Público
Público

Entrevista a Martiño Noriega Alcalde de Santiago: "El PP está siendo equidistante entre la familia Franco y las víctimas del franquismo"

Los aliados de En Marea en la capital gallega reclaman al Estado que obligue a los herederos del dictador a devolver dos estatuas medievales del Pórtico de la Gloria.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 8
Comentarios:

Martiño Noriega, alcalde de Santiago con Compostela Aberta, la formación aliada de En Marea en la capital gallega.

En el Ayuntamiento de Santiago no hay documento alguno que justifique que dos estatuas de la catedral que figuran como propiedad de la familia Franco no fueran robadas por el dictador. Así lo asegura el alcalde, Martiño Noriega, de Compostela Aberta, la formación aliada de En Marea en la capital gallega.

Las dos imágenes, labradas en piedra entre los siglos XII y XIII en el taller del arquitecto del Pórtico de la Gloria, el maestro Mateo, desaparecieron durante unas reformas en el siglo XVI y reaparecieron a finales del XVIII en el palacete de una familia de aristócratas, cuyos herederos se las vendieron en 1948 al Ayuntamiento por 60.000 pesetas. Sin que nadie sepa cómo, ahora son propiedad de los herederos de Franco, que aseguran que el consistorio se las regaló en su día a su antecesor. Desde el pasado julio y hasta el próximo febrero las imágenes se exponen en el Museo de la Catedral de Santiago, lo que ha motivado diversas iniciativas para obligarles a devolverlas.  

Noriega afirma que el Gobierno municipal lleva tiempo preparando esa batalla política y jurídica. Aunque lamenta que la Xunta y el PP, como en el caso del Pazo de Meirás, se limiten a hacer declaraciones grandilocuentes y no a tomar medidas eficaces para evitar que los Franco sigan disfrutando de bienes expoliados al patrimonio público y a las familias de los represaliados por la dictadura.

¿De qué manera se puede obligar a los herederos de Franco a que devuelvan las piezas?

Nosotros estamos actuando por dos vías. Una, política, con la moción para que el pleno exija su devolución. Otra, jurídica. Y para desarrollar esas acciones jurídicas necesitamos pruebas documentales. Pero en el Ayuntamiento no hay constancia documental porque toda la documentación municipal anterior a 1960 está en el archivo de la Universidad de Santiago. Y es lo que llevamos tiempo investigando. Además, si los hubiera, nos gustaría poder llevar al pleno esos documentos para apoyar la moción. 

¿Han encontrado algo hasta ahora?

No hay mociones del plenario ni acuerdos de la junta de Gobierno. Y si no hay documentación ni texto legal que lo refrende, entonces estamos ante una cesión ilegal, ante una apropiación irregular. La familia Franco sólo se podría escudar en la prescripción del delito, aunque eso no impediría que las instituciones se pusieran en marcha para reclamar la devolución de las piezas. Entre otras cosas, en la venta de 1948 figura una cláusula en la que el Ayuntamiento se comprometía a pagar 400.000 pesetas [2.400 euros] al conde de Ximonde si las estatuas salían de la ciudad. Y esa cláusula no se ejecutó. 

¿La familia ha ofrecido explicaciones o documentos que justifiquen que se trata de un regalo y no de un robo?

No, que yo sepa no han mostrado nada de nada. 

¿No tienen ninguna idea de cómo se hizo el matrimonio Franco con las imágenes?

Hay dos teorías. Una, que se las llevaron en 1961. Meses antes de que aparecieran ese año en una exposición en el Museo del Prado, Franco hizo una visita oficial al Ayuntamiento y las estatuas estaban en la sede, en el Pazo de Raxoi. La otra es que una delegación municipal que visitó al dictador en el Pazo de Meirás, se las llevó allí [las esculturas estuvieron varios años en la residencia estival del dictador]. 

¿Cuál de las dos le convence más?

Cualquiera. Las dos son factibles. Sospecho que durante el franquismo hubo muchas más apropiaciones de ese tipo, no sólo por parte de los Franco sino de familias poderosas o afines al Régimen. 

¿Sabe de algún caso concreto?

No tengo la certeza, pero sí la sospecha de que el expolio fue mucho mayor, claro. Es lo que estamos investigando. 

¿Dónde deberían reponerse las estatuas? ¿En la catedral? ¿En el Pazo de Meirás, accesible al público? ¿En el Museo de la Catedral?

En la catedral no tiene mucho sentido, porque el pórtico de la Gloria fue remozado y su diseño varió. El Museo sería tal vez el lugar más adecuado. 

El mismo día en que ustedes presentaban la moción, el Bloque Nacionalista Galego organizó un acto frente al Museo y el diputado Miguel Anxo Fernán Vello, de En Marea, presentó una pregunta en el Congreso sobre el asunto. ¿Actuaron de manera organizada o cada uno por su cuenta?

Nosotros llevamos tiempo estudiando este tema, en silencio y con cuidado porque lo que nos interesa no es el ornamento político, sino que el Ayuntamiento recupere las imágenes. Eso es lo importante. Creo que el asunto ha saltado ahora porque un programa de televisión, se interesó por él. Pero el año pasado Alberto Garzón ya presentó una pregunta en el Congreso. Y la Academia Galega de Belas Artes lleva años trabajando en el asunto, como otras asociaciones. Es más, Xerardo Estévez [alcalde socialista de Santiago entre 1987 y 1998] hizo movimientos en su día para intentar recuperar las estatuas. 

Es decir, que el Ayuntamiento lleva decenios detrás de ellas.

Bueno, el Ayuntamiento y las instituciones autonómicas, porque el tripartito [PSdeG, BNG y Coalición Galega gobernaron la Xunta entre 1988 y 1990] también lo intentó. Y recuerdo que en el año 2000, el entonces consejero de Cultura de Fraga, Jesús Pérez Varela, se comprometió a hacer gestiones tras una pregunta de la diputada Pilar García Negro, del BNG. Pero no hizo nada. 

¿Cree que la Xunta está actuando correctamente ahora?

El PP están manteniendo una postura equidistante entre el franquismo y las víctimas del franquismo. Está haciendo escapismo, como Houdini. Ayer leí el texto de una entrevista a Alberto Núñez Feijóo cuyo titular era una frase en la que decía que no se podía expropiar el Pazo de Meirás porque hacerlo sería utilizar prácticas franquistas. ¿Prácticas franquistas? Está insultando a la inteligencia. Se hacen grandes declaraciones, pero se ve que el subconsciente falla. 

Compostela Aberta ha presentado en solitario la moción, me imagino que el BNG y el PSOE la apoyarán. ¿Cree que el PP votará a favor?

El portavoz del PP, Agustín Hernández, ha pedido a los Franco que devuelvan las estatuas en un gesto de “humildad”. Lo deseable sería que la moción se aprobara con el apoyo de todos los grupos, porque la presión política sería más consistente. No hay nada seguro, pero no me extrañaría que se aprobara por unanimidad.