Público
Público

Observatorio Continuo de JM&A para 'Público'

Encuestas electorales La gestión del PP en Catalunya impulsa a C's en los sondeos y ERC crece tras los atentados

Las últimas estimaciones electorales de JM&A para 'Público' pronostican un ascenso meteórico de Ciudadanos en unas generales, al arrebatarle al PP en media España los escaños que dependen de las 'primas' previstas en los cálculos de la Ley d'Hondt. Pero la derecha seguiría sin sumar mayoría absoluta y ERC se convertiría en el primer partido de Catalunya.

Publicidad
Media: 3.23
Votos: 52
Comentarios:

Reparto de escaños en el Congreso de los Diputados, según las estimaciones de JM&A en septiembre de 2017.

Una vez más, la gestión política previa y posterior a un gran atentado terrorista ha influido en las tendencias electorales de los votantes, y esta vez el vaivén demoscópico se agudiza aún más a causa de la cuestión catalana, que alcanzará su cenit este próximo octubre.

Según la evaluación ponderada de todos los sondeos realizados en las últimas semanas –que efectúa periódicamente para Público el gabinete de Jaime Miquel y Asociados mediante un meticuloso desk research que obtiene estimaciones hasta del número total de votos para cada partido–, los atentados yihadistas en las Ramblas y Cambrils han acentuado dos fenómenos que están alterando el mapa político: Ciudadanos acelera su ya meteórico ascenso (a costa del PP) fuera de Catalunya –donde sigue penúltimo– y el soberanismo catalán se afianza, con Esquerra Republicana (ERC) colocándose como primer partido de la comunidad y alcanzando los 11 escaños en el Congreso de los Diputados.

Las observaciones de JM&A habían antes constatado (durante el verano) una gran ventaja de ERC –llegando hasta los 13 escaños– sobre el PDeCAT del president Carles Puigdemont, pero éste ha remontado tras la matanza terrorista y ha contenido el hundimiento de su formación (la antigua Convergència), a pesar de que igualmente perdería un escaño y más de 50.000 votos, como se puede comprobar en esta tabla completa de los resultados previstos, comparados con los que se obtuvieron en las últimas elecciones:

Tabla comparativa de los resultados estimados por JM&A si ahora se celebrasen elecciones generales. %vv es porcentaje de votos válidos y % c es porcentaje sobre el censo. OT+BL son otros y en blanco. AB+NL, abstención y nulos.

El PNV volvería a ser el árbitro y quedaría bajo una gran presión para no apoyar de nuevo a los antinacionalistas

En la tabla comparativa anterior queda patente la sangría de votantes del PP, que fluye hacia Ciudadanos y hacia la abstención –que aumenta notablemente con casi un millón más de electores desmovilizados–, con lo que se quedaría en sólo 114 escaños. Al tiempo que el PP se hundiría por debajo de los 6,5 millones de votos, C's superaría por vez primera los 4 millones y alcanzaría los 56 escaños. Así que la derecha seguiría sin alcanzar la mayoría absoluta de 176 diputados y volvería a quedar a merced del apoyo del PNV, que se vería sometido a una enorme presión para no volver a dar el poder a los partidos antinacionalistas.

"Hemos alcanzado el umbral donde la LOREG [Ley Orgánica del Régimen Electoral General] produce resultados no deseados", explica el propio Jaime Miquel. "Que llegue un tercero con potencia suficiente como para adjudicarse las primas de la Ley d'Hondt" que suelen favorecer a los grandes partidos en las circunscripciones con pocos escaños en juego. "Así, Ciudadanos va quitando todos los restos para hacerse con escaños, la mayoría a costa del PP y alguno a costa de Podemos".

La formación de Pablo Iglesias pierde un total de siete escaños: dos de ellos a manos de ERC en Catalunya, uno que le arrebata el PNV en Euskadi, otros dos que le quita el PSOE en Andalucía y dos más que van a Ciudadanos en Castilla-La Mancha y La Rioja.

De esta manera, se supera el punto de inflexión en el que C's arrebataría escaños, a menudo por unos pocos cientos de votos, en las provincias pequeñas, creciendo sobre todo en los hasta ahora feudos blindados del PP o del PSOE en Castilla-La Mancha y Andalucía (donde ganaría 4 diputados en cada una), Castilla y León (allí subiría 3), así como en Madrid, Aragón, Extremadura y Galicia (con 2 más en cada una). Pero también obtendría un escaño más en otras cinco comunidades.

Ciudadanos conseguiría así una importante presencia repartida por España, como se puede apreciar en el gráfico interactivo siguiente (pasando el cursor sobre las barras se visualizan los detalles):

Un partido catalán fuerte en España y débil en Catalunya

No obstante, en este último gráfico también se pone de manifiesto que C's es un partido de origen catalán muy débil en Catalunya –queda penúltimo, sólo por encima del PP– y eso indica que "la posición española de Ciudadanos y su actuación en España son consideradas negativas por muchos catalanes", subraya Miquel. "Así que su rápido crecimiento es paradójico".

Por otra parte, "la base electoral de C's en España tiene un componente dominante que es del PP y no comparte mucho espacio con el del PSOE", continúa Miquel. "Podríamos hablar de un 80/20. Sin embargo, en Catalunya no es así: el componente del PSC se puede dimensionar en un 40% y el del PP en torno al 60%".

C's ocupa algún espacio parlamentario en Catalunya porque es catalán. Si no, estaría allí como en el País Vasco o Navarra, donde no saca ningún escaño en las generales. Y su gran ascenso actual le daría 2 escaños en Galicia, pero en las generales del 16 no obtuvo ninguno. En Baleares sólo sacó uno.

Porque la cuestión catalana marca las actuaciones de los partidos y las respuestas del electorado, a pesar de que el último Barómetro del CIS (en junio) mostró que el desafío soberanista en Catalunya no es una preocupación prioritaria de la ciudadanía. Lo que sí ha provocado una importante sacudida electoral allí han sido los atentados yihadistas.

Puigdemont y sus colaboradores han capitalizado la gestión tras los atentados mientras ERC quedaba en un segundo plano

Los catalanes se han sentido muy orgullosos de la actuación de las fuerzas policiales, de todas ellas pero especialmente de los Mossos d'Esquadra, y eso lo han capitalizado Puigdemont y sus colaboradores más cercanos, mientras el líder de ERC, Oriol Junqueras, quedaba muy en segundo plano. Eso ha dado un giro a la tendencia de voto anterior, cuando cualquier iniciativa del procès soberanista la rentabilizaba electoralmente Junqueras aunque procediera del PDeCAT.

Una buena parte de la tremenda caída del PP –que pierde casi millón y medio de votos con respecto a las últimas generales– tiene que ver con la situación actual de incertidumbre sobre Catalunya.

"Había un electorado del PP desmovilizado que se incorpora ahora a Ciudadanos. Ya le había quitado medio millón de votantes al PP, pero ahora la transferencia de votos suma casi 900.000", precisa Jaime Miquel. "En realidad, la caída del PP es de fidelidad de voto: otros 900.000 se quedan en la abstención. Y la mayor parte son los que ven que todo esto es un disparate".

Por tanto, es la dejación de responsabilidad del Gobierno de Rajoy en la gestión política con respecto a Catalunya la que está impulsando el ascenso de Ciudadanos. Y las auténticas perspectivas electorales a medio plazo no se pueden definir hasta que no pasen los días siguientes al 1-0 y lo que Miquel da en llamar "los sucesos de octubre".

"Los sucesos de octubre son de plomo: no se puede ver nada de lo que hay detrás de ellos", advierte Miquel. "Pero después de lo de octubre finaliza una cultura política: la de la no negociación, el no reconocimiento, el no entendimiento. Esos sucesos son ajenos a nuestras normas de convivencia UE (Unión Europea). Absolutamente ajenos".

Así que todas las previsiones demoscópicas pueden cambiar en sólo un mes.