedo, la unión de PSOE, Izquierda Unida y Podemos (a través de su marca local Somos) suma mayoría suficiente para impedir la continuidad del popular Agustín Iglesias Caunedo, que tomó el bastón de mando tras cinco mayorías absolutas de su mentor Gabino de Lorenzo.



Pero en Gijón la marca local de Pablo Iglesias (Xixón Sí Puede) baraja a estas horas tener candidatura propia frente al socialista José María Pérez, que debería renunciar a ser alcalde y votar a su rival Mario Suárez Fueyo para evitar que siguiera siendo alcaldesa la cirujana Carmen Moriyón, perteneciente al partido de Francisco Álvarez Cascos.

Esta situación es consecuencia de la decisión de Podemos Asturias de convertir los pactos municipales en un asunto de competencia de los círculos locales

Decisiones y preguntas

Esta situación es consecuencia de la decisión de Podemos Asturias de convertir los pactos municipales en un asunto de competencia de los círculos locales; pero puede tener un alto coste para las aspiraciones nacionales de la marca magenta, que no repetiría en noviembre el elevado apoyo que el domingo tuvo en la izquierda si permitiera ahora cualquier gobierno de derechas.

De modo que desde el 24M han cobrado más fuerza en Asturias dos preguntas que ya se hizo 'Público' tras los comicios: ¿Quién manda en Podemos? ¿A quién odia más Podemos: a la derecha o a la casta?

Aunque en Asturias el término 'casta' no es aplicable sólo al PP y el PSOE, porque el bipartidismo es aquí tripartidismo, ya que IU siempre tuvo una cuota de poder. Hasta Gaspar Llamazares –que volverá a ser diputado en el Parlamento Autonómico– dijo ayer que es un error que Podemos deje la decisión de los municipios en manos de sus círculos locales.

En la derecha también hay movimientos y el PP gijonés ha ofrecido sus concejales al Foro de Cascos con la esperanza de que éste ponga sus diputados a disposición de Mercedes Fernández en la pugna que intenta expulsar a Javier Fernández de la Presidencia Regional.

Mientras Izquierda Unida gobernará las capitales de las Cuencas Mineras, donde el 'caso Villa' (que refiere al enriquecimiento del líder del SOMA) ha pasado una factura terrible. El jueves dimitió la mano derecha del sindicalista minero en Mieres, Balbino Lili Dosantos, prejubilado de Hunosa que llegó a ser vicepresidente de la Asamblea Autonómica.