Publicado: 19.09.2016 22:15 |Actualizado: 20.09.2016 07:00

XOAQUÍN FERNÁNDEZ LEICEAGA, CANDIDATO DEL PSDEG A LA XUNTA

"¿El futuro de Sánchez? Nos jugamos Galicia, es lo único que me preocupa"

El candidato socialista a la Xunta de Galicia se distancia del debate sobre las consecuencias que pueden tener los resultados del 25-S en el seno del PSOE

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
El candidato del PSdeG a la Xunta de Galicia, Xoaquín Fernández Leiceaga. / KIKO DELGADO (EFE)

El candidato del PSdeG a la Xunta de Galicia, Xoaquín Fernández Leiceaga. / KIKO DELGADO (EFE)

A CORUÑA.- Xoaquín Fernández Leiceaga nació en 1961 en Noia (A Coruña). El 6 de enero, día de Reyes. Y atiende al periodista desde el coche mientras se dirige a dar un mitin en su pueblo natal, donde fue teniente de alcalde en los inicios de su carrera política, ligada al Bloque Nacionalista Galego. Abandonó esa formación en el 2002, al poco de ser nombrado su secretario de Finanzas (es doctor en Economía y profesor titular de Economía aplicada), y desde entonces milita en el PSdeG.

A Leiceaga las bases le regalaron la posibilidad de ser presidente de la Xunta, eligiéndolo candidato frente al preferido del aparato del partido. Pero como les sucede a los niños que nacen el 6 de enero, el obsequio de las bases fue casi el único que recibió. El PSdeG arrastra aún la imputación de su ex secretario general por diez delitos; se tronzó a vaivenes en la confección de las listas para las autonómicas; y, por si fuera poco, su cabeza de cartel se encuentra con un complicado panorama en Madrid, con las viejas glorias presionando para que se deje gobernar España al partido contra el que él tiene que batirse en Galicia.

Después de las primarias, ¿esperaba encontrarse todas estas complicaciones? Da la impresión de que es usted el candidato que más difícil lo tiene para exponer su programa sin que la situación política de su partido le solape el discurso.

Si le digo la verdad, de las primarias prácticamente ni me acuerdo. Ahora estamos en campaña electoral y la campaña tiene sus reglas. Y en mi partido hay un comité electoral que es el que decide.

¿Y cree que la estrategia ha sido la correcta? Las últimas encuestas les dejan por primera vez como tercera fuerza, a varios escaños de En Marea.

Las encuestas hay que mirarlas con cierta distancia, sobre todo después de los sucesivos patinazos que hemos visto. Pero es verdad que en la situación en la que estamos sólo encaja el mensaje político, y no el programático. Y ya que lo dice, yo no he visto que En Marea tenga un programa real.

Hablando del mensaje político, ¿no tiene la sensación de que el futuro del PSOE pasa por sus manos? No digo que esté en sus manos, pero un buen o mal resultado suyo en Galicia influirá en lo que pase en Madrid.

De verdad que no veo más allá del 25 de septiembre. Nosotros jugamos en Galicia, nos estamos jugando Galicia. Y eso es lo único que me preocupa.

Pero, ¿cómo le sentaría que un compañero le advirtiera de que si pacta con En Marea, donde está Podemos, dejaría el partido, como acaba de hacer el expresidente extremeño Rodríguez Ibarra?

A partir del 25 de septiembre nadie va a cuestionar que si hay una mayoría liderada por el PSOE, haremos que las cosas funcionen para poner en marcha un cambio político. Aquí el PSOE ya ha gobernado en coalición: el Gobierno tripartito de Fernando González Laxe [1987-1990, con Coalición Galega y el Partido Nacionalista Galego], el bipartito de Emilio Pérez Touriño [2005-2009, con el BNG], en las diputaciones, en muchos ayuntamientos...



Ya, pero ¿cómo le explicaría a alguien de fuera de Galicia que aquí se puede pactar con En Marea y los nacionalistas, y para gobernar España, no?

Es que yo no tengo ningún interés en explicarle nada a nadie de fuera de Galicia.

Déjeme plantearle la pregunta al revés: ¿cómo explicarle a los gallegos que en Madrid no se puede pactar con Podemos ni con partidos nacionalistas y aquí sí?

¿Pero es que está diciéndome usted que hay partidos nacionalistas en Madrid?

Claro, y con representación parlamentaria: Esquerra Republicana de Catalunya, Convergencia, el PNV...

Vamos a ver, no agitemos fantasmas que no existen. Esos son partidos que plantean la independencia, y ese es un debate que en Galicia no se da. Hablemos de cómo mejorar la sanidad, la educación, los problemas sociales. De cómo poner de acuerdo a las fuerzas de izquierda para sacar adelante el país.

Disculpe que insista, pero es que esta entrevista es para un periódico español, a cuyos lectores puede interesarles que les aclaren este asunto. Poner de acuerdo al PSdeG con las fuerzas de izquierda significa contar con el BNG, que va en las listas al Parlamento Europeo en coalición con ERC, y que antes lo hizo con el PNV y CiU.

Mire, en Galicia no existe ese debate, ni se plantea de ningún modo la cuestión de la independencia. Y, evidentemente, el PSdeG no pactaría nunca con una formación que plantease lo que plantean esos partidos .

Leiceaga y Sánchez se abrazaban durante el mitin del concello coruñés de Cerceda. EFE/Cabalar

Xoaquín Fernández Leiceaga y Pedro Sánchez se abrazan durante un mitin en Cerceda. / CABALAR (EFE)

¿Por qué cree que el PP sigue teniendo tanto apoyo en Galicia, a pesar de que el diagnóstico de sus rivales, incluido el suyo, es tan duro? ¿Por qué las encuestas le siguen dando a Feijóo tanta diferencia con respecto al siguiente?

El Partido Popular tiene un gran apoyo en Galicia, eso es innegable. En los últimos cuatro procesos electorales se ha movido entre el 41% y el 46%, y las encuestas le dan ahora entre un 42% y un 43%; es decir, en los niveles más bajos de esa horquilla. Es cuestionable que se pueda gobernar con mayoría absoluta con un 42% de los votos. Y, además, el sistema electoral da sobrerrepresentación al PP en algunas provincias donde es muy fuerte, frente a las más pobladas y urbanas donde tiene menos apoyos. Eso también cuenta.

Ya que cita las encuestas, da la impresión de que la estrategia de atacar a Feijóo con más intensidad que al resto de partidos mueve votos entre ustedes, el BNG y En Marea, pero no se los roba al PP.

Nosotros queremos recuperar el voto socialista que en otros procesos electorales eligió otras opciones. Pero para poder recuperar ese voto tenemos que ser muy firmes contra el PP.

En el único debate a cuatro que admitió Feijóo, usted estuvo muy hábil desmontando el argumentario económico del presidente de la Xunta. Se lo pregunto como economista, ¿cuál es a su juicio la peor decisión que tomó Feijóo en esa materia?

¿La peor medida? La que no tomó: defender a los sectores productivos sobre los que tenía que asentarse la recuperación: la industria, el campo, el mar. Miró para otro lado, como por ejemplo en la crisis del sector lácteo.

Explíqueme el plan que tiene para sus primeros días en la Xunta si es elegido presidente.

Tenemos un plan de choque para recuperar los servicios públicos al nivel que tenían hace ocho años, contratando a 1.500 profesionales sanitarios y a 2.500 profesores en cuatro años. También un plan contra la pobreza infantil, porque en Galicia hay 40.000 familias en situación de pobreza; y otro económico para rescatar a los parados jóvenes y de larga duración, y para adoptar las medidas necesarias para que aquellos autónomos que estén al final de su vida profesional puedan traspasar su negocio a otros autónomos.