Público
Público

Errejón revela su nueva estrategia: "Hay que llegar a las generales como lo hizo el PSOE en 1982"

El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político aprovecha su intervención en la Universidad de Verano de Podemos para defender el "cierre de filas" en el partido, en torno a una estrategia que lleve a consolidar los ayuntamientos del cambio y a avanzar posiciones a nivel municipal y autonómico en 2019. 

Publicidad
Media: 3.13
Votos: 16
Comentarios:

El secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos, Íñigo Errejón (d), y el catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid José Luis Villacañas (i), durante su participación en la Universidad de Verano del partido, hoy en Cádiz. EFE/Román Ríos

Íñigo Errejón no defiende hoy cambios drásticos en sus posiciones habituales, pero desarrolla nuevos pasos y retos para Podemos tras pasar de la fase de "guerra relámpago" a la "guerra de posiciones", para demostrar su solvencia y ganarse la confianza de los españoles desde los ayuntamientos del cambio, con la vista puesta en las elecciones municipales y autonómicas de 2019, y en las generales que previsiblemente se celebrarán en 2020, si Mariano Rajoy logra mantenerse en el poder.

Y, si la segunda edición de la Universidad de Podemos, el año pasado, Errejón aprovechaba su intervención para contraponer su hoja de ruta para Podemos con la que defendía su secretario general, Pablo Iglesias, en la tercera edición, este sábado, en Cádiz, vendía el "cierre de filas" en su formación. Alababa también el papel de su sucesora como portavoz en el Congreso, Irene Montero, y el del propio Iglesias, durante el debate en la moción de censura, en el que considera que lograron sacar las vergüenzas al Gobierno del Partido Popular y hacerse visibles como alternativa a unas élites gobernantes con una "notable capacidad de seguir atrincherándose en el poder", pero sin posibilidades de "ofrecer soluciones nuevas".

Precisamente, el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político considera que esa es exactamente la labor de su formación en este nuevo ciclo; "No permitir que nos presenten como una fuerza demoledora, cuando somos el rescate de la democracia frente a la oligarquía y la mafia", sino consolidarse como alternativa para la mayoría de españoles, aunque todavía no tengan números para serlo en las instituciones.

"Tenemos que tener capacidad de llegar a las generales de 2020 en condiciones similares a las que llegó el PSOE en 1982. Ya era fuerza alternativa para la mayoría de españoles, que estaban gobernados por ayuntamientos que en el día a día, a través de la gestión de la deuda, la Policía Municipal o los centros culturales", veía que "había garantías" para considerarlo un "proyecto alternativo confiable".

Íñigo Errejón no defiende hoy cambios drásticos en sus posiciones habituales, pero desarrolla nuevos pasos y retos

A su entender, eso pasa por "construir un cerco" en torno a las élites gobernantes, y "un muro" para "defender" la gestión "solvente y confiable" de los ayuntamientos de Cádiz, Madrid o Barcelona -participados por Podemos-, no sólo durante la campaña electoral. "Ahora es cuando hay que militar más defendiendo las instituciones conquistadas por el cambio", afirmaba.

Como segunda tarea, toca encarar desde los círculos y los consejos ciudadanos -órganos directivos- municipales y autonómicos una fase "de estudio y preparación", que pase por "formar a 10.000 ciudadanos gobernantes". "Tienen que llegar en mejores condiciones de tomar las riendas de sus municipios y comunidades autónomas, de preparar la victoria de 2020 y de Pablo [Iglesias] como presidente del Gobierno de España".

En esta línea, reconoce que hasta ahora han producido "mucha literatura" sobre su paso por las instituciones, aunque hoy toque "dejar de representarnos como si fuéramos intrusos en las instituciones. Los intrusos en las instituciones son ellos", apostillaba, cosechando un sonoro aplauso de las 400 personas presentes en el acto.

Desde Vistalegre II, el congreso que en febrero definió los nuevos equilibrios de poder en el partido, Errejón y los defensores de sus tesis habían mantenido un perfil más bajo en lo estratégico, y esta ha sido la primera ocasión en la que el exnúmero dos ha desglosado de manera global los pasos a seguir de cara a las próximas citas electorales. En el aire estaba su papel como candidato a representar al partido en las elecciones autonómicas de 2019 en la Comunidad de Madrid, aunque Errejón ha puesto el foco sobre los ayuntamientos del cambio, y ni siquiera ha aludido a esta realidad.

Villacañas y las instituciones como "mecanismo de protección y anticipación"

El acto de este sábado era un coloquio entre Errejón y el catedrático de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, José Luis Villacañas . El filósofo defendía su concepción de las instituciones públicas como puestos "de observación", mecanismos de "protección y anticipación" a los problemas del futuro. Así, y mientras el PP toma un rol "pasivo", "de esperar a que escampe la tormenta", a su entender lo deseable es un modelo de institución activa, ocupada por gente "en condiciones de bajar de la torre vigía" para transmitir "a su gente" lo que está viendo", disminuyendo al máximo "la diferencia entre el que está mirando y el que confía" en su trabajo de observador.

Minutos después, Errejón advertía de que Podemos no pretende "hacer tábula rasa", descartar "todo lo anterior y empezar de cero", ni dividir a los españoles de menos de 45 años y a los que "vivieron en primera persona el orden político del 78". El objetivo, decía, es "buscar mejores recetas y actualizar el acuerdo de convivencia roto por arriba".

"Podemos ha sido malinterpretado en su significado profundo", apuntaba Villacañas.

"Podemos ha sido malinterpretado en su significado profundo", apuntaba Villacañas. "Creo que Podemos no se comprende al margen de un movimiento que reivindica una democracia perfeccionada en nuestro país". En su réplica, el secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político de Podemos insistía en que su formación no puede presentar "un proyecto de todo o nada", en el que se transmita a los españoles "que no tienen nada que perder". La "ruptura", argumentaba, la representan los actuales gobernantes. "No somos un estado fallido", afirmaba, insistiendo en que su formación debe aclarar que "no renuncia al marco de convivencia y orden aún imperante -pero agrietado-". "Tiene que hacerse cargo de la estructura institucional que existe".

Por otra parte, Villacañas respaldaba algunos de los argumentos de Errejón -"Generar confianza es clave"-, y vaticinaba que el Ejecutivo de Rajoy finalmente adelantará las elecciones generales un año, para hacerlas coincidir con las autonómicas y municipales de 2019. "Necesita jugárselo todo a esa carta", apuntaba, antes de recordar que el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ya ha dicho que no apoyará los Presupuestos Generales del Gobierno para 2018, y que los actuales sólo se pueden prorrogar hasta ese año. "Es difícil que el Gobierno plantee proyectos a medio plazo, ninguno sabe qué va a ser de ellos", sentenciaba Errejon, aludiendo a los casos de corrupción judicializados que salpican a destacados miembros del PP.

Errejón, sobre el PSOE: "La fuerza política del futuro no siempre es la que tiene más votos"

Por otra parte, y sobre la relación de su formación con el PSOE, que hoy está más cerca que hace un par de meses a los postulados defendidos por Errejón en Vistalegre -fundamentalmente por el triunfo de Pedro Sánchez en las primarias socialistas-, el dirigente de Podemos recordaba que ambas fuerzas deben asumir que se necesitarán para gobernar en todos los niveles, por lo que deben coexistir en una suerte de "competencia virtuosa".

Errejón atribuía a su partido los cambios de rumbo del PSOE en materias como la renta básica, el CETA o el carácter plurinacional de España, y defendía que Podemos debe tomar la iniciativa en materia de plantear propuestas, para llevar "a otras fuerzas a ir un paso más allá". "No nos obsesionemos con otras fuerzas", advertía, aunque también recordaba que "la fuerza política de futuro" no siempre es la que cuenta con más votos, sino "la que gana la fuerza intelectual para atraer a otras a posiciones en las que no habían estado".