Público
Público

ENTREVISTA Óscar López: "El PSOE tiene una oportunidad inmensa: en el Gobierno se puede hacer, no solo decir"

El senador y exsecretario de organización del PSOE fue el mejor amigo del actual presidente del Gobierno, amistad que se quebró cuando apoyó a Patxi López en las primarias. Desde entonces, no habla con Sánchez, pero afirma que "es intolerable usar la palabra traición en el PSOE porque un compañero vote a otro en primarias".

Publicidad
Media: 2
Votos: 1

Óscar López, senador y exsecretario de organización del PSOE.

Óscar López (Madrid, 1973) llegó de la mano de José Blanco a Ferraz allá por el año 2000 y conoce todos los rincones de una sede como esta, diseñada para conspirar. Coordinó varias campañas electorales, fue candidato a la presidencia de Castilla y León, llegó a secretario de Organización y estuvo en el ojo del huracán en el polémico Comité Federal del 1 de octubre que provocó la dimisión de Pedro Sánchez. Fue el mejor amigo del actual presidente del Gobierno, amistad que se quebró cuando apoyó a Patxi López en las primarias. Y, desde entonces, no habla con Sánchez. Tras años de frenética actividad, ha visto reducir su ritmo de trabajo, aunque advierte de que por ello no deja de atender sus obligaciones como senador. Esta semana ha presentado un libro en el que analiza con lucidez el cambio político experimentado en España en la última década. Del 15M al Proces (Planeta) es una obra que habla de la irrupción de Podemos y Ciudadanos, el declive electoral del PSOE, la revolución de la información política en las televisiones y del conflicto catalán. Todo un ensayo del inicio siglo XXI que, como dice en el libro, es un siglo que no empieza hasta el 2008, “con la caída de Lehman Brothers y el nacimiento de Facebook”.

Su libro, 'Del 15-M al Procés' relata un cambio vertiginoso del escenario político en España en la última década, ¿para mejor o para peor?

Depende de cómo los gestionemos. Fue imposible lograr una investidura y ha sido posible sacar adelante una moción de censura. Se trata de un escenario donde no debemos caer en el bloqueo que ha sufrido un país como Italia. Tenemos que aprender a gestionar un país que ha pasado de ser un bimotor a ser un cuatrimotor.

La irrupción de dos nuevos partidos como Podemos y Ciudadanos, que usted relata en el libro, ¿viene para quedarse? ¿El bipartidismo ha muerto?

Cada vez es más difícil hacer predicciones. Los nuevos partidos son montañas rusas electorales y dependen demasiado de su líder. Será muy interesante ver con el tiempo a Podemos sin Pablo Iglesias y a Ciudadanos sin Albert Rivera. Cuando toque.

Aunque sin abundar demasiado, el libro relata el hundimiento del PSOE en esta década, cosechando los peores resultados de la etapa democrática. Parafraseando a Vargas Llosa, ¿cuándo se jodió el PSOE?

La crisis financiera internacional de 2008 se llevó por delante a partidos históricos en toda Europa. El PASOK o el PSF son el ejemplo. AL PSOE le pilló gobernando y eso tuvo un coste brutal, pero el PSOE consiguió doblar su particular Cabo de Hornos evitando el sorpasso. Contra todo pronóstico, el PSOE gobierna de nuevo y eso le brinda una oportunidad inmensa porque en el gobierno se puede hacer, mientras que en la oposición sólo se puede decir.

También apunta que el discurso de la socialdemocracia se tiene que imponer, pero lleva años de fracaso en fracaso, ¿dónde radica el problema? ¿Por qué la mayoría de los países europeos dan la espalda a los partidos socialdemócratas?

El libro dedica varios capítulos a responder a esa pregunta. Errores cometidos, la división interna y externa de la izquierda, distracciones ideológicas como la Tercera Vía de Tony Blair o la Gran Coalición alemana, la ausencia de herramientas desde un gobierno nacional… . 

"Las mayorías se definen como socialdemócratas pero dejaron de votar a esos partidos"

Lo cierto es que vivimos en sistemas socialdemócratas donde las mayorías se definen como socialdemócratas y reivindican políticas socialdemócratas, pero dejaron de votar a esos partidos. Desde mi punto de vista, hay un antes y un después de 2008 porque por primera vez la gente dejó de creer que sus hijos vivirían mejor que ellos, que es la gran promesa de la socialdemocracia. Pero todos los partidos quieren ocupar el espacio de los socialdemócratas y nosotros tenemos que defenderlo y no abandonarlo.

No puedo dejar de recordar que usted fue amigo personal del actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. ¿Cómo ha vivido y cómo ha visto su fulgurante llegada a La Moncloa?

Asombrado y verdaderamente ilusionado. Los socialistas lo hemos pasado muy mal desde 2010 y ahora, gracias a Pedro, tenemos una gran oportunidad.

Hay lecturas que dicen que usted traicionó a Sánchez cuando apoyó la candidatura de Patxi López a las primarias, ¿por qué lo hizo?

Es absolutamente intolerable usar esa palabra dentro del PSOE y quien lo hace porque un compañero vota a otro en primarias desconoce la importancia de la democracia interna y no respeta la opinión y la libre elección de los demás. Nunca he traicionado mis ideas y quien me conoce sabe que he sido siempre leal a las personas. Siempre he defendido que el PSOE debía votar "NO" a la investidura de Rajoy y lo hice hasta el último de mis días en el Comité Federal del PSOE o como portavoz del grupo socialista en el Senado, pero entendí que hacía falta un nuevo candidato cuando hasta el propio Pedro estaba dudando de dar el paso de nuevo. Patxi López dio el paso y yo me comprometí con él. Me gusta cumplir mis compromisos. Pero en el PSOE se vota y ganó Pedro. Zapatero, Rubalcaba y Sánchez llegaron tras una votación y en el PSOE se vota para elegir y cuando se elige, todos detrás.

¿Ve a Sánchez con capacidad de afrontar los retos que se avecinan y, sobre todo, el conflicto de Catalunya que usted analiza en el libro?

Absolutamente, pero además cuenta con grandes equipos. Esa es una de las principales fortalezas de un partido como el PSOE frente a los nuevos partidos: equipos, experiencia, trayectoria, visión panorámica… .

Usted que siempre ha tenido buen olfato político, ¿va a aguantar Sánchez en el Gobierno? ¿Puede ser un revulsivo para el PSOE volver al poder en estas circunstancias?

Lo es. Hoy el PSOE tiene una situación infinitamente mejor que hace una semana y son sus rivales quienes tienen que recolocarse en el tablero. Hoy el PSOE puede hacer, no sólo decir. Tiene el foco y tiene la iniciativa. Usted es futbolero como yo, aunque esté equivocado de equipo, y sabe la diferencia entre depender de uno mismo o depender de los demás.

En los últimos tiempos parece que ha perdido protagonismo mediático y está atrincherado en el Senado. ¿Ha pasado a un segundo plano por voluntad propia o por las circunstancias? ¿Quiere seguir en política?

Toda mi vida me ha apasionado la política y lo sigue haciendo. He estado en muchos sitios y no sé en cuantos me queda por estar, pero no tenga duda de que esté dentro, fuera, arriba o abajo…. siempre estaré haciendo política y ayudando al PSOE.