Publicado: 30.11.2016 11:58 |Actualizado: 30.11.2016 12:03

PP, PSOE y C's tumban la iniciativa de Unidos Podemos para llevar el 'TTIP canadiense' ante el Constitucional 

Junto a PNV y la antigua CDC rechazan esta PNL en el Congreso. También planteaba la celebración de un referéndum como condición para ratificar el CETA

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Una pancarta en la que se lee " STOP TTIP CETA" frente a la sede de la UE en Bruselas, Bélgica. / REUTERS

Una pancarta en la que se lee " STOP TTIP CETA" frente a la sede de la UE en Bruselas, Bélgica. / REUTERS

MADRID.- La propuesta de Unidos Podemos de no ratificar el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) de la Unión Europea con Canadá hasta someterlo a la aprobación del Tribunal Constitucional y celebrar un referéndum sólo ha recabado este martes en el Pleno del Congreso el respaldo expreso de Esquerra Republicana (ERC) y EH Bildu.

Así, tanto el PP, PSOE, Ciudadanos (que junto a Unidos Podemos dejaron claras sus posturas sobre el acuerdo en un debate en Público este martes),  como PNV y PDECat se han mostrado contrarios a esta iniciativa, y de hecho la han criticado duramente; desde el "puro filibusterismo" con el que ha despachado la propuesta el portavoz del PNV, Aitor Esteban, al "futuro trasnochado" con el que "sueñan" los autores de esta iniciativa, según Toni Roldán, de Ciudadanos, que ha acusado a Podemos de ser "izquierda viejuna".

Unidos Podemos ha enmendado su proposición no de ley original para incluir el sometimiento de referéndum el acuerdo, y para instar al Gobierno a que justifique en el Congreso por qué no informó sobre el ICS (Sistema de Tribunal de Inversiones) y sobre su aplicación provisional, "como sí hicieron 38 parlamentos". Además, también solicitan que no se aplique provisionalmente el acuerdo y consultar tanto al Tribunal Constitucional como al Tribunal de Justicia de la UE.



El silencio del Gobierno

Angela Ballester, diputada valenciana de Podemos, ha criticado que el Gobierno no ha explicado en ningún momento ni la negociación ni el contenido del tratado en el Congreso. "Frente al clamor en contra de este tratado contra la ciudadanía, Rajoy responde con el silencio", ha dicho.

Ballester: "Frente al clamor en contra de este tratado contra la ciudadanía, Rajoy responde con el silencio"

La diputada ha pedido que nunca vuelva a firmarse un tratado internacional "sin luz ni taquígrafos y ni a espaldas a la gente", y ha advertido de las "imposiciones temerarias a la contratación pública" y de los riesgos del sistema de arbitraje que contempla el acuerdo.

Por parte de Esquerra, Teresa Jordà ha criticado que el CETA "favorece la privatización de los servicios públicos" y supondrá una merma de derechos laborales, mientras que Óskar Matute, de Bildu, ha dicho que el acuerdo, como lo sucedido durante la crisis de los refugiados, revela "la cara del proceso de construcción europea, que prioriza el capital por encima de los derechos humanos".

Por su parte, y en la línea habitual, el PP ha destacado en el debate los "efectos beneficiosos" de los tratados internacionales y ha elogiado la importancia del sector exterior en la economía española. Su diputada Teresa Palmer Tous aseverado "que el tratado no afectará a las normas de la Unión" en derechos humanos, laborales, medioambientales, al consumo, "ni supondrá una injerencia ni en la Sanidad ni en la Educación".

Por parte del PSOE, Soraya Rodríguez, ha recordado que el CETA solo entrará en vigor cuando se ratifique en los parlamentos nacionales de la UE, por lo que, efectivamente, sí que llegará al Congreso, y ha acusado a Podemos de presentar "una treta" para que este no se debata en el Parlamento Europeo.

Roldán, de Ciudadanos, se ha trasladado a los años 30 y a la vez a la reciente victoria de Donald Trump en las presidenciales de EEUU para atacar la iniciativa a debate, y ha dicho que este se libra "entre los que están a favor de las sociedades de desarrollo y progreso y los que están en contra". "Canadá es más europeo que Europa. No hay riesgo de que se incumplan regulaciones laborales. Me temo que el problema no es con Canadá, sino con propios prejuicios al libre comercio y las sociedades abiertas", ha dicho