Publicado: 21.04.2014 07:30 |Actualizado: 21.04.2014 07:30

Elpidio José Silva afronta 40 años de inhabilitación por prevaricar al encarcelar a Blesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Elpidio José Silva afronta esta semana un juicio clave: a partir de este lunes, a las 10, se sienta en el banquillo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid para responder los delitos de prevaricación, retardo malicioso en la Administración de Justicia y contra la libertad individual de Miguel Blesa, el expresidente de Caja Madrid al que encarceló en dos ocasiones cuando lo investigaba.

En una estrategia a largo plazo que sólo él conoce el objetivo final, Elpidio José Silva ha fundado recientemente un partido político -siendo magistrado apartado cautelarmente por el Consejo General del Poder Judicial - y, luego, ha conseguido la excedencia voluntaria para concurrir a las elecciones, a pesar de este procedimiento penal abierto contra él.

Otro juez suspendido y en espera de juicio oral ya intentó una excedencia en el pasado, pero nadie la había obtenido hasta ahora del CGPJ. En este caso, la autorización se produjo porque fundó un partido político y pidió concurrir a las elecciones europeas de mayo, hecho que nunca se había producido antes en la carrera judicial.

Silva no irá sólo a la Calle General Castaños de Madrid, sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que lo va a juzgar. Desde hace días, sus seguidores políticos se están convocando para acudir en su apoyo. Los simpatizantes de su partido, Renovación Democrática Ciudadana (Red), y los favorables a su actuación como magistrado instructor, se citan a través de las redes sociales para estar a las puertas del tribunal a las 9:30 horas de la mañana.

Este juicio singular durará toda la semana, aunque el martes es el día clave: declarará el magistrado en excedencia. El ministerio público pide para él 40 años de inhabilitación para el ejercicio profesional de juez. Por su parte, Miguel Blesa reclama 30 años de inhabilitación y el expresidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán pide 24 años.

El titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, en excedencia, está acusado de prevaricar al abrir una causa general contra Blesa mientras investigaba un crédito de Caja Madrid al Grupo Marsans, presidido entonces por Gerardo Díaz Ferrán, de 26,6 millones de euros. Él mismo había archivado esta causa dos años antes. El juez separó la pieza de la compra del City National Bank de Florida, por el que envió a Blesa a prisión.

El juicio tendría que haber sido presidido por el presidente del TSJ de Madrid, Francisco Javier Vieira, a semejanza de lo que ocurre en los grandes juicios del TSJ de Valencia o de Cataluña. Pero Vieira y la magistrada Susana Polo habían intervenido en recursos del caso durante la instrucción, por lo que su imparcialidad se veía comprometida.

Silva recursó a ambos y se formó una nueva sala. Está presidida por el actual presidente de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Madrid, Arturo Beltrán, y formada por los magistrados Eduardo Urbano y María Tardón. El primero ejercer en la Sección Segunda, mientras que la magistrada preside la Sección 27 de la Audiencia de Madrid.

El juicio contará con una veintena de testigos. Durante la vista, se leerán algunos de los correos de Miguel Blesa que no han podido ser incorporados a la causa que se instruye contra el expresidente de Caja Madrid. Solo se leerán aquellos que guarden relación con el jucio, previa selección reservada del tribunal.

Además, el TSJM se opuso a citar a declarar a los magistrados de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y Javier Gómez Bermúdez, instructores del caso Bankia y el caso CAM, respectivamente, y cuyas testificales reclamó Silva para que expusieran la "práctica forense" que se realiza en este tipo de investigaciones.

El miércoles comparecerán como testigos tres guardias civiles, Miguel Blesa, su letrado Carlos Aguilar, y dos consultores de KPMG. El jueves, testificarán dos fiscales, ocho funcionarios del Juzgado de Silva y los magistrados Juan Antonio Toro -instructor de la querella contra Silva- y José Luis González Armengol, decano de los Juzgados de Madrid. El viernes testificará el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernard, y dos abogados del sindicato. El lunes, 28 de abril, finalizará la vista oral con la fase documental y las conclusiones definitivas de las partes.

En esta estrategia hacia adelante, el juez planea ocupar su escaño de europarlamentario si sale elegido, aunque sea condenado en este juicio. Y hay quienes sostienen que podría ser citado como testigo en la causa sobre Blesa, que instruye en la Audiencia Nacional, ya que ya no sería juez ejerciente.