Publicado: 11.06.2014 00:01 |Actualizado: 11.06.2014 00:01

Elpidio Silva afronta una tercera causa por supuestos malos tratos psicológicos a una mujer de su entorno próximo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si algo consigue Elpidio José Silva, el juez instructor suspendido por el caso Blesa, es enfadar a muchos que han colaborado con él. Su personalidad, literalmente arrolladora, y su proceder le lleva a concatenar broncas y algunos impagos con amigos y colaboradores.

La última podría ser un posible caso de malos tratos psicológicos. La jueza instructora encargada del caso abierto sobre la filtración de los correos de Miguel Blesa, Susana Polo, ha deducido testimonio de una testigo protegida. Esto es, ha enviado al juzgado decano de Madrid unas declaraciones realizadas por esta testigo por si podrían constituir delito.

La instructora tomó declaración a esta testigo en el marco de la publicación del libro de Elpidio José Silva La justicia desahuciada y, al término, optó por deducir testimonio. La testigo podría haber colaborado con su libro. La juez considera que lo relatado por la testigo podría implicar que su colega pudo haber incurrido en delitos relacionados con malos tratos psicológicos, vulneración de derechos fundamentales y falsedad documental, cometidos presumiblemente al margen del ejercicio de su cargo como magistrado.

De prosperar, Elpidio José Silva afrontaría así una tercera causa. La primera, por encarcelar en dos ocasiones al expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, le ha sentado en el banquillo: el 7 de julio se reanuda la vista oral de este caso, después de que recusara a María Tardón por haber integrado la Asamblea de Caja Madrid. Afronta hasta 40 años de inhabilitación.

La segunda causa es la que instruye Susana Polo, magistrada de la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Está centrada en la filtración a los medios de comunicación de los 8.000 correos corporativos de Miguel Blesa cuando era el presidente de la entidad financiera que tuvo que ser rescatada.

Polo ha citado como imputado al juez Elpidio José Silva para hoy, miércoles 11. Se dilucida si el juez pudo cometer un delito de revelación de secretos penado en el artículo 417 del Código Penal. Este artículo prevé una inhabilitación de uno a tres años, que subiría a cinco si se aprecia que causó un grave daño a terceras personas con la pena de prisión de uno a tres años. Pena de cárcel que puede subir a los cuatro años si son secretos de un particular.

La magistrada, a petición del Fiscal, ha citado declarar como testigos a varias personas que pudieron tener conocimiento de que Elpidio Silva tenía acceso al contenido de los correos, que estudiaron con él su posible utilidad o que le ayudaron a publicarlos. Incluso ha citado a su abogado Juan Moreno Yagüe antes de que renunciara a él.

La jueza también ha requerido a la Editorial Planeta para que remita al tribunal todas y cada una de las versiones de dicho libro, que el autor u otras personas encargadas por él remitieron a la editorial. Planeta deberá especificar las fechas de envío y recepción de las pruebas de imprenta, así como las personas destinatarias que conocieron las diferentes versiones.


El juez Elpidio José Silva ha solicitado al Tribunal de Justicia de Madrid (TSJM) que forme un nuevo tribunal para juzgarle por la instrucción del 'caso Blesa' al entender que dos de los tres magistrados nombrados tiene "prejuicios" y su imparcialidad está "contaminada" para esta función.

Silva ha recusado al presidente del tribunal, Arturo Beltrán, y al magistrado Eduardo Urbano por haber favorecido "desmedidamente" a la acusación en detrimento de su defensa durante las sesiones del juicio celebradas el pasado abril.A su juicio, estos dos magistrados están contaminados como juzgadores porque resolvieron sobre nulidades, admisión de pruebas y escucharon a testigos en la anterior vista, según el escrito al que ha tenido acceso Europa Press.

Su nuevo abogado, Reinaldo López —el cuarto letrado que lleva contratado— expone que en el tribunal existe "un predeterminismo y prejuicio contra la persona enjuiciada", dando a entender que ya tienen la resolución tomada con antelación al juicio.

El anterior juicio se suspendió con la recusación de la magistrada María Tardón tras conocerse su pertenencia a la Asamblea General de Caja Madrid en el tiempo en que Miguel Blesa fue presidente de la entidad. Primero integró la asamblea cuando era concejal del Ayuntamiento de Madrid, pero luego prosiguió en ese cargo hasta su incorporación a la Carrera Judicial.

De prosperar, el juez juzgado habrá conseguido apartar a cinco magistrados. El posible tribunal que juzgue a Elpidio José Silva se acercaría así a un camino sin salida, ya que no quedan casi magistrados en el sistema de sustitución que se define a comienzos de año.