Público
Público

ERC pone en jaque la legislatura de Sánchez

Los republicanos anuncian que no apoyarán ninguna medida del Gobierno, no social, incluída la renovación de RTVE, si no hacen un gesto claro a favor del "diálogo sin límites".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6

El portavoz del grupo parlamentario ERC, Joan Tardá, a su llegada al Congreso. - EFE

ERC no perdona al PSOE su abstención de la semana pasada a la moción parlamentaria republicana, en favor del "diálogo sin límites". Finalmente, la división en el interior del grupo independentista, sobre si apoyar o no al Gobierno en la renovación del ente público, tras la caída de dicha moción, sobre la que informábamos recientemente, se ha decantado por lanzar un órdago al Gobierno desde la tribuna, en el debate del pleno de hoy, anterior a la votación de los candidatos para renovar la cúpula de RTVE. Joan Tardá, su portavoz parlamentario, ha lanzado, desde la tribuna, que o mañana la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en su comparecencia en la Comisión Constitucional, "deja claro que se puede hablar de todo en Catalunya", "lo que guste y lo que no" o ellos tampoco hablarán de aquello que no les guste, en clara alusión a la renovación de RTVE. Tardá ha afirmado, además, que no han intervenido en la negociación ni un poco porque no han querido entrar en lo de dar nombres porque les suena "a pasteleo más que a otra cosa".

Después del pleno, fuentes del partido han añadido a Público que el enfado de ERC va mucho más allá de RTVE. Nos cuentan que piensan seriamente en no apoyar a Pedro Sánchez en nada, aunque eso suponga el fin de la legislatura. Dicen que no van a admitir "volver al 2004", como si no hubiera ocurrido todo lo que ha ocurrido, que se trata de cambiar "el marco de diálogo entre España-Catalunya" y que no han exigido, en ningún momento, "negociación" solo "diálogo". Creen que se tiene que poder "hablar de referéndum" aunque "el Gobierno pueda no aceptarlo" y reconocen que si, en algún momento, alguien de los suyos ha exigido o hablado de "negociación" ha sido "un error". Añaden que la moción, que los socialistas no apoyaron, se redactó con toda la intención, pensando en que "no diera problemas a nadie", al Gobierno tampoco.
Sobre el acercamiento de los presos soberanistas catalanes a Catalunya, que el Gobierno inicia esta semana, dicen que no tiene nada que ver con lo dicho y que no va a influir en lo exigido.