Publicado: 27.12.2015 16:02 |Actualizado: 29.12.2015 18:17

Empate total en la tercera votación de la CUP: 1.515 votos a favor y en contra de la investidura de Artur Mas

La decisión se aplaza hasta el 2 de enero, en la reunión entre el consejo político y el grupo de acción parlamentaria de la formación. Antonio Baños subraya la importancia que en la “República catalana las decisiones las tomen miles de personas”, mientras que Anna Gabriel lanza un mensaje a Junts pel Sí y la anima a “moverse” porque su propuesta no tiene un apoyo mayoritario

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 16
Comentarios:
Los diputados electos de la CUP y los exdiputados en la primera fila, durante Asamblea Nacional abierta que la CUP. EFE/Alberto Estévez

Los diputados electos de la CUP y los exdiputados en la primera fila, durante Asamblea Nacional abierta. EFE/Alberto Estévez

SABADELL.-La decisiva asamblea nacional de la CUP ha terminado con el resultado más taquicárdico posible, los mismos votos, 1.515, a favor y en contra del acuerdo político con Junts pel Sí (JxSí) y de la investidura de Artur Mas. El resultado, que ha llegado en la tercera votación tras una maratoniana asamblea de casi 12 horas celebrada en la pista cubierta de atletismo de Sabadell y en la que han participado más de 3.000 personas, significa que la decisión sobre qué hará la formación de la izquierda independentista no se habrá tomado este domingo, sino que se aplaza hasta el próximo sábado, 2 de enero, cuando se celebrará una reunión conjunta del consejo político y del grupo de acción parlamentaria. Previamente se convocarán asambleas locales y territoriales, para preparar el nuevo “proceso de decisión”.

El consejo político es el organismo intermediario entre las asambleas locales de la CUP y el secretariado nacional, que se encarga de gestionar el día a día. Está formada por unos 60 delegados de las asambleas territoriales -que agrupan a las locales- y se reúne una vez al mes. El grupo de acción parlamentaria se encarga de planificar y controlar desde fuera del Parlament el trabajo de los diputados de la CUP e incluye a representantes de las organizaciones que formaban parte de la candidatura CUP – Crida Constituent en las elecciones del 27 de septiembre, como Corrent Roig, Lluita Internacionalista o En Lluita.

En una breve comparecencia de prensa para valorar el resultado, el presidente del grupo parlamentario de la CUP, Antonio Baños, ha afirmado que “creemos que la construcción de la República Catalana sólo se puede hacer de una manera, a través del debate popular y del voto. Y esto es lo que hemos hecho hoy. No tenemos miedo de que haya mil, dos mil o tres mil personas que tomen las decisiones, porque demasiadas veces las ha tomado una sola persona y colgada de un teléfono”. El diputado ha añadido que la formación tiene ahora un “reto político” para encontrar una solución.



La también diputada Anna Gabriel, por su parte, ha lanzado un mensaje a Junts pel Sí, al señalar que “tiene la opción de lanzar una nueva propuesta”, tras “comprobar” que su última propuesta “no tiene el apoyo mayoritario”, aunque también puede “quedarse quieta”. “Nosotros no lo haremos [quedarnos quietos]”, ha declarado también la dirigente de la formación, que ha reconocido el empate entre los que defienden la investidura de Mas como una vía para avanzar hacia la ruptura con el Estado español y los que opinan que la propuesta de JxSí es “insuficiente” para ir hacia esta misma ruptura y hacia la transformación social.

Las previsiones de resultado igualado se cumplen

Los diputados de la CUP Antonio Baños y Albert Botrán, durante Asamblea Nacional abierta de la CUP. EFE/Alberto Estévez

Las previsiones que señalaban una división casi simétrica de la organización entre los partidarios de aceptar la investidura de Artur Mas y los que la rechazaban con todas las consecuencias se han cumplido al pie de la letra. Tras varias semanas de intenso debate, que se ha hecho visible con especial intensidad en las redes sociales y a través de artículos y réplicas básicamente en los medios de comunicación catalanes, la decisiva asamblea nacional de la formación anticapitalista no ha decantado en tres votaciones la elección más trascendente en la historia de la CUP.

Al mediodía, las fuentes consultadas por Público tras la primera votación, y antes de que se dieran a conocer los resultados, subrayaban que la impresión era que todo estaba “muy ajustado” y que las intervenciones y los aplausos habían estado muy repartidos. Justo a las cuatro de la tarde, el retrato quedaba confirmado. El no a Mas y al acuerdo con Junts pel Sí (JxSí) se imponía con 1.418 votos, sumando el 47,14% y quedando a menos de tres puntos del 50% que le hubiera dado la victoria definitiva, mientras que su reverso, el sí a la propuesta de acuerdo y a la investidura del president en funciones sumaba 1.359 sufragios, el 45,7%.

En tercer lugar, con 109 votos (3,62%) quedaba la opción que suponía rechazar la propuesta de JxSí pero facilitar la investidura de Mas y en última posición -con 103 votos, el 3,42%-, y por lo tanto descartada para la siguiente ronda, aparecía el rechazo a la propuesta de JxSí y a Mas, e instar a la coalición de CDC y ERC a buscar acuerdos sin la CUP, "a través de la abstención en el pleno de investidura".

Dos horas después, con la segunda votación, el escenario se ha repetido, pero todavía más ajustado ya que la diferencia entre el sí a la investidura y al acuerdo y el no ha sido sólo de 30 votos. Traducido a cifras concretas, el no a Mas ha sumado 1.512 votos, el 49,78%, quedándose a sólo 10 de obtener la mayoría absoluta. Por el contrario, 1.482 personas (48,71%) han votado a favor de la propuesta de acuerdo con JxSí, mientras que 28 han optado por la opción de investir a Mas pero sin acuerdo con Junts pel Sí, 14 lo han hecho en blanco y seis han votado nulo.

Sin pitadas en los parlamentos

La asamblea ha empezado poco después de las nueve, aunque una hora antes ya había cientos de personas que empezaban a acreditarse. Los actuales diputados de la CUP han sido los primeros en intervenir en el debate, resumiendo como se ha desarrollado la negociación con JxSí. Según todas las fuentes consultadas, la exposición ha sido muy neutra, sin hacer ningún tipo de comentario valorativo. Posteriormente, ha llegado el turno de los representantes de las asambleas territoriales y de militantes a título individual.

En total han hablado unas 50 personas, con un reparto bastante equitativo entre las que han defendido la investidura de Mas y las que la han rechazado. De hecho, los aplausos han estado bastante repartidos y aunque inicialmente las intervenciones iban más en la línea de los contrarios al acuerdo con JxSí, posteriormente se ha equilibrado. En todo momento, y casi sin excepción, se ha acatado la petición de la organización de respetar todas las opiniones y no ha habido pitadas destacadas. Saliendo del guión, la intervención más emotiva ha sido la de Eugeni Rodríguez, portavoz del Frente de Liberación Gay de Catalunya (FAGC), que ha recordado a Alan, el adolescente transexual de Barcelona que se suicidó el jueves. Tras su parlamento, se ha guardado un minuto de silencio en memoria del joven.