Publicado: 28.05.2015 11:08 |Actualizado: 28.05.2015 11:08

La enésima de Aguirre: ahora su 'Gobierno de concentración' es un "desiderátum imposible"

"Sólo si Podemos renunciara a todas sus propuestas disparatadas entonces sí que se podría llegar incluso a un gobierno municipal de concentración", recula

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3
Comentarios:
La presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía de la ciudad, Esperanza Aguirre, realiza declaraciones a los periodistas a su salida de la sede del PP en Madrid tras la reunión que ha mantenido esta mañana con la cabeza de lista de Ciudadanos al

Esperanza Aguirre, a su salida de la sede del PP en Madrid tras la reunión  con la cabeza de lista de Ciudadanos al Ayuntamiento, Begoña Villacís. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha aclarado este miércoles que el gobierno de concentración al que hizo referencia este miércoles no es más que "un desiderátum imposible" y ha reiterado que su apoyo en la investidura seguiría siendo para el socialista Antonio Miguel Carmona.

Es evidente, en palabras de Aguirre, que si su propuesta del martes era la de iniciar conversaciones para dar la Alcaldía a un representante de una fuerza "que no represente una ruptura con el régimen constitucional", "no tiene el menor sentido que el miércoles propugne un gobierno con la fuerza que sí está por acabar con el régimen actual".

Aguirre ha explicado en su cuenta personal de Facebook que lo que ayer expuso, tras reunirse con la líder municipal de Ciudadanos, Begoña Villacís, y comentar el programa de Podemos, es que cualquier otra opción sería imposible. "Sólo si Podemos renunciara a todas sus propuestas disparatadas entonces sí que se podría llegar incluso a un gobierno municipal de concentración", ha detallado.



"Mis palabras, influidas por la conversación que acababa de tener con Villacís, con la que había comentado el programa de Podemos, significaban un desiderátum imposible", ha especificado la presidenta del PP madrileño.

Esperanza Aguirre ha reiterado que su postura "sigue siendo la misma" que expresó "con nitidez" en la rueda de prensa del martes", en la que dejó "meridianamente clara" su disposición "a no ser un obstáculo para la posible investidura del señor Carmona como alcalde de Madrid".

"Todo el mundo sabe que yo, con mis defectos y mis posibles virtudes, tengo la costumbre de hablar claro. Y ayer no hablé claro, por lo que comprendo que mis declaraciones hayan dado lugar a malentendidos y a confusiones entre los que están de acuerdo con mi propuesta del martes y entre los que están en contra", ha declarado.