Publicado: 03.07.2015 23:27 |Actualizado: 03.07.2015 23:27

Errejón: “Cuando aparece la posibilidad de reformar el Estado, se reduce la voluntad de construir otras repúblicas”

El número dos de Podemos defiende en Barcelona que el líder de la candidatura con ICV-EUiA y Procés Constituent para el 27-S sea alguien de la “sociedad civil” y no de partido. Hace un llamamiento a aprovechar el momento actual para avanzar hacia un cambio de hegemonía en España

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 8
Comentarios:
El número dos de Podemos, Íñigo Errejón.-

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón.-

La presentación de su libro Construir pueblo. Hegemonía y radicalización de la democracia marcó el punto y final de la visita de Iñigo Errejón a Barcelona. Tras 48 horas en las que encadenó entrevistas y reuniones con el objetivo de avanzar en la articulación de una candidatura de confluencia para las elecciones catalanas del 27 de septiembre, el número dos de Podemos mostró su vertiente más académica y articuló un discurso destinado a analizar las opciones de construir una nueva hegemonía. Sólo al final del acto, a raíz de las intervenciones del público, Errejón se refirió al motivo fundamental de su paso por la ciudad y afirmó que, junto a ICV-EUiA y a Procés Constitución, su formación no debe buscar una simple confluencia “sino construir herramientas políticas nuevas”. También aprovechó para manifestar que si después de las elecciones generales hay una mayoría alternativa a la del PP en el Congreso se derogará a Ley de seguridad ciudadana -o ley mordaza-, vigente desde esta semana.

El miércoles, Errejón había manifestado en medios catalanes que si la posible Catalunya en Comú -uno de los nombres que se baraja para la candidatura del 27-S- quiere “multiplicar”, el “cabeza de lista debería ser una figura de la sociedad civil y no un representante de un partido”. La posición de Podemos dejaría fuera de la baraja Joan Coscubiela, el candidato propuesto por ICV, y muy probablemente también a Albano Dante Fachín, el ganador de las primarias de Podem. Además, las dos formaciones rechazan la opción de que la monja Teresa Forcades, encabece la lista.



“Hay sectores que son capaces de fabricar las gafas con las que el conjunto ve la situación, lo que facilita que las alternativas queden tapadas”

El libro, que es una conversación entre el responsable de la Secretaría Política de Podemos y la politóloga belga Chantal Mouffe, expone “cómo debe hacerse para pasar de la crisis de la hegemonía actual a la construcción de una nueva economía”, en palabras del presentador del acto, el historiador Xavier Domènech, dirigente de Procés Constituent y desde hace unos días comisionado de Estudios Estratégicos y Programas de Memoria del Ayuntamiento de Barcelona. La presentación, que congregó a unas 80 personas, contaba también con una fila cero en la que había el eurodiputado de ICV Ernest Urtasun, el edil de Barcelona en Comú Raimundo Viejo y el activista y miembro de la Crida per Sabadell Pau Llonch.

Combinar objetivos a corto y a largo plazo

Construir pueblo. Hegemonía y radicalización de la democracia “no va sobre el fenómeno Podemos ni sobre las posibilidades de cambio político en el Estado español, pero sí que está escrito en la ola”, reconoció Errejón, para quién la preocupación del libro es explicar porque “son capaces de gobernar los beneficiados de un orden social determinado, que son minoría”. “Hay sectores que son capaces de fabricar las gafas con las que el conjunto ve la situación, lo que facilita que las alternativas queden tapadas”, añadió el también doctor en Ciencias Políticas. Pero si un término acaparó su intervención, este fue sin duda hegemonía, que definió como la “capacidad de un grupo concreto de tener el liderazgo en una sociedad, de marcar hacia donde caminar y de que sus valores, motivos e intereses sean las metas del conjunto de la sociedad”.

“Un poder sin capacidad de escucha, se repliega y se atrinchera y lo único que le queda es la capacidad de obligar y de asustar”

Con todo, Errejón quiso dejar claro que no se trata de un grupo inmóvil, sino que “los que mandan tienen la capacidad de integrar a algunos de los que obedecen y, por lo tanto, a sus intereses, lo que implica que el régimen está en continuo movimiento”. En su opinión, si actualmente en España existe la opción de vivir un “proceso destituyente” es por la “incapacidad de reformarse de las élites”. “Un poder sin capacidad de escucha, se repliega y se atrinchera y lo único que le queda es la capacidad de obligar y de asustar”, resaltó. Para culminar su reflexión sobre el tema, Errejón añadió que un “colectivo no es sólo hegemónico cuando manda, sino cuando es capaz de construir un tipo de poder que obliga a quién lo quiere desafiar a hacerlo en su terreno y dentro de sus parámetros”.

¿Y como se cambia la hegemonía? Para Errejón no es posible mantener permanentemente movilizada la población y de lo que se trata es de aprovechar la oportunidad actual para conquistar el poder político institucional y, desde allí, “atrincherar las conquistas sociales del momento”, porque luego “vendrá el reflujo y las posiciones conquistadas retroceden”. Pero para que haya un avance significativo, es básico “construir posiciones cotidianas” que permiten un avance hacia una sociedad más igualitaria. “A corto plazo, hay la necesidad de disputar la hegemonía en el terreno que marca el adversario, pero paralelamente hay que ir modificando las condiciones de más largo alcance, para cambiar el marco de enfrentamiento y que sea el tuyo”, expuso Errejón, para el que si ahora exista la oportunidad de un cambio es porque “los que mandan han perdido prestigio y cohesión”.

Se rompe el mito de la España irreformable

Ya en el turno de debate, un Errejón menos académico hizo algunas referencias a la situación política y, estando en Barcelona, también sobre la cuestión nacional catalana. Afirmó que “existe una identificación española”, a la vez que “existen otras identificaciones nacionales, algunas de las cuáles son mayoritarias en su territorio” y que parte de la voluntad de ruptura con el Estado “se ha construido a partir de la idea que España es irreformable y cuando se rompe este mito y aparece la voluntad y la posibilidad de reformar el Estado español, se puede reducir la voluntad de construir otras repúblicas”. O dicho con otras palabras, que las opciones de victoria de Podemos en las elecciones generales puede contribuir a disminuir el apoyo a la independencia de Catalunya.