Publicado: 12.09.2015 20:17 |Actualizado: 12.09.2015 22:52

España da una bienvenida multitudinaria a los refugiados: "Ningún ser humano es ilegal"

Miles de personas han recorrido otras capitales de Europa para protestar contra el trato que políticos e instituciones dan a los asilados que vienen huyendo del hambre y la guerra.

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5
Comentarios:
refugiados 2

Imagen de la manifestación a favor de la acogida rápida de refugiados en Europa. ALICIA IBARRA

MADRID.- "No es una crisis migratoria, todos somos personas de un mismo pueblo". Ese ha sido el mensaje que han querido transmitir las miles de personas que han participado en la manifestación ciudadana de Madrid para dar la bienvenida a todos los refugiados y migrantes que vienen a España y a Europa esperando encontrar un futuro mejor. En todas las capitales europeas se han realizado este sábado convocatorias similares, llenando el centro de las ciudades con mensajes de apoyo a aquellos que huyen de las guerras o de la pobreza.

Desde la Plaza del Emperador Carlos V en Atocha y hacia la puerta del Ministerio de Asuntos Exteriores, personas de diversas nacionalidades, representantes de partidos políticos, sindicatos y organizaciones humanitarios han sujetado la pancarta que encabezaba la manifestación al grito de: "Bienvenidos refugiados, ningun ser humano es ilegal". "No más muertes en las fronteras".



"No se ha querido contar con caras conocidas para este acto, al tratarse de una protesta que quería englobar a todo el mundo", explicaron los organizadores a Público

Sin embargo, como han contado algunos de los organizadores a Público, no se ha querido contar con caras conocidas para este acto, al tratarse de una protesta que quería englobar a todo el mundo. "Todos somos Siria", han añadido. Para uno de los manifestantes, esta convocatoria debe servir para conseguir una política responsable por parte de Europa. "Mientras los políticos les usan como moneda de cambio y les tratan como simples números, nosotros queremos darles la bienvenida", señalaba.

"Que cierren los CIES y abran las fronteras", decía otro de ellos con acento francés. Tras él, una mujer pronunciaba en árabe su mensaje de apoyo a los refugiados: "No somos goteras, somos personas". "Europa despierta, ábreles la puerta".

Detalle de una pancarta con la leyenda "Refugees Welcome" -"Refugiados, bienvenidos", colocada en la fachada del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid. - EFE

Detalle de una pancarta con la leyenda "Refugees Welcome" -"Refugiados, bienvenidos", colocada en la fachada del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid. - EFE

"No somos goteras, somos personas", asegura una mujer árabe haciendo referencia a la comparación del ministro del Interior

Para todos los manifestantes no es una crisis migratoria, sino un problema social que se debe solucionar. "Salvar vidas y no vender armas", decían en relación a las decisiones y declaraciones de algunos políticos e instituciones en estas semanas.

Entre la gente, una chica sostiene un cartel contra las guerras y las fronteras. Se llama Vanessa Faloye, es inglesa residente en Valencia y ha venido a Madrid para dar la bienvenida a los migrantes. Graduada en Relaciones Internacionales y con un máster en Empresa Social, considera que "la pobreza que ha dejado el imperialismo occidental es otra forma de violencia".

refugiados

La manifestación a favor de la acogida rápida de refugiados en Europa llegaba  esta tarde al Ministerio de Asuntos Exteriores. ALICIA IBARRA

Se trata de la violencia económica, explica Faloye, que ha extendido la pobreza en muchos países y que ha causado la muerte de miles de personas en el Mediterráneo intentando alcanzar tierras occidentales. Para esta manifestante, lo que viven estos refugiados podría pasarnos a cualquiera en una situación de crisis, por lo que cree que "todos deberíamos apoyar y no maltratar a los que nos piden ayuda".

Silencio por los muertos

La manifestación ha terminado frente al Ministerio de Asuntos Exteriores, con dos minutos de silencio para homenajear a aquellas personas que se han tenido que ir de su país y han muerto en el intento. "Si tuviéramos que guardar silencio por cada uno de ellos, los relojes se pararían para siempre", ha dicho uno de los participantes mientras un grupo de jóvenes hacía una performance en el suelo con caretas de líderes políticos y bolsas de basura.

La guinda final ha corrido a cargo de la orquesta folclórica del 15-M, que ha tocado canciones reivindicativas de películas como Los Miserables.