Público
Público

España regresa al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

La candidatura española, que llegaba sin oposición, obtuvo el voto favorable de 180 de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:

Sede del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra (Suiza).

España regresará en 2018 al Consejo de Derechos Humanos de la ONU tras haber recibido el lunes un claro apoyo del resto de países de la organización. La candidatura española, que llegaba sin oposición, obtuvo el voto favorable de 180 de los 193 Estados miembros de Naciones Unidas.

La otra plaza disponible dentro del grupo de "Europa Occidental y otros países" fue para Australia, que recibió cuatro votos menos que España, 176. Los dos países se habían quedado sin rivales hace unos meses, cuando Francia decidió posponer su candidatura, por lo que para ser elegidos únicamente necesitaban obtener los 97 votos que constituyen la mayoría en la Asamblea General de la ONU.

Para España, la elección supone una muestra de la "confianza" y el "reconocimiento" de la comunidad internacional hacia el país, según aseguró a Efe Ildefonso Castro, el secretario de Estado de Asuntos Exteriores.

Castro destacó la importancia del alto número de votos recibidos por la candidatura española. "Son números claros, transparentes, que lo dicen todo y sobra cualquier comentario porque hablan por sí mismos", subrayó.

España se sentará en el Consejo de Derechos Humanos durante el trienio 2018-2020, la segunda ocasión en la que será miembro tras su presencia entre 2011 y 2013.

La institución con sede en Ginebra se creó en 2006 en sustitución de la antigua Comisión de Derechos Humanos de la ONU, que fue muy criticada por su supuesta parcialidad y por permitir la participación de países acusados de no respetar los derechos humanos.

Sin embargo, el organismo que la ha sucedido ha seguido recibiendo críticas parecidas, pues en su corta historia ha tenido como miembros a la Libia de Muamar el Gadafi y a otros muchos países muy criticados por las organizaciones de derechos humanos como Cuba, China o Arabia Saudí.

Preguntado por esa situación, Castro defendió hoy que hay que "pensar en el futuro" y trabajar "juntos" para fortalecer los derechos humanos. "Siempre hay obstáculos y países donde la situación de los derechos humanos no es la que debería, pero la cuestión es que trabajemos todos juntos", señaló.

El programa de España para el Consejo de Derechos Humanos se divide en 19 puntos y está enfocado en la mujer, la igualdad de género, la lucha contra el racismo, la xenofobia y la protección de las personas con discapacidad, entre otras cuestiones.

En total, el organismo cuenta con 47 Estados miembros y hoy fueron renovados quince de ellos, en unas elecciones con poca competencia. Únicamente dentro del grupo de países de Asia-Pacífico había más aspirantes que plazas, con cinco candidatos para cuatro asientos, que ocuparán Nepal, Catar, Pakistán y Afganistán tras imponerse a Malasia.

En el grupo latinoamericano fueron elegidos Perú, México y Chile; en el africano Senegal, Angola, Nigeria y la República Democrática del Congo; y en el de Europa del Este Eslovaquia y Ucrania.

Varias organizaciones de derechos humanos han criticado el ingreso de algunos de estos países en el Consejo por su pobre historial en materia de derechos humanos.

"Que la ONU elija a Catar, el Congo o Pakistán como jueces mundiales en derechos humanos es como hacer a un pirómano jefe de bomberos", dijo en un comunicado el director ejecutivo de la ONG UN Watch, Hillel Neuer.

La candidatura más criticada ha sido la de la República Democrática del Congo, cuyo Gobierno está acusado de graves crímenes.

Estados Unidos, que es miembro, pero que mantiene una postura muy crítica con el organismo, aseguró que el ingreso del país africano es otro ejemplo de que el Consejo de Derechos Humanos "carece de credibilidad y debe ser reformado".