Publicado: 29.05.2014 00:00 |Actualizado: 29.05.2014 00:00

Elpidio Silva seguirá en política a pesar del descalabro electoral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

No hay cura instantánea para la resaca electoral. Desde el anuncio de los resultados de los comicios europeos de este domingo, el sonido de los tambores de guerra atrona en la calle Ferraz, mientras en Génova retumban el himno del Partido Popular y los discursos optimistas, a un nivel tan alto que casi permiten silenciar el batacazo sufrido por el bipartidismo.

El caso de Vox, Partido X y el Movimiento Red de Elpidio Silva es aun más difícil, ya que no han logrado hacerse con el número de votos necesario para granjearles un escaño en el Parlamento Europeo, y por tanto tampoco con las subvenciones que puedan garantizar la continuidad de estas formaciones. Sin embargo, se niegan a tirar la toalla, y aseguran que seguirán trabajando como partidos, aunque el balance que cada uno hace de los comicios y de sus propios resultados difiere mucho del anterior.

Vox contradice a Cospedal y Cañete: "Parte del voto del PP ha ido a Podemos""El primer intento ha sido un fracaso", reconoce a Público José Luis González Quirós , vicepresidente del Comité ejecutivo provisional de la formación ultraderechista Vox, y número cuatro en su lista de candidatos a las europeas."Hasta cinco minutos antes había datos que decían que íbamos a sacar un escaño", afirma el exmilitante del Partido Popular, que también insiste en haber rozado el cuarto de millón de votos (más de 240.000) "es bueno, teniendo en cuenta que nos dirigimos a un electorado de tipo conservador", menos proclive a los cambios.

Por eso, y a pesar de que ahora deberán enfrentarse a una "travesía por el desierto", se muestran decididos a continuar: "Queremos ser un partido democrático que discuta todas las políticas, que se organice desde abajo en serio" afirma.

En esta línea, sostiene que en sus escasos meses de vida Vox no se ha visto salpicada por casos de corrupción -como sí ocurre con el PP y el PSOE- y contradice la idea arrojada por Cospedal y Cañete de que los votantes del PP no han migrado a otras formaciones en los comicios, sino que se han abstenido: "Han perdido voto nítidamente, y en algunos casos ha ido a Podemos. Tiene que haber más datos sociológicos para opinar en firme, pero por el espectacular ascenso de Podemos no hay más remedio que explicar que una parte del voto burgués cabreado ha acudido a este partido", afirma el político conservador.

"Hay mucho voto que iba a ser nuestro y que ha ido  a Podemos o Ciutadans como voto útil, pero no es una crítica, nos parece bien", asegura Simona Levi, portavoz y número dos en las listas europeas del Partido X. " La gente dice: 'Necesitamos dar una hostia clara y no estamos seguros de que el Partido X vaya a tener suficiente fuerza'", razona.

Levi critica el desigual apoyo concedido por los medios a las formaciones: "La tele se pasa por el forro la ley electoral"

También insiste en que están contentos por haber cosechado poco más de 100.000 votos, lejos de los 150.000 o 200.000 que esperaban, tras más de un año y tres meses de vida como formación. "Estamos viendo ahora que esto no lo ha conseguido nunca nadie. Estamos contentos porque es resultado del trabajo de mucha gente; una red que se ha consolidado, gente que se ha leído el programa. Pensamos que se ha entendido bien", sostiene la portavoz.

A su juicio, el desigual apoyo mediático concedido a las distintas formaciones explica en parte los resultados-menciona el nombre de Elpidio Silva- , y reconoce que las redes sociales no bastan para contrarrestar el poder de la televisión, "que se pasa por el forro la ley electoral".

Preguntada por el futuro de la formación, explica que son más "un lobby ciudadano", y que continuarán trabajando contra la corrupción, para mejorar el control bancario o la vigilancia de los flujos financieros, pero aún no tiene claro si se presentarán a las próximas elecciones municipales y nacionales, algo que que estudiarán más adelante.

"Pensamos que quien ha dado el bye bye al bipartidismo ha sido el 15-M. Como Podemos, ambos tenemos raíces en el 15-M, y estamos seguros de que el PP y el PSOE están acabados si seguimos trabajando en esta línea. El tsunami de Podemos es un claro toque de atención", asegura la portavoz del Partido X.

Vox, sobre Podemos: "Han tenido un gran éxito, ya me gustaría poder decir lo mismo""Han tenido un gran éxito, ya me gustaría poder decir lo mismo", reconoce González Quirós, que dice no tener claro que Podemos pueda seguir creciendo, y defiende que parte del voto cosechado por la formación que dirige Pablo Iglesias "es más voto de castigo al PP y al PSOE que otra cosa".

Del mismo modo, explica que cuando ha calificado al partido como de izquierda radical o extrema izquierda lo hacía "en modo descriptivo": "Es una izquierda que no acepta los planteamientos que tradicionalmente ha aceptado la socialdemocracia en España: discute la Constitución, la política antiterrorista... Es una izquierda radical, en cierto modo antisistema, pero no en el modo en el que se suele aplicar", defiende, antes de reconocer la criminalización del partido que está llevando a cabo el Partido Popular: "Esa va a ser su campaña, amenazar con el frente popular y con toda clase de fantasmas", critica.

"La autocrítica la hacemos de puerta para dentro, pero los factores que explican este fracaso hay que pensarlos", aclara el representante de Vox. "Lo fácil es echarle la culpa a un candidato. Cuando eres un partido como el PP que lleva años gobernando ya sabes por qué obtienes un resultado, pero cuando eres nuevo no es tan fácil", zanja.

"Hemos tenido problemas de marketing básicos en relación al nombre. No es muy importante, pero creemos que con esto hemos perdido 20.000 votos", asegura Levi. "También nos hemos dado cuenta de que sin televisión, esta batalla es complicada; hemos cometido errores de novatos", reconoce.

Los partidos mencionados son únicamente las nuevas formaciones que se han quedado más cerca del escaño,en unas elecciones en las que otros partidos de mayor tradición como el partido animalista Pacma (176.000 votos) también han tenido que renunciar a su aspiración de sentarse en el Europarlamento, que a pesar del castigo al bipartidismo seguirá en manos de socialistas y conservadores.