Público
Público

El embajador en Kenia negocia con los piratas de Somalia

 Toma como referencia la estrategia francesa que rescató con éxito uno de sus barcos en la zona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

El Gobierno ya tiene a un negociador en Somalia para intentar resolver el secuestro del pesquero Playa de Bakio, que ayer permanecía fondeado cerca de la costa somalí. Es el embajador de España en Kenia, Nicolás Martín Cinto, que acude a la zona acompañado de cuatro agentes del Grupo Especial de Operaciones de la Policía (GEO).

Martín Cinto ya participó, con éxito, en la resolución del secuestro de dos cooperantes de Médicos Sin Fronteras en diciembre de 2007. Francia y EEUU, países con gran influencia en la zona, son los principales interlocutores de España. Aunque el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, habló ayer con el primer ministro de Somalia para analizar la situación, España es consciente de la inestabilidad institucional y política del país, lo que dificulta la gestión para resolver el conflicto.

El feliz desenlace francés

Desde medios diplomáticos se apunta el ejemplo de la actuación de Francia en el caso del secuestro del velero de lujo Le Ponant el pasado 4 de abril como referente para el Gobierno español. El país vecino desplegó todo su potencial diplomático -como España-, aparentó negociar con los secuestradores -ésta podría ser la tarea de Martín Cinto- , pagó un rescate y desplegó sus fuerzas especiales del Ejército -España ha enviado su más moderna fragata, la Méndez Núñez-. Con los rehenes a salvo, los franceses siguieron a los secuestradores y los capturaron.

La ofensiva diplomática sigue su curso desde España con la mayor de las reservas. Moratinos pidió 'discreción y prudencia' y reveló que las indicaciones que ha recibido el enviado del Gobierno a Somalia es que logre la liberación de los 13 pescadores españoles sin 'poner en peligro su integridad física'. La iniciativa de las autoridades de Puntlandia, que ayer anunciaron que enviarían a su Ejército a liberar a los rehenes, se aleja de la línea emprendida por el Gobierno, que dice no tener constancia de esta decisión somalí.

El Departamento de Moratinos está en contacto con los familiares de los secuestrados. Éstos, según pudo transmitir el marinero Mikel Arana a su padre, se encontraban bien. Según Arana, los piratas son ya diez y tienen 'tácticas y preparación militar'.

La prioridad del Gobierno es, ahora, el rescate de los 13 tripulantes españoles, aunque no es ajeno a las responsabilidades que le serán requeridas cuando todo termine. Especialmente, por su negativa a enviar protección a aguas somalíes.

El ex secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, lo justificó en octubre de 2007 con un informe del Ministerio de Defensa, en el que, entre otras cosas, se recogía el elevadísimo coste de una operación que se demostraba poco efectiva-60.000 euros diarios-.