Publicado: 02.11.2016 13:45 |Actualizado: 02.11.2016 18:42

Espinar asegura que vendió su casa de Alcobendas porque "no podía pagarla"

El portavoz de Podemos en el Senado afirma que pidió autorización a la Comunidad de Madrid para vender el inmueble, cuyos primeros pagos cubrió gracias a un "préstamo familiar". Asegura que todo fue "ético y legal", "Era 'vivienda joven', no VPO; sólo había que ser menor de 35 años".

Publicidad
Media: 3.55
Votos: 20
Comentarios:
El parlamentario autonómico de Podemos Ramón Espinar, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en la sede de su partido en Madrid después de conocerse que el parlamentario autonómico de Podemos vendiera una vivienda protegida en 2011, al poco tiempo de

El parlamentario autonómico de Podemos Ramón Espinar, durante la rueda de prensa que ofreció hoy en la sede de su partido en Madrid después de conocerse que el parlamentario autonómico de Podemos vendiera una vivienda protegida en 2011, al poco tiempo de adquirirla.. EFE/Emilio Naranjo

MADRID.- El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, ha reconocido este miércoles que en 2007 abonó la entrada y los primeros pagos de una vivienda en Alcobendas gracias a un "préstamo familiar", pero asegura que se vio obligado a desprenderse de ella antes de llegar a habitarla porque "no podía pagarla". "A día de hoy aún vivo de alquiler. Vendí porque no podía pagarla", insistía Espinar durante una rueda de prensa en la sede del partido, en la madrileña calle Princesa, celebrada en respuesta a la información publicada por la Cadena Ser, que le acusa de haberse embolsado cerca de 30.000 euros con la compra y posterior venta de esta propiedad.

El senador y diputado autonómico recuerda que cumplía el único requisito para comprar esta vivienda, en el marco del Plan de Vivienda Joven autonómico -"Sólo había que ser menor de 35 años, no era una VPO"- y afirma que en 2010 documentó ante la Comunidad de Madrid que se veía obligado a vender al estar cobrando únicamente una beca de de la Universidad Complutense de 480 euros, cuando tenía que hacer frente a una hipoteca de 580 euros.

Insiste en que no hubo afán de lucro en la venta de esta vivienda en base al precio establecido por la Comunidad, 30.000 euros mayor al importe por el que adquirió la propiedad -"No la vendí a precio de mercado, la vendí a precio de la CAM"-, y matiza que a esa cantidad hubo que restarle el IVA del 8%, gastos de adquisición, de venta y otros pagos. Con los restantes 19.000 euros sostiene que costeó su matrícula en un máster universitario y compró un "nuevo ordenador portátil". 



De hecho, el candidato de Juntas Podemos a liderar el partido en Madrid ha asegurado que se siente "francamente golpeado y dolido" por la publicación de una "noticia derivada de una cuestión que es perfectamente legal y ética". "No entiendo determinadas cuestiones que son acusaciones vertidas contra mí, si no es pensando muy mal y si no es pensando muy mal sobre los intereses de las acusaciones y las fechas en las que se producen".

"Prisa no quiere que yo sea secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid"

Ante las preguntas de los medios de comunicación, el diputado autonómico y senador ha ido un paso más allá y ha acusado directamente a los responsables de la información de querer interferir en el proceso de primarias que celebra el partido. "Si un medio tiene esta información desde hace dos semanas y aprovecha para presentarla dos días después de que presente mi candidatura como secretario general es que la ha tenido en el congelador", afirmaba. "Esta información está en los medios de comunicación porque quien ha sacado esta información no quiere que yo sea candidato a la secretaría general de Podemos en la Comunidad de Madrid. Y quien ha sacado esta información es el Grupo Prisa", apostillaba.

Durante la mañana, el portavoz de Podemos en el Senado y diputado autonómico ha recibido el respaldo del secretario general de la formación, Pablo Iglesias, de su jefa de gabinete, Irene Montero, o del exdirigente y cofundador de la formación Juan Carlos Monedero. A través de la red social Twitter todos ellos han cargado contra el Grupo Prisa, dueño de la emisora, y contra su presidente, Juan Luis Cebrián, al que acusan de activar la "máquina del fango" para influir en el proceso interno de primarias en Madrid.

Por su parte, la principal rival de Espinar en el proceso, Rita Maestre, y el número dos del partido, Íñigo Errejón, han abogado por un proceso sin "injerencias", en palabras de Maestre, y en el que "nadie enfangue", según Errejón. El candidato de Juntas Podemos, que asegura haber trasladado a la Ejecutiva del partido el hecho de que la Ser se había interesado por estos hechos tras conversar por primera vez con la emisora, "hace entre 15 y 20 días", ha reconocido haber recibido mensajes privados de apoyo de la propia Maestre y de otros dirigentes de Podemos.

"Le ha pasado a mucha gente que no ha podido hacerse cargo de la compra de un piso. ¿Cuál es el problema ético de que un chaval le pida 60.000 euros a su familia para comprar un piso? No es una cantidad escandalosa"

El origen del dinero

A lo largo de una comparecencia de casi una hora de duración Espinar ha explicado que financió la entrada del inmueble (52.000 euros, según la Ser) y los primeros pagos gracias a un "préstamo familiar", concretamente de su abuela, su madre y su padre, por el que dice haber tributado y que asegura haber devuelto. Explica que aceptó el dinero de su progenitor -Ramón Espinar Gallego-exvicepresidente de Caja Madrid, porque "uno no tenía la información que tiene ahora", en referencia a que Espinar Gallego se sienta en el banquillo de los acusados dentro del proceso judicial de las tarjetas black.
De hecho, preguntado por si el dinero prestado por su padre podría provenir de esas tarjetas, Espinar ha rechazado la pregunta. "No voy a valorar eso". 

No era vivienda pública

Las primeras aportaciones de Espinar para el inmueble, promovido por la cooperativa de suelo Vitra -y no por ninguna administración pública, como él recordaba este miércoles- tuvieron lugar en 2007. "Las hago siendo estudiante y con la previsión equivocada de que, cuando yo terminara mi carrera, iba a estar en condiciones de pagar la hipoteca de ese piso", explicaba el candidato de Juntas Podemos.

Durante la rueda de prensa, Espinar ha insistido en que la suya no es una situación aislada, sino que muchas otras personas han tenido que vender una vivienda en circunstancias similares por no poder costearla. "Esto no es una cosa que le sea ajena a cualquiera de las personas que escuchan o escucharán esta rueda de prensa. Le ha pasado a mucha gente que no ha podido hacerse cargo de la compra del piso. ¿Cuál es el problema ético de que un chaval le pida 60.000 euros a su familia para comprar un piso? No es una cantidad escandalosa", apostillaba. 

De los 103 pisos construidos en esa finca Vitra sólo sacó a concurso el 85%. Espinar estaba entre el 15% de clientes elegidos con el único requisito de no superar un nivel de ingresos máximos. De hecho, en la comparecencia ha recordado que a lo largo de su vida laboral ha trabajado como camarero o teleoperador: "He tenido ingresos oscilantes", apostillaba.