Público
Público

Entrevista Errejón: "Quien crea que puede gobernar solo miente o no sabe de matemáticas"

Nos dejó acompañarle, en su último día de campaña de las primarias de Podemos para la candidatura de las autonómicas de 2019, a la Pradera de San Isidro, donde tiró cervezas, se hizo fotos y contestó a preguntas difíciles.

Publicidad
Media: 4.17
Votos: 12

Íñigo Errejón, durante la entrevista

Íñigo Errejón nos dejó acompañarle a la pradera de San Isidro el último día de campaña de las primarias de Podemos para elegir al candidato a las elecciones autonómicas de mayo de 2019. “Tengo muchas posibilidades”, reconocía, consciente de que era el único candidato conocido y el apoyado por la dirección nacional y local.  Un pronóstico que se confirmó este lunes. El reto era que la participación de la militancia fuese alta, en un proceso que, según sus propias palabras, “sin enfrentamiento” tiene menos “morbo”. Con morbo o sin, el tiempo que estuvimos juntos, en la Pradera, la gente no paró de acercarse a hablar con él.

-Y, entre halago y halago y fotos y trabajo en la barra de la caseta del partido, se sentó un buen rato y contestó a un buen puñado de preguntas difíciles. A la primera, de si es “tramposo” convocar primarias y señalar al elegido, como ha denunciado un sector del partido, los anticapitalistas, responde:

“Hacíamos procesos en los que discutíamos mucho y la gente nos decía, incluso en los medios, que nos estábamos peleando. Hoy hemos optado por la otra cosa, que puede que también sea criticable pero las dos críticas a la vez no pueden ser: o Podemos tenía un problema porque se peleaba mucho o Podemos tiene ahora un problema porque presenta una candidatura de unidad. Yo no sé cuál de las dos veces hemos acertado pero una de las dos, por fuerza, hemos tenido que acertar”.

¿Usted cree que la izquierda está más condenada que la derecha a tener conflictos internos?

Tradicionalmente sí porque creo que hay una especie de perfeccionismo moral que hace que si no estás de acuerdo en dos comas, estás dispuesto a pelear hasta el final por esas dos comas. A veces, ponemos los detalles por encima de lo más importante. Defiendo un progresismo en el que, si estamos de acuerdo en lo fundamental, avancemos juntos aunque eso no signifique que nos casemos. A la izquierda le hace falta un poquito más de pragmatismo.

¿Y a la izquierda le falta de humildad, como usted dijo públicamente y muchos interpretaron que se refería a Pablo Iglesias?

No lo digo por Pablo. Humildad en el sentido de empatía, de tener la capacidad de escucha y de ponerte en el lugar del otro, aunque nunca piense como tú. Hay muchos millones de españoles que todavía, con la que está cayendo, siguen votando al PP. Hay que entender porqué es eso. Uno no puede aspirar a gobernar con la mitad de su población en contra. Yo quiero gobernar la comunidad de Madrid asumiendo que la mitad de los madrileños no me van a votar pero, sin embargo, quiero ser su presidente. Eso implica entender al diferente. Yo creo que no es mala receta: subir la dosis de pragmatismo y subir la dosis de humildad o de empatía. Me parece la receta del éxito. A ver si sale.

¿Se está calmando la guerra pablistas-errejonistas y se está recrudeciendo la guerra errejonistas-anticapitalistas?

No, hemos sido capaces de llegar a un acuerdo y no todo el mundo está en esa lista pero yo no voy a tirar la toalla. Me queda un año para incluir a mucha gente. También a Lorena (Ruiz-Huerta, de anticapitalistas y la portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, que ha criticado públicamente estas primarias y su candidatura) pero no para hablar de nosotros mismos. ¿Podemos tener una Comunidad de Madrid que nos deje de dar vergüenza y de la que estemos orgullosos? Para eso hay que ponerse a caminar, caminar es hacia delante no hacia atrás. Y no hablo solo de Podemos, no solo por una cuestión de familias. Hay que contar con la gente buena, con la gente con méritos, que vale, que merece la pena, venga de donde venga. Hay que acabar con el sectarismo. Gente de la sociedad civil, expertos… Si salgo elegido ahora, me queda un año para construir una lista de mayoría nueva y eso es mestizaje siempre. He hecho política siempre así. Siempre he estado más cómodo con la idea de que liderar es incluir. Incluir no es a los que piensan como tú.

Hablemos de IU. Usted no estaba de acuerdo en ir con ellos a las elecciones generales y ahora les necesita en su papeleta ¿No?

En las autonómicas de 2015, en Madrid, podríamos haber formado un gobierno alternativo al de Cifuentes, si la candidatura de Luis García Montero por IU no se hubiera quedado fuera (de la Asamblea). Sacó un 4,2. Si hubiera sacado un 5, sale. Creo que no nos lo podemos volver a permitir. Yo siempre he sido muy crítico con esta idea de la izquierda de que basta con unir a los que ya piensan como tú. Yo creo que hay que unir a los ciudadanos que quieren reequilibrar la balanza que, en nuestro país, se ha desequilibrado de forma muy brusca y que, a lo mejor, no se ponen la pegatina, no se ponen el carnet de izquierda pero que están de acuerdo en el tipo de país, de comunidad, que queremos. Yo quiero incluir a los compañeros de IU como quiero incluir a muchos más. No para reconocernos en un club privado de los que ya tenemos la etiqueta, si no para hablarles a todos los madrileños, también a los que vengan y nos digan: mira yo no tengo la misma pegatina que tú pero me convence que necesitamos la transición ecológica, que necesitamos un Madrid más feminista y que necesitamos regenerar las instituciones. Si piensan eso, me dan igual los colores, son de los míos y quiero construir una mayoría con ellos.

Tania Sánchez ,en el Congreso, junto a Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. EFE

-Sobre Tania Sánchez, cuyo puesto como número dos en la lista muchos vaticinaban en peligro, como finalmente ha ocurrido, decía: 

Tania da una seguridad especial. Es de esas personas que cuando todo el mundo va corriendo, como pollo sin cabeza, sabe separar lo urgente de lo imprescindible. A lo mejor lo imprescindible no es para dentro de una hora pero es lo imprescindible. Conoce muy bien la política madrileña y creo que ha demostrado mucha lealtad en las buenas y en las malas, por eso estoy muy orgulloso de que me acompañe. Si alguien confía en mí, en mi proyecto, le pido que confíe en toda le gente que he seleccionado. No lo habría hecho si no creyera que son excepcionales”.

Hay quienes creen que usted echó un órdago al partido antes de decidir presentarse a estas primarias porque quería el control completo de su candidatura para "ganar". El control completo no lo consiguió. ¿Cree que puede ganar sin él?

No, yo quise siempre una cosa que tengo y que me parece que todo el mundo entiende. Soy inseparable de mis convicciones y de mis ideas. Así que quiero representar un proyecto a mi manera. Mi candidatura tiene un perfil propio, que no es ni mejor ni peor. A mí no se me encarga “sé candidato”, a mí se me encarga “gana las elecciones”. Bueno, pues todo el mundo entenderá que lo voy a intentar, que me voy a dejar la piel, pero me voy a dejar la piel a mi manera y para eso tengo que tener la autonomía y la libertad política para hacerlo.

Pero no toda la que quería…

No, en realidad tengo la garantía. Estamos haciendo las cosas como quería que las hiciésemos. Toda la campaña de primarias y la que vamos a hacer… El estilo que le hemos imprimido ya, en estos primeros pasos, en los primeros casi gateos, si quieres, es un estilo en el que me siento muy reconocido. Si no, no lo haría. No es mejor, ni peor pero es a mi manera.

Se publicó que usted quería el control sobre quién va en la papeleta, sobre las confluencias o no y eso no lo consiguió…

Tengo mucha confianza y tranquilidad sobre el proyecto que encabezo. Mucha.

Hablemos de la relación con el PSOE. Usted dice que tendría que ser una “competencia virtuosa” y no todo el mundo lo entiende en su partido. Algunos, como los anticapitalistas, creen que eso les lleva a ser “muleta del PSOE”.

Sobre la relación de Podemos-PSOE: "El que crea que puede gobernar solo o no sabe contar o no está diciendo la verdad"

Mira, vamos a tener que competir en las elecciones y colaborar para formar gobiernos. Es tan fácil de entender como que en todas las alcaldías en las que gobernamos, gobernamos con apoyo del PSOE, en algunas dentro y, en otras, apoyo desde fuera. Y el PSOE, en casi todas las alcaldías que gobierna, lo hace con apoyo nuestro. Es muy sencillo. No es una idea muy sofisticada, ni muy ideológica. Es más bien una idea matemática. Que alguien me cuente si no cómo se suma. Todas las encuestas siguen diciendo que los españoles y los madrileños no dan mayorías absolutas y yo creo que eso, a lo mejor, es bueno. Así que nos están diciendo: poneos de acuerdo. Y bueno, nosotros en todos los lugares -y creo que lo podemos profundizar-, nos ponemos de acuerdo con el partido socialista. Y no porque pensemos igual, porque entonces estaríamos en el mismo partido. Nosotros, creo, miramos un poco más lejos. Somos un poco más ambiciosos en los cambios que queremos hacer. Claro, que alguien dirá, pero nosotros por delante, y claro yo voy a trabajar para eso, pero la última palabra la tienen los madrileños.
Ahora mismo en España estamos en un puzle complicado. Es como si el mapa de España se hubiera separado en muchas piezas pequeñitas y todos tenemos algunas. No sé cuántas pero algunas. El que me diga que puede solucionar el puzle, solo contando con sus piezas, o no sabe contar o no está diciendo la verdad.

Los anticapitalistas dicen que eso conduce a convertirse en el pez pequeño…

Manuela Carmena no es el pez pequeño, es el pez grande y ha cambiado esta ciudad y lo ha hecho con apoyo del PSOE. Y Mónica Oltra no es la primera fuerza pero, sin embargo, creo que le ha imprimido un rumbo y un estilo al gobierno valenciano que a mí me gusta. Pues es que, insisto, no quiero parecer brusco, pero esa discusión es casi la discusión de si dos más dos suman cuatro. ¿Y si no es con colaboración con otras fuerzas cómo se va a gobernar? Es obvio. A lo mejor a veces no se puede, pero habrá que intentar llegar a acuerdos. El último año entero la sociedad española nos está reclamando que tengamos más capacidad de empatía y de llegar a acuerdos.

¿Incluso con Ciudadanos?

Lo ha hecho Podemos. El intento de regenerar el Consejo de TVE, que por cierto todavía el PP nos tiene bloqueado, se ha hecho fundamentalmente gracias a un acuerdo con Ciudadanos y con el PSOE o la propuesta de cambiar la ley electoral, la hicimos con Ciudadanos. ¿Eso significa que pensamos igual que Ciudadanos? Pues no. Ciudadanos todavía no le ha exigido al señor Arcadi Espada que pida disculpas por decir que quiere ver los vídeos sexuales de la víctima de la manada, para ver si era tan inocente o tan culpable. Yo con un partido así, en materia de feminismo, es obvio que no me puedo entender, pero, a lo mejor, hay temas en los que sí. Exploremos sin sectarismo. Mucha fidelidad y lealtad a las convicciones de uno, pero luego flexibilidad para intentar llegar a acuerdos.

El pleno de investidura del nuevo presidente de la Comunidad de Madrid será esta semana. Le piden ustedes y el PSOE a Ciudadanos que se abstenga, lo que le quitaría el gobierno autonómico al PP. Ciudadanos dice que no porque el PP fue el más votado. ¿Usted que dice?

Que sí, pero hay una cosa que dice el PP que es mentira y yo creo que lo saben. “Tiene que gobernar el más votado”, sí, si tiene mayoría absoluta. Si no el mandato de los ciudadanos es llegar a acuerdos. Cada uno es responsable de lo que hace. Si Rivera le quiere entregar un cheque en blanco al PP está en su derecho de hacerlo pero que no diga que es que está obligado. Garrido o nos pide perdón y dice me equivoqué, no era mentira (sobre lo de Cifuentes) o es más de lo mismo. Rivera sabe que con esto se va a mantener la inestabilidad un año entero en Madrid, pero dice bueno, a lo mejor yo así rasco unos votos más. Si es así es una falta de respeto a las instituciones de los madrileños.

Cambiando de tercio, ¿cuántas veces reza usted al día para que Carmena se vuelva a presentar a la alcaldía de Madrid en 2019?

No rezo porque no… (Risas).

Porque usted no reza, pero pondrá velas o algo…

Yo tengo respeto a los creyentes, pero no rezo y creo que Manuela va a repetir porque es una muy buena alcaldesa y porque se ha metido ya en proyectos que van más allá de un año. Creo que Manuela está asumiendo que esto va para largo. Pero eso es una decisión suya. Ojalá. Y no solo porque para mí sea un referente político, uno de mis más importantes, también porque yo creo que Manuela le sienta bien a esta ciudad. No se transforma lo que ha hecho el PP en 25 años en tres. La gente no lo sabe: la ciudad de Madrid, cada año, reduce 1.000 millones su deuda y la comunidad de Madrid la aumenta en 2.200 millones. Es la diferencia entre gestionar con respeto el dinero de todos o gestionarlo y, bueno, que el último apague la luz, como ha hecho el PP durante 25 años. Todos los madrileños quieren más de Manuela.

¿Y que le pareció el amago de presentarse con el PSOE?

No, eso es una cosa que decía el PSOE y que creo que es una mala receta. Porque cuando el PSOE acabe poniendo un candidato o candidata, va a llegar en una situación comprometida, porque su partido lleva mucho tiempo tirándole los trastos a nuestra alcaldesa. Manuela representa a una plataforma que se llama Ahora Madrid y así va a seguir siendo, si quiere ella.

Hablemos de Pablo.

Vale.

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en un acto en Valencia en 2015.

Lo primero que le tengo que preguntar es: ¿Cómo convenció usted a Iglesias de que no quiere quedarse con su silla?

"Mi mejor contribución a las posibilidades de Pablo en 2020 es ganar Madrid 2019"

Yo creo que Pablo lo sabe. Lo tiene claro. Nunca he tenido que convencerle. Yo me he dejado la piel en las campañas en las que Pablo se ha presentado, por ejemplo, a presidente del Gobierno y por fundar y construir Podemos desde el principio. Lo que pasa es que mi forma de ser leal siempre ha sido defendiendo mis propias ideas y mis ideas no son ocultables, a veces hasta se me ven en la cara y siempre he creído que soy más útil a Podemos defendiendo las ideas que me parecen mejores. A veces esas serán las aprobadas como mayoritarias y otras no. No me fío mucho en la vida, ni en la política, de la gente que va cambiando de posiciones políticas. Uno las tiene que defender en las buenas y en las no tan buenas. Ojo, que yo creo que mi mejor contribución al cambio político en España y también a las posibilidades de Pablo en 2020 es ganar Madrid 2019.

¿Usted puede garantizar que, si le va bien en Madrid, no va a ir a por la dirección del partido?

"Mi forma de ser leal siempre ha sido defendiendo mis propias ideas"

Yo puedo garantizar que, si me va bien en Madrid, me dejo la piel para transformar Madrid, para hacer de Madrid una región puntera a nivel ecológico, de servicios públicos, de generación de empleo de calidad y no precario; que yo me voy a dejar la vida por equilibrar la balanza y poner orden en Madrid. Eso es para mí un proyecto que agota las aspiraciones de transformar. Creo que nosotros ya hemos transformado con la palabra y ahora queda demostrar que no hay nada que temer con el cambio político. Y eso no se consigue ganando unas elecciones. Las quiero ganar para poder hacerlo y demostrarlo. Lo mismo que ha demostrado Manuela en la ciudad, lo quiero demostrar en la comunidad. No tiene sentido que seamos la región con más PIB de España y que, al mismo tiempo, tengamos hospitales públicos con goteras. Eso es infame.

Ya. Pero lo que ocurrió con el documento de Carolina Bescansa fue un cisma. A todos nos hubiera gustado haber tenido una oreja en aquella reunión, porque lo que parecía era muy complicado de digerir, ¿no?

Paradójicamente, aquella situación aceleró que llegásemos a un acuerdo. Nos hizo cerrar y presentarlo a toda velocidad, aunque estoy convencido de que habríamos llegado a un acuerdo de todas formas. Yo creo que fueron unas horas, unos días complicados pero que bien está lo que bien acaba. Creo que dimos una prueba de madurez, que lo solucionamos rápido y bien.

Carolina Bescansa, Íñigo Errejón y Jorge Lago. EUROPA PRESS

Hay quien piensa que Carolina Bescansa es un cadáver político ¿usted?

"No sé si Carolina Bescansa es un cadáver político"

No lo sé, no lo sé. Creo que Carolina tiene que tomar su decisión sobre lo que va a hacer. A mí no me gustó aquello. Creo que nos puso a todos en una situación intolerable. En particular porque en un momento crítico en la comunidad de Madrid, de repente, Podemos se pone a tropezar consigo mismo. Fue una cosa absurda. Por eso salí muy duro y dije cosas con dureza, cuando las tenía que decir. A partir de ahí, yo tengo la responsabilidad de trabajar para conseguir la comunidad de Madrid y Carolina tendrá que tomar las decisiones sobre qué quiere hacer en el futuro.

Cifuentes, que ha sido imputada. Le pueden caer de tres a seis años de prisión e inhabilitación de seis a doce. ¿Usted cree que Cristina Cifuentes tiene que acabar en la cárcel?

Sobre Cifuentes: "No me gustó que saliera humillada. En política no se debería llegar a la destrucción de la persona"

Lo tendrá que decir un juez. Yo no se lo deseo y no le deseo ningún mal, precisamente, porque no creo que el problema del PP, sobre todo en Madrid pero también en España, sea de personas. A mí lo que me molesta de Cifuentes es la herencia que nos ha dejado de tres años de desgobierno, de descrédito, de vergüenza, de desequilibrio; somos la región más rica y, a la vez, la más desigual. Lo que le pase como persona, una vez que ha dejado la política, pues no le deseo ningún mal. Te voy a decir más, a mí no me gustó cómo salió ella de la presidencia porque, aunque yo no la votara, también era mi presidenta. Así, por la puerta de atrás y como humillada y diciendo que de su propio partido le habían sacado un vídeo. Creo que no hacía falta. En política no se debería llegar hasta la destrucción de la persona.

Y, sobre esto, se lo tengo que preguntar. ¿Cuánto cree usted que le va a pesar, en la campaña electoral, estar inhabilitado por la Universidad de Málaga?

No estoy inhabilitado.

Está publicado así en muchos medios. Aclárenoslo. Cuéntenos bien cómo es y si cree que lo que el PP llama la becablack le va a pesar o no.

Es una expresión de Esperanza Aguirre. (Risas) Bueno, yo creo que es normal que a los políticos se nos pida que demos explicaciones, las he dado y las daré las veces que se pidan. Pero están muy claras y yo creo que el PP lo sabe. Hubo quien me denunció ante los juzgados y se archivó y hubo quien me denunció en la universidad y se archivó y, a partir de ahí, cualquiera, que tenga alguna duda sobre el trabajo que presenté, lo puede consultar. No hay ninguna sanción, por parte de la justicia -faltaría más-, ni por parte de la universidad. El PP puede utilizar los argumentos que quiera, pero cuando utiliza un argumento, le demuestras que no es cierto y lo sigue utilizando, empiezas a sospechar de su respeto por la verdad. En mi opinión, el PP no está en una posición como para que le crean mucho, porque nos ha mentido muchas veces, pero cada uno hace campaña como quiere.

Y, para terminar, ¿si volviera a atrás, volvería a enfrentarse a Pablo Iglesias en unas primarias?

No me enfrenté. Defendí mis ideas.

Bueno, se presentaron uno contra otro.

Pues, intentaría que no llegáramos a esa situación, de confrontar en primarias. Pero te digo una cosa: estoy de acuerdo con defender siempre mis ideas hasta el final y eso, a veces, significa pagar un precio también. Yo he cambiado mi posición, por defender mis ideas y mis convicciones, en Podemos. Pero es que eso es lo más valioso que tengo.