Público
Público

Entrevista a Juan Antonio Delgado "El PP no acepta equiparar los salarios de las Fuerzas de Seguridad ni siquiera en 3 años"

Juan Antonio Delgado, guardia civil desde hace 25 años y ahora diputado en el Congreso, denuncia la maniobra del Gobierno para apropiarse –sin aplicarla– de la iniciativa de Unidos Podemos para equiparar salarialmente a guardias civiles y policías nacionales con los agentes autonómicos. El PP se autoenmendó precipitadamente para incluirla en una propuesta no de ley de apoyo genérico, pero se negó a concretar que esa equiparación debería hacerse en un plazo concreto, como reclama UP.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Juan Antonio Delgado, en la tribuna del Congreso, muestra una imagen de denuncia del pacto entre PP y PSOE en 2011 para negar a los guardias civiles el derecho de manifestación.

Como guardia civil, pasó 22 años en labores de patrulla y en ese tiempo sufrió 18 expedientes disciplinarios por defender los derechos laborales y sindicales de sus compañeros. Hoy, Juan Antonio Delgado continúa ejerciendo esa labor desde el Congreso de los Diputados, como parlamentario de Unidos Podemos (UP), y ha presentado numerosas propuestas de ley en ese sentido, todas ellas rechazadas por la pinza de PP y Ciudadanos, a menudo con ayuda del PSOE.

Pero la última confrontación con el partido del Gobierno ha sido todavía más sangrante, porque el PP no sólo se ha apropiado de una de las más importantes iniciativas parlamentarias de Delgado –la de equiparación salarial de policías nacionales y guardias civiles con los policías autonómicos–, sino que también ha logrado acusar a Unidos Podemos de votar en contra... cuando la realidad es que la autoenmienda de última hora del Partido Popular no tendrá efecto ninguno a medio plazo en las condiciones salariales de las Fuerzas de Seguridad.

¿Qué es lo que había propuesto el PP y qué propuso después UP?

El PP había presentado un auténtico brindis al sol proclamando que el Congreso da "apoyo y respaldo a la Policía Nacional y a la Guardia Civil en su misión constitucional" y rechaza "las conductas de acoso a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado". Por supuesto, pero en esa proposición no de ley (PNL) no se mencionaba en absoluto ninguna de las demandas más importantes de los guardias civiles y policías nacionales, así que presenté en nombre de mi grupo parlamentario una enmienda de sustitución con los siguientes puntos:

A.- Readmisión inmediata, en un máximo de tres meses, de los guardias civiles perseguidos, represaliados, encarcelados y expulsados por solicitar y luchar por el derecho de asociación amparado en la Constitución Española.

B.-Llevar a cabo la equiparación salarial de los policías y guardias civiles con policías autonómicos, en un máximo de 3 años.

C.- Que se reconozca el derecho de sindicación a los miembros de la Guardia Civil, en atención al Artículo 28.1 de la Constitución Española.

¿Cuál fue la reacción del Partido Popular?

Sólo tres cuartos de hora más tarde, Rafael Hernando presentaba un "enmienda de modificación" de su propia PNL, agregando un último punto –ni siquiera numerado, sino con un asterisco, como si fuese una postdata que se les había olvidado– que "insta al Gobierno a incorporar en las próximas leyes de Presupuestos Generales del Estado, a partir del próximo año 2018, las partidas necesarias para resolver progresivamente los desequilibrios retributivos que puedan existir entre los diversos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y, a su vez, dentro del marco legal presupuestario, para acercarlos a los de otros cuerpos policiales".

La brecha salarial entre guardias civiles o policías nacionales y autonómicos oscila entre 700 y 800€/mes

Es decir, mucha palabrería pero ningún compromiso concreto, ni en los plazos a cumplir "progresivamente" ni siquiera a que realmente se lleguen a equiparar los salarios, ya que sólo hablan de "acercarlos" a los de los cuerpos policiales autonómicos", con los que hay brechas de entre 700 y 900 euros mensuales, y siempre apostillando "dentro del marco legal presupuestario". O sea, que si no les cuadran las cuentas, tampoco lo harán.

¿O sea que Unidos Podemos se opuso a esa modificación?

Claro. No sólo pretendían fingir que apoyaban la equiparación, cuando se han negado siempre a aprobarla en las leyes de presupuestos –que es donde se debe hacer para que surta efecto–, sino que así volvían a aplazar el tema sine die, metiéndolo de coletilla sin valor en un brindis al sol que en realidad pretende tranquilizar las protestas que se han levantado a raíz de la mala situación que padecen los guardias civiles movilizados en Catalunya. Tranquilizar, sin atender a las justas demandas que llevamos ya 26 años reclamando.

"Cuando se vota la Ley de Presupuestos, y ahora que es una PNL no vinculante, dicen que lo apoyan"

Porque hay que dejar muy claro que esto es sólo una PNL, que no es vinculante, y que la equiparación sólo puede venir de la mano de los Presupuestos, que es una ley. O sea, cuando se vota la Ley de Presupuestos del Estado, votan en contra. Y ahora que está en una PNL que saben que no supone nada, pues se ponen de acuerdo. Y cuando yo exijo que al menos introduzcan la enmienda del plazo de tres años, me dicen que no. ¿Cómo puedo aceptar ese brindis al sol?

¿Así que esta iniciativa precipitada del PP se produce a causa de la presencia de policías nacionales y guardias civiles en Catalunya?

Exactamente. Si no existiera esa situación, el PP no habría ido adelante con esa modificación de pacotilla a su enmienda. Encima, la justifica como una simple "mejora técnica", cuando su original lo único que pretendía era subrayar que las Fuerzas de Seguridad deben "utilizar sus facultades con determinación y firmeza" en defensa "del Estado de derecho y de la soberanía del pueblo español". Para nada pretendían abordar las demandas laborales ni de derechos constitucionales de los guardias civiles y policías nacionales.

Durante la crisis, el PP ha hecho que policías y guardias civiles perdiesen un 20% de su poder adquisitivo

Así que esto no ha sido más que una treta para frenar las protestas de la tropa. Sólo hay que ir a la hemeroteca para ver que eso es lo que ha hecho siempre el PP. Durante la crisis, los guardias civiles y policiales nacionales han perdido un 20% de poder adquisitivo. El Gobierno del PP no sólo no ha subido, sino que ha bajado sus sueldos: los rebajó en un 5%, hace años que tienen los salarios congelados, les han quitado las pagas extras... Así que no se trata sólo de equiparar, porque hay que devolverles también lo que les han quitado. Con el PP, hemos ido para atrás. Igual que en derechos, puesto que en el 2015 el Gobierno modificó el Código Penal Militar para endurecer su aplicación a los guardias civiles.

Pero ahora, justo en los dos días en que se están celebrando elecciones al Consejo de la Guardia Civil, escogiendo a los representantes de las asociaciones profesionales del cuerpo, es cuando el PP hace esta maniobra política, falsa y precipitada, para influir en el voto. Es, francamente, sucio.