Público
Público

ENTREVISTA José Luis Ábalos: "Haremos una crítica fuerte, una oposición intensa y no descartamos nada dentro de esta estrategia"

El portavoz del grupo parlamentario del PSOE en el Congreso, figura clave en el equipo de Pedro Sánchez, invita al líder del Partido Socialista del País Valencià (PSPV), Ximo Puig, a "interpretar las nuevas corrientes", a entender que lo que ha pasado en el partido "no ha sido un hecho excepcional", y a tener en cuenta "que las cosas ya no son como antes".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Luis Ábalos, en su casa

José Luis Ábalos, (Torrent. València, 1959) es el nuevo portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados. Ábalos nos recibe en su casa recién llegado de Madrid. Se disculpa por su retraso y por las interrupciones de un teléfono que no para de sonar. Su apuesta por Pedro Sánchez en las horas más difíciles y su defensa del "no es no" a Rajoy le han valido la confianza del nuevo secretario general del PSOE. Este profesor de primaria curtido en política desde hace décadas, está llamado a ocupar un puesto relevante como la secretaria de organización. Ábalos desconecta del móvil y entra de lleno a repasar la actualidad sobre el próximo Congreso del PSOE, sobra la moción al Gobierno del PP, sobre la situación del PSPV y del proceso en Cataluña.

No queda nada para el congreso del PSOE, hace unos meses se hablaba de coser al partido, pero ¿cómo van a integrar a los diferentes sectores de la militancia? ¿Hay un acuerdo con Patxi López?

La dirección que plantea el secretario general es el reflejo del equipo con el que ha trabajado y que además tiene claramente asumidas las directrices del programa estratégico que dio a conocer. Basada en la confianza, en la capacidad, eso sí, combinado con algunos elementos de integración, consideramdo la pluralidad de partido.

Esperemos que sea un congreso de unidad, en torno a lo que la militancia ha dispuesto y que marque algunas pautas o elementos esenciales que han caracterizado la propuesta política de Pedro Sánchez. Es verdad que puede ser que no agotemos el debate pendiente y quede para otros eventos para el futuro que determine el congreso.

El debate ya no es sobre la unidad. La primera cuestión es la cohesión en torno a un proyecto, otros aspectos son las reglas del juego y la lealtad... No podemos defraudar las grandes expectativas puestas sobre la candidatura de Pedro Sánchez dentro del partido y entre el electorado tradicional y potencial del partido socialista.

¿Existe el temor a que Susana Díaz no tire la toalla? ¿o a que no lo hagan sus partidarios?

Hemos pasado por un proceso de primarias, que se caracteriza por la capacidad para elegir y para ser elegido. Son las dos cosas, y cuando se puede elegir tiene que haber opciones. No creo que haya que penalizar ni extraer consecuencias del derecho a optar. El proceso ya ha concluido. Ahora hay otro escenario y si caben otros posicionamientos, lo serán en función de otros escenarios, pero aquel está superado.

La vieja guardia, con Felipe González, Rubalcaba e incluso Zapatero, se puso en contra de Pedro Sánchez y de lo que representa. ¿Cómo va a gestionar el PSOE la relación con la vieja guardia?

Por nuestra parte con el respeto a esas personas que han dirigido este partido y algunos de ellos han contribuido a la transformación social y política de este país.

La característica más importante del partido socialista, su aportación más importante a este país, ha sido la modernización del mismo. Este es un partido que siempre ha contribuido a la modernización del país y esto lo rentabilizan los que han tenido un papel en el partido... tenemos que tener siempre presente ese reconocimiento y estos referentes deben sentirse parte de ese patrimonio nuestro y por tanto deben tener una visión más acogedora de la pluralidad del partido.

Hay momentos en los que uno tiene que recuperar estos referentes, ¿no?, pero ellos también tienen que ser conscientes del papel que deben desempeñar.

¿Al final van a apoyar la moción de censura de Podemos?

Yo he hecho alguna reflexión... pero es cierto que la decisión la tiene que tomar el Secretario General y la tomará antes de la moción. Oficialmente no está tomada y ésta la va a manifestar el Secretario General,  que es a quien le compete tomar esta decisión.

¿Puede haber alguna sorpresa?

No creo, pero en todo caso hay que reservar la decisión, no especular tanto sobre ella, que ha sido inevitable por otro lado, porque ha sido siempre la inquietud... pero vamos a dejar que sea el Secretario General, que es a quién le corresponde, que la manifieste de modo formal.

El respaldo de la militancia a Pedro Sánchez exige una reacción. Olvidemos ahora la moción de Podemos... ¿Planteará el PSOE la suya en esta legislatura?

Nos planteamos hacer una crítica fuerte y una oposición intensa sobre la obra del Gobierno de Mariano Rajoy. Ahora bien, no descartamos nada dentro de esta estrategia.

Lo que sí es cierto es que tampoco queremos frustrar. Creo que hemos acumulado ya varias frustraciones de un modo u otro, entorno a intentar llevar a efecto el cambio político en nuestro país... desde la investidura fracasada, la reiteración de las elecciones... nuestro propio proceso interno..., traumático de cambio de posición política..., ahora esta moción..., en un momento en el que el partido socialista estaba inmerso..., no ya en un debate, sino digamos en una disputa por el liderazgo, no era el momento más adecuado para nosotros, pero también creo que para la oposición, porque no se puede ignorar al principal partido de la oposición si desde luego uno quiere sumar, sumar apoyos para ... ya no ganar la moción, pero sí, para manifestar una buena posición política, que al menos apoye esa moción de censura.

¿No era el momento?

Yo creo que no era el momento objetivamente. Entiendo que alguien que quiere no solo censurar, sino ser alternativa, debe contar con el resto de formaciones.

El proceso de investidura de Pedro Sánchez fue tremendamente intenso y esforzado a la hora de conseguir incrementar los apoyos. Yo recuerdo incluso que llegamos a hacer propuestas especificas para cada uno de los territorios, incluso para las confluencias de Podemos, lanzamos diversas propuestas programáticas... A nosotros todavía no nos ha llegado ninguna de quien se presenta como alternativa. Intentamos sumar ... yo esto no lo estoy viendo.

Ha trascendido que su socio en València, Compromís le pidió que la retirara y fue despachado sin mayores contemplaciones. Incluso he escuchado y he leído declaraciones de Pablo Iglesias justificando tal petición sobre la base de que en Compromís hay una formación política conservadora dentro. Es una forma de despachar la cuestión que no parece que alguien esté sumando, ¿no?

Entonces, ¿cuál es el propósito de verdad? Yo creo que generar la expectativa de que esa moción puede implicar que Rajoy deje de ser presidente..., ¡Hombre, seamos serios! Es evidente que no hay ninguna posibilidad, aunque nosotros nos sumáramos, no hay que generar falsas expectativas porque al final lo que generamos es frustración, incapacidad para generar el cambio político. Lo que tenemos que hacer es lo contrario: generar condiciones para estimular el cambio político.

El PSC ha sido especialmente maltratado durante este último año, ¿cómo ha de ser la relación con el PSOE?

El PSC es el PSOE en Catalunya. No es un hermano molesto, tampoco es un socio.

Pues la propia entre dos organizaciones que son independientes pero que comparten un mismo proyecto y además tienen la voluntad de seguir compartiéndolo.


El PSC es el PSOE en Catalunya, eso hay que tenerlo claro, no es un hermano molesto, tampoco es un socio. Es la organización de los socialistas en Catalunya dese la singularidad como organización jurídica propia, pero también como la representación de los socialistas en un territorio singular.

El apoyo personal a Pedro Sánchez en un momento en el que todos le daban como caballo perdedor, supone una oportunidad para los que le han apoyado, ¿es el momento de que el poder valenciano, que ahora ha aflorado dentro del partido, tenga representación con la secretaría de organización? ¿Cómo se ve de secretario de organización?

Bueno vamos a esperar... (se ríe), no sea que de tanto hablarlo termine no siendo así.

Yo lo he dicho muchas veces... confío en el Secretario General, creo ser de su confianza, ahora mismo me ha confiado esta responsabilidad, no sé si es más o menos importante, pero sí que sé que es muy importante. Es la portavocía del Grupo Parlamentario Socialista y hasta ahora creo que no había habido ningún portavoz valenciano.

Modestamente, esa presencia está ahí y en la próxima ejecutiva va a haber varios miembros de la federación valenciana. Va a haber más que en la anterior. No será una sorpresa, serán personas que se han visualizado con su actividad pública y notoria defendiendo la candidatura de Pedro Sánchez.

Y el equipo con el que trabaja Sánchez para la nueva dirección... ¿hay banquillo en el PSOE?

Sin duda, va a ser una apuesta intergeneracional. Es lo lógico, lo razonable y lo conveniente. Que se aporte experiencia, impulso, conocimiento, creatividad... todo lo que las generaciones puedan aportar en ese sentido. Hay muchas personas que gozan de un respeto en nuestra organización, pero algunas de las que también han trabajado mucho en el proyecto, por razones personales, no estarán.

¿Ese respaldo de la militancia a Pedro Sánchez en Valencia debe plasmarse en el proceso del PSPV?

Claro, ese proceso que hemos vivido es el que debe culminar hasta el final. La expresión libre y decidida de la militancia es la que tiene que mantenerse hasta la última asamblea local.  Ha de ser el mismo proceso.

Usted ha salido fortalecido tras las primarias, ¿cómo debe plasmarse en la federación valenciana? ¿Qué va a pasar con Ximo Puig?

En principio vamos a ver qué proyecto plantea.

Él tiene que considerar que lo que ha pasado no ha sido un hecho excepcional o una cuestión referida a un hecho concreto. Debe interpretar las corrientes de fondo que hay en la sociedad y por deriva en nuestra propia organización. Estas corrientes hay que tenerlas muy en cuenta.

"Él [Ximo Puig] ha de considerar que lo que ha pasado [en el PSOE] no ha sido un hecho excepcional"

Las cosas ya no son como antes. Ahora ya no basta con llegar a acuerdos con referentes, con grupos internos. Es insuficiente por no decir incluso contraproducente. Hay que ir hacia procesos más abiertos, mas compartidos y tener más en cuenta la expresión de la militancia.

Por tanto, a la hora de plantear un proyecto, debe ir acompañado de una apuesta por un liderazgo, hay que integrar estos elementos... pero hay que saber que un proceso de concurrencia, como son unas primarias, siempre permite otras apuestas. Eso es lo normal. Hay que convivir.

Todo el proceso democrático del que nos hemos nutrido en la organización... la militancia apuesta por eso y la sociedad, además, lo valora.

Desde esa militancia en València, que ha apoyado a Sánchez, ¿van a presentar un candidato a secretario general del PSPV?

Van... parece como si fuera un sector o corriente... Yo no voy a propiciar nada, ahora, tampoco voy a aplacar nada. Es el momento de la concurrencia, de la participación, de la democracia, eso no es malo para el partido,

Cuando planteamos esos procesos es porque creemos que es bueno para el partido y para el país. Condicionar esos procesos, viciarlos, cegarlos... eso es lo que es malo.

En Catalunya hay una mayoría que quiere poder participar en un referéndum y que quiere que se reconozca su soberanía como pueblo ¿Cómo va a trabajar el PSOE en este nuevo marco?

En el marco siempre del respeto al derecho. Es fundamental. El Estado de derecho crea la fórmula de convivencia. Hay que aceptar las reglas del juego y atenerse a los principios de seguridad jurídica. No cabe ninguna iniciativa contraria el Estado de derecho.

La ley se puede cambiar, claro que sí, pero también por los propios procesos que establece este marco. Nos parece que plantear un desafío al margen de la ley sea acertado.

"Creemos que la soberanía es del pueblo español en su conjunto"

Creemos que la soberanía es del pueblo español en su conjunto. No caben decisiones de una parte de la soberanía, pero es verdad que hemos llegado a una situación muy polarizada, fruto de una mala praxis política, en algunos casos por intereses electorales.... Un nacionalismo español y un independentismo catalán muy preocupados por sus objetivos electorales.

Creo que ha habido un fracaso de la política en el sentido de la negociación y del acuerdo. Insisto. Lo que me parece importante como ciudadano... y como valenciano, y se me haría muy duro, se me haría insoportable y me niego a ello, tener que elegir entre mi condición de español o mi condición de valenciano.

Formo parte de un proyecto histórico que se llama España y somos más importantes inmersos en ese proyecto. Tenemos que ir a entidades más acogedoras y menos desintegradoras.