Público
Público

ENTREVISTA A ANTÓN SÁNCHEZ, portavoz de ANOVA “Feijóo no tiene voluntad de defender Galicia”

Recién nombrado portavoz de Anova, la pata nacionalista de En Marea fundada por Xosé Manuel Beiras, Antón Sánchez apuesta por encontrar un espacio de entendimiento con el BNG sin alejarse de la estrategia común pactada con Podemos e Izquierda Unida

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Antón Sánchez, Portavoz de Anova./ Manuel Marras.


Hasta que fue elegido diputado autonómico en el año 2012, Antón Sánchez, ingeniero técnico agrónomo, vivía de una pequeña explotación hortofrutícola ecológica en el municipio coruñés de Bergondo. Desde entonces su vida ha cambiado a mucha velocidad, y es un buen ejemplo de esa camada de jóvenes que han tomado la vieja política al asalto y han llenado los parlamentos, las alcaldías y los plenos municipales de una nueva forma de ver las cosas.

Ahora, el peso de la pequeña empresa de Sánchez (Alacant, 1974) lo lleva su compañera, porque él apenas tiene tiempo para dedicarse a otra cosa que no tenga relación con su faceta política. Hace unas semanas fue elegido portavoz nacional de Anova, la pata nacionalista de En Marea, la formación escindida del BNG fundada por Xosé Manuel Beiras, icono del nacionalismo en Galicia. Le toca suceder a una referencia sociopolítica histórica en el país, pero no se arredra. Además, se parece a Beiras, y no sólo en el aspecto físico (por envergadura corporal, la barba, la melena, la mirada...), sino también en el discurso y en la forma de expresarlo: es vehemente, pero reflexivo, suelta exabruptos cuando hace falta pero los razona y justifica acto seguido. Y aunque asegura que tiene muy claro que Beiras es insustituible, quizá no sé de cuenta de que en ese reconocimiento está implícito el primer paso para desmontar esa premisa.

La entrevista se realiza en gallego, y al final de la misma, entrevistador y entrevistado se dan cuenta de que no va a ser fácil pasar al castellano algunas expresiones sin que el efecto lost in traslation les haga perder el sentido que Sánchez quiere darles. ”Oiga, ¿y cómo traducimos parvo?”. “¡Uf! ¿Le preguntamos a Feijóo?”

Se lo habrán dicho un montón de veces, pero, ¿cómo se lleva lo de ser el heredero de Beiras?

Pues sí, ya van unas cuantas. Lo único que hago es sustituirlo orgánicamente. Pero es imposible llenar el espacio que él ocupaba. Pero lo que vamos a intentar en estos dos años en los que, en teoría, no habrá procesos electorales, es hacer lo que hasta ahora no se pudo hacer: fortalecer Anova, afianzar el proyecto, asentarlo en el territorio y renovar.

Pero va a ser difícil que en todos esos pasos la sombra de Beiras no esté detrás, que todos le comparen con él.

Yo sería parvo si me comparase con Beiras. En Galicia, Beiras son palabras mayores. Pero cuento con su apoyo y con su colaboración, no le quepa duda de que va a seguir colaborando.

En sus discursos e intervenciones usted recuerda mucho las formas de Beiras, a lo mejor es porque se ha criado en esa generación en la que era el referente del nacionalismo.

No sé si me parezco o no, eso tendrán que decirlo los demás. Cuando me ofrecieron ir en las liasta de Alternativa Galega de Esquerdas (AGE, la coalición que unía Anova con Esquerda Unida-Izquierda Unida y Equo) no lo conocía en persona. Pero es cierto que toda una generación crecimos políticamente con él.

Antón Sánchez, Portavoz de Anova./Manuel Marras.

Cuando le nombraron a usted portavoz de Anova abogó por estrechar lazos con el BNG, de donde usted proviene. ¿Irá por ahí la estrategia de Anova más que por afianzar la alianza con Esquerda Unida y Podemos?

Lo que yo dije fue que aunque Anova y el BNG tenemos estrategias diferentes, tenemos que aspirar a un clima de colaboración. Sería irresponsable que no fuera así. Nosotros apostamos por la unidad popular con aquellos actores de la izquierda no nacionalista que reconozvan el derecho de Galicia a la autodeterminación. El Bloque busca la unidad nacionalista. Nosotros apostamos por la reivindicación de la soberanía de Gailcia.

Pero, ¿se siente usted más próximo al BNG o a sus aliados de En Marea?

Yo soy de una generación que se desarrolló en Galicia en torno a tres fuerzas políticas: PP, PSOE y BNG. Pero las cosas han cambiado, el dibujo ya no es el mismo que entonces. Hay mucha gente de En Marea que no viene del BNG, como hay mucha gente de Anova que no viene del BNG. Lo que tuvo Anova fue que su apuesta fue rompedora: Beiras supo leer muy bien el 15M, cuando la gente empezó a demandar nuevas formas de hacer política, a reclamar unidad, objetivos comunes más allá de posiciones de partida. Es verdad que el Bloque tiene una estrategia distinta a la nuestra, pero los objetivos son muy parecidos. Y lo que no debemos hacer es exagerar artificialmente las diferencias.

Si miro a los principales portavoces de la oposición a Feijóo en el Parlamento gallego, me encuentro algo muy curioso: Anta Pontón, del BNG; usted viene del BNG, el portavoz del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, fue un alto cargo del BNG... El Bloque es la madre de todos ustedes...

Sí, también Luis Villares,  candidato a la presidencia de la Xunta y portavoz autonómico de En Marea. Es cierto. Yo provengo del Bloque y, como digo, me crié en esa cultura. De hecho hay muchas cosas sobre las que me entiendo bien con alguna gente del Bloque. Pero en el espacio de En Marea tengo muy buena relación. Fue un soplo de aire fresco. Quizá ahora, cinco años después, no lo parezca tanto. Pero hace cinco años todo aquel movimiento fue un soplo de aire fresco, un revulsivo que sirvió para unir a mucha gente que no se había desarrollado políticamente en esa cultura del BNG.

Antón Sánchez, Portavoz de Anova./Manuel Marras.

Pero, ¿cómo son las relaciones? ¿Hay tensiones entre las tres patas de En Marea?

Pues no, son muy buenas, en el grupo parlamentario autonómico, además de a nivel personal, las cosas fluyen muy bien. No se nota que este es de Podemos, o este otro de Anova y aquel de IU. El funcionamiento es homogéneo. SI no lo fuera desde hace tiempo, En Marea no se habría consolidado como segunda fuerza política en Galicia.

¿Qué opina del problema surgido con sus compañeros de Podemos, que aún no han gestionado la fórmula para cumplir su promesa de no cobrar del Parlamento gallego más de tres salarios mínimos?

En En Marea firmamos una carta financiera que nosotros cumplimos, pero quiero ser muy respetuoso en ese sentido y no meterme en un asunto interno de Podemos.

En la asamblea en la que a usted le nombraron portavoz hubo bofetadas, literalmente. ¿No le parece impresentable?

Pues sí, es lamentable y no se puede repetir. Y podría decirle que fue un hecho aislado y breve, que en esa asamblea apenas hubo tensiones... Pero es verdad, no podemos dejar que vuelvan a pasar estas cosas. No puede suceder en ninguna organización, pero mucho menos en la nuestra, que pregonamos la cooperación, la solidaridad y el apoyo mutuo frente a la competencia.

Los presupuestos generales del Estado contemplan un caída del 32% de la inversión en Galicia, desde los m´ças de 1.300 millones de euros en el 2016 a poco más de 900 en el 2017.

Es un desastre. Es la enésima demostración de que Feijóo no sólo no tiene peso politico en Madrid, sino de que ni siquiera tiene voluntad política de defender a este país. Puedes perder batallas, pero lo que no puedes hacer es no presentarlas.

¿Usted cree que es que Feijóo ha perdido peso político, o más bien que Rajoy ha aprovechado que, dado que el PP arrasó en las autonómicas, se podía permitir semejante hachazo presupuestario?

Mire, cualquier explicación hay que buscarla en clave interna del PP. Pero es que el presidente de la Xunta tiene que estar por encima de todo eso. Y no lo está. Ya le digo que este es el enésimo ejemplo: la reforma energética del ex ministro Soria perjudicó a Galicia; la AP-9 (la autovía que une el note y el sur de la Galicia costera) sigue en manos privadas después de que la concesión haya expirado; el sistema de financiación local sigue paralizado... Eso sí, si hay que levantar la voz contra el proceso soberanista en Cataluña, entonces Feijóo sí abre la boca. Es un fracaso más. No puedo darle ninguna explicación, sólo sé que Feijóo tiene una actitud completamente pasiva.

Antón Sánchez, Portavoz de Anova./Manuel Marras.

Pero no todo lo habrá hecho mal, los gallegos le han dado mayoría absoluta. ¿No es capaz de decirme ni un sólo proyecto o idea de Feijóo que le parezca bien?

Déjeme pensarlo... A ver. Hay un pacto sobre políticas de igualdad de género que es positivo. Veremos si se cumple, pero es verdad que hay cierta sensibilidad.

¿Cómo cree que pueden afectar a Galicia las primarias del PSOE? 

En serio, yo creo que cualquier resultado es indiferente. Es verdad que hay diferencias entre los discursos de Díaz y de Sánchez, pero la verdad es que ninguno de los dos tiene voluntad ni capacidad para desmontar las bases socioeconómicas de este régimen político. Sánchez fue decapitado, vale, pero no creo que tenga intención alguna de hacer, promover o apoyar políticas contrarias al neoliberalismo. Y Díaz menos, las aplica directamente en Andalucía. Lo que está pasando en el PSOE es el reflejo de que no hay un proyecto político que sea capaz de responder a las demandas de una militancia y un electorado de izquierdas. El discurso, la historia del partido... Quizá digan eso, pero se quedan en lo retórico. En la acción política, el PSOE es incapaz de plantear, y mucho menos de llevar a cabo, estrategias económicas distintas a las del PP.