Publicado: 20.05.2014 17:39 |Actualizado: 20.05.2014 17:39

"Esperamos que los franquistas sean juzgados como los nazis"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los vizcaínos Elisa y Julen Calzada han expresado hoy su esperanza, tras prestar declaración este martes en Gernika como víctimas del franquismo, en que la magistrada argentina María Servini juzgue a los franquistas por sus crímenes igual que se ha hecho con los nazis.

Durante cerca de dos horas y media, Elisa y Julen Calzada, de 85 y 80 años de edad, han prestado declaración ante la jueza argentina en el Juzgado de este municipio.

Estos vizcaínos han sido los primeros querellantes en prestar su testimonio como víctimas del franquismo ante esta magistrada durante su estancia en España.

La jueza, que instruye la causa 4591/10 por crímenes del franquismo, llegó al País Vasco el domingo desde Buenos Aires para tomar declaración a querellantes que, por su avanzada edad o problemas de movilidad, no podían desplazarse hasta Argentina o hasta el Consulado de este país en Madrid.

Antes de entrar esta mañana al Juzgado de Gernika, los hermanos Calzada, cuyo padre fue fusilado en 1937, se han mostrado esperanzados por que la magistrada pueda hacer justicia con las víctimas.

Elisa ha asegurado que "aquellos años fueron durísimos" en su municipio, Busturia, donde fueron fusilados seis hombres, que dejaron a seis viudas y 17 huérfanos.

Su hermano, sacerdote que en la época fue hecho preso en la cárcel de Zamora, ha señalado que siente "una alegría tremenda" tras dar su testimonio a esta jueza porque es preciso "hacer todo lo posible para que el franquismo sea juzgado, como lo fue el nazismo".

A la salida del Juzgado, ha incidido en este hecho y ha dicho que, "por lo menos, hay una posibilidad de que lo que se hizo con los nazis se haga aquí con los franquistas".

En declaraciones a los medios tras este encuentro, la jueza ha eludido revelar detalles sobre el proceso abierto al encontrarse bajo secreto de sumario y para "no tener problemas estando en un sitio extranjero", aunque ha recalcado que la toma de declaración "ha ido bien".

Según ha explicado el portavoz de la Plataforma vasca para los Crímenes del Franquismo, Josu Ibargutxi, Servini tenía previsto tomar declaración ayer en la localidad de Miranda de Ebro (Burgos) a otra víctima del franquismo, Félix Padín, de 97 años. Sin embargo, finalmente no pudo porque el querellante hubo de ser ingresado en el hospital y tampoco llegó la solicitud judicial de exhorto.

Pese a ello, la jueza visitó en el Hospital de Miranda a Padín, quien durante el régimen franquista permaneció recluido en varios campos de concentración.

La magistrada se desplazará esta tarde a San Sebastián, donde su alcalde, Juan Carlos Izagirre, de EH Bildu, le ofrecerá la colaboración del Consistorio para esclarecer los crímenes franquistas, según esta plataforma.

Servini acudirá mañana a Sevilla y, días más tarde, viajará a Málaga y Madrid, donde continuará tomando declaración a otros querellantes, hasta su regreso a Argentina a finales de mes.

Hasta la fecha, había tomado declaración a otras víctimas, tanto en Argentina como a través de vídeo conferencia desde el Consulado de este país en Madrid.

Josu Ibargutxi ha valorado de forma "muy positiva" la actuación de la jueza, aunque ha lamentado que "es una pena" que no pueda permanecer durante más tiempo en España, porque en otras comunidades hay numerosas víctimas.

El portavoz de esta plataforma ha confiado en que la jueza argentina "haga justicia" y ha denunciado que "ni la judicatura española, ni el Gobierno español" tienen interés en esclarecer los crímenes cometidos por el régimen franquista.