Público
Público

Ester Capella, diputada de ERC y abogada de Oriol Junqueras: "Nosotros no hemos vendido a nadie"

La dirigente soberanista afirma que su partido no ha sacrificado a Carles Puigdemont, quien hoy por hoy sigue siendo el candidato a la generalitat, aunque admite que el futuro es incierto y que lo que prima es la causa independentista.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

La abogada y diputada ERC en el Congreso de los Diputados, Ester Capella. EFE/J.J. Guillén

Me encuentro con Ester Capella, diputada del Congreso de los diputados por Esquerra Republicana y abogada y amiga de Oriol Junqueras, a los pies de los leones.

Ella, como cada semana, sale de su despacho en la Carrera de San Jerónimo hacia Estremera para ir a visitar a prisión a su amigo mucho más que a su cliente. Yo soy solo una desconocida y le acompaño.

¿Por qué cree usted que Oriol Junqueras es un preso político?, le pregunto antes de subir a la furgoneta con el pórtico del Congreso y la bandera española de fondo.

No lo es porque yo lo crea. Lo es porque el estado español así ha hecho que sea[…] Se le encarcela preventivamente por lo que piensa. […] Los propios tribunales van condicionando sus decisiones y sus resoluciones a que abjure de sus principios, a que acate la constitución, cuando la Constitución española no exige militancia activa de la misma. Se le está imputando un delito de rebelión, sin haber ejercido violencia, inventándose una nueva definición del tipo penal, cosa que está prohibida. Es evidente que entra dentro de la definición que los organismos internacionales y que la doctrina jurídica entiende como preso político. Por todo eso es un preso político con todas las letras y con las dos palabras: preso político.

Después del silencio que genera lo que dice, ya fuera de Madrid, en campos de ninguna parte le pregunto:

¿Cómo es este viaje?

Es doloroso. No sé explicarlo. Es una sensación de frialdad. Tengo el frío de Estremera instalado en el alma. Con el tiempo, todo esto nos afectará de forma importante. A mí me está afectando emocionalmente. […] La primera vez que fui a verles, creí que no sería capaz de ser fuerte pero nos reímos mucho.

¿De qué? ¿De verdad pudieron reírse en esa situación?

Sí, de lo cómica que era. Estamos allí con un cristal por medio, con un sistema de comunicación muy rupestre – si se me permite- un teléfono para él, un altavoz para mí al que me tengo que acercar para que me escuche, en un cubículo frío, sucio, con esa suciedad instalada en las paredes – que yo no sé porque tiene que ser así-, en un espacio muy frío por el tipo de construcción y esa parte de allá no sé si es que no tiene calefacción. […] Estamos ahí con los abrigos y las bufandas. Y tienes el ruido de fondo de otros abogados y el sonido de las puertas metálicas al abrirse y cerrarse. Es terrible porque interfiere la comunicación.

¿Y hablando de comunicación a qué tiene acceso: internet, prensa..?

No. Los periódicos le llegan tres o cuatro días tarde y los tiene porque hay gente que se los manda. […] Ve las cadenas de televisión estatales. Pero está muy entretenido. Le falta tiempo para hacer todo lo que quiere. Recibe miles de cartas[…] La parte positiva de todo esto es la enorme solidaridad. Y no son solo de Cataluña también de fuera […] Hay muchas personas del estado español que han enviado cartas a Junqueras diciéndole que no comparten lo que defiende pero que consideran que él es un preso político y que no debería estar en prisión.

¿Y él cómo está?

Yo le veo fuerte. Nunca se queja de su situación penitenciaria. Es una persona con unas fuertes convicciones y que además asume la situación que le toca vivir y, como siempre dice él, él es insignificante en relación a los objetivos y la fortaleza que tenemos como país. Lo asume como lo han asumido otros a lo largo de la historia. Y, además, porque él tiene la capacidad de pensar y de hacer llegar directrices a todo el mundo.

¿Sigue dirigiendo el partido desde la cárcel?

Tiene capacidad para hacerlo. Sabe perfectamente y a cada uno de nosotros nos hace llegar cómo ve la situación.

Ya no da órdenes, entiendo, pero sí dice lo que ve, ¿no?

Oriol Junqueras nunca ha dado órdenes. Es curioso. Yo siempre digo que es muy fácil saber qué espera de ti. A cada uno de nosotros, sabe sacar lo mejor de cada uno. […] Yo creo que por eso ERC está en uno de sus mejores momentos a pesar de la situación.

¿Cómo se encaja que voten más al que huye que al que se queda y apechuga?

Bueno, las decisiones de las personas cuando vamos a votar, tiene que ver con lo subjetivo y muchas veces con la parte más épica. Yo no creo que Puigdemont sea un huido. No lo es porque el estado renunció a que se hiciese efectiva la euro-orden. […]

Ya, pero el señor Junqueras vino a declarar y acabó en prisión y el señor Puigdemont se metió en el maletero de un coche y se fue del país… Eso es huir.

Pero…. Es una opción ante una situación. […] La ciudadanía piensa que el president en ese momento representaba el gobierno legítimo y es así, porque es el president de la Generalitat y el vicepresident Junqueras no podía hacer campaña. Y, además, hablamos de unos 10.000 votos que en una contienda electoral con un 80 % de participación […] Fue por la mínima.

¿Usted cree que si Oriol Junqueras hubiera podido salir habría quedado por delante de Puigdemont?

No lo sé. Es que como la situación era tan excepcional. […]Con ese 155… La famosa enmienda de Alianza Popular, planteada por el señor Fraga Iribarne que el resto de constituyentes no lo aceptaron y fue desestimada; ahora, a través del mecanismo del 155, se le hace decir en el senado lo que los constituyentes no querían decir. Rajoy convocando las elecciones para ganarlas… […] ERC íbamos con las manos atadas y los ojos vendados […] En una situación de represión en todos los sentidos y en todos los frentes. […]. Ha sido heroico lo que hemos hecho, heroico es poco. Gracias a esa voluntad persistente. Y esto no es un suflé. Vamos ganando votos a diario. Es una realidad que debe ser solucionada políticamente. No les sirve la represión. Oiga, ya puede poner el fuego a mil que la ciudadanía sabe perfectamente que las cosas se cambian votando.

¿Lo de Puigdemont en Bruselas alguien se lo pudo imaginar?

No lo sé pero está internacionalizando y eso es un plus. En los medios sale a todas horas: mañana, tarde y noche. Por tanto es importante lo que hace el President en Bruselas. No es una tontería.

Se ha filtrado que el Tribunal Supremo tiene previsto inhabilitar en marzo a los que están en Bruselas, ¿usted qué interpreta de eso?

Yo creo que les debería dar vergüenza. Les debería dar vergüenza que aparezcan este tipo de noticias que son un anticipo siempre de lo que va a pasar. Yo he leído también que el ministro Catalá decía que le parecía fantástico. Pues a mí se me caería la cara de vergüenza de pertenecer a un gobierno que dice cosas como esa. […] Eso demuestra que no es verdad que exista separación de poderes, que hay una mano larguísima que condiciona el proceso judicial y que estamos hablando de un proceso político judicializado con una voluntad clara de modificar el resultado electoral que ha habido en Cataluña.

¿Entonces usted afirma que se filtra con la intención de influir en la investidura?

Yo creo que sí porque es que si no no entiendo porqué lo hacen. Es que, además, cada vez que se ha filtrado […] termina pasando. Y esto debería indignar no sólo a los independentistas, a los demócratas españoles, a todos, a los que realmente creen que debería de haber separación de poderes y aquí no dimite ni Dios.

¿Esto se ha terminado como dice Puigdemont o sólo se ha terminado su carrera?

Creo que no ha terminado nada. Dos millones de votos, setenta escaños y un proyecto político y al otro lado no hay nada. […] Es lo que demostraremos las veces que haga falta. Llevamos cinco años seguidos acumulando fuerzas. Habrá un momento es que esa mayoría será incontestable.

¿Han vendido a Puigdemont, como dice él?

Nosotros no hemos vendido a nadie y, además, yo no comento los whatapps privados de las personas, porque esto ya es el colmo. No comento ni los míos y que esto sea público... Yo no sé qué tipo de conversación tenían… […]

Sí, pero, en cualquier caso, dice lo que dice y señalando a Joan Tardá.

El luego hizo un tweet diciendo que cada uno se siente subjetivamente como se siente, en un momento determinado. Es persona y supongo que hay momentos en los que puedes pensar que esto que está pasando no te gusta pero vaya…

No, no que no te gusta: que te han vendido y señalando a Tardá directamente.

Se sacó de contexto lo que dijo Tardá. Joan Tardá es una persona que nadie puede cuestionar: ni la trayectoria, ni su implicación en la defensa de los derechos y libertades de todo el mundo, de los independentistas y los no independentistas y que, además, él siempre ha defendido al President Puigdemont contra viento y marea… Recuperemos todas las declaraciones que Joan Tardá ha hecho hablando del President. De verdad, buscar que el culpable de lo que está pasando es Joan Tardá… […] Él vino a decir que en este proceso nadie es indispensable. […] Yo supongo que la distancia también… Cuando a lo mejor no coges el teléfono y dices “oye, Joan, caray, ¿qué querías decir?”. Pues bueno es la percepción que te llega a través de los medios y a través de las personas que tienes en tu entorno, que no tiene porqué ser lo que realmente ha pasado. Yo creo que no se puede cuestionar en absoluto lo que Joan Tardá dijo. Es la persona más generosa que yo conozco en todos los sentidos.

¿Puigdemont es el único candidato posible?

Puigdemont es la única persona que, en estos momentos, reúne los requisitos para poder ser el presidenciable a la Generalitat y lo que tenemos que garantizar es que sea real y efectiva. Es decir, que no se quede en un intento, que es lo que yo creo que el President del Parlament intenta hacer porque, además, el mandato de las urnas es enmendar el 155, de forma democrática, que quede sin efecto.

¿De verdad, es el único posible?

Es que no hay otro, ¿quién hay?

Hombre, hay una lista enorme de gente que lo mismo no es inhabilitada en marzo, como está filtrando el Supremo…

De momento, es el único que reúne los apoyos. […] El president del Parlament no se levanta por la mañana y dice pues mira voy a proponer que sea Puigdemont. Es lo que le plantean los grupos que pueden conformar una mayoría. En estos momentos es lo que hay. […]

¿De verdad, Puigdemont es el mejor candidato que tiene el independentismo para ahora?

En este momento, sí. Es el que tiene más consenso. Igual dentro de una semana resulta que las cosas han cambiado y estamos hablando de otra cosa.

Y si Puigdemont, no fuera el candidato, ¿Cuál sería el plan B?

No hay plan B.

No sé si puedo creerle.

Yo no engaño nunca a nadie, digo siempre lo que sé. De momento, que yo sepa hay un único plan.

¿Junqueras tiene plan B?

Junqueras siempre va unos cuantos saltos por delante de muchos de nosotros. Es un hombre muy inteligente y me ha demostrado esa capacidad que tiene de siempre anticiparse a muchísimas cosas. Es lo que tienen los grandes liderazgos. […]

Hay quien interpreta que Esquerra ya no está en la vía unilateral y hay quien dice que es porque se ha dado cuenta de que no es la vía y hay quien dice que es porque así puede sacar a los suyos de prisión. ¿Usted qué dice?

Nunca hemos estado en una vía unilateral. Si somos los campeones del intento y de dialogar. Incluso en la propia declaración se hablaba del diálogo con el gobierno del reino de España. Otra cosa es que, al final, nadie se lee los papeles. Siempre ha estado encima de la mesa el diálogo. […] Y es que esta obsesión por decir que hemos estado fuera de la legalidad…

La DUI no era legal.

No, no, no, desde el punto de visto jurídico. ¿Qué compone el ordenamiento jurídico español? La Constitución, los convenios y tratados internacionales, las declaraciones universales de derechos humanos, de derechos fundamentales, los pactos de derechos civiles y políticos… Esto es lo que lo conforma.

Pero usted me dice que nunca han estado en la vía unilateral y la DUI, es una declaración unilateral de independencia.

Sí, pero basada en el propio ordenamiento jurídico español. Es que aquí solo respetamos las leyes cuando me conviene a mí, que soy la parte fuerte de la relación. Es lo de la ley del embudo. Tú que eres el árbitro, decides cómo son las reglas del juego. Porque la Constitución le hacen decir cosas que no dice. Cuando dicen que en la Constitución no se contempla el derecho a decidir, no es verdad.

Mire, se lo voy a preguntar de otra manera: Puigdemont insinúa que ahora mismo hay negociaciones para acabar sacándoles de prisión a cambio de sacrificarle. Eso es lo que hemos leído todos en sus mensajes. Usted es abogada de Junqueras, ¿nos puede confirmar o desmentir esas negociaciones?

No es verdad esto que se está diciendo.

El propio Puigdemont dice que si no salen de prisión a cambio de sacrificarle a él “será un ridículo histórico”, esto es literal.

Bien, no existe nada. No hay negociaciones. Las únicas negociaciones que existen serán en todo caso entre independentistas para ser capaces de tener un gobierno real y efectivo. Es lo que tenemos que hacer. Es el mandato que tenemos. No hay más negociaciones posibles aquí.[…] ERC nunca ha estado en el monotema. ERC siempre que ha estado en un gobierno lo ha hecho buscando el bienestar de las personas. Y ahora habrá que consensuar las políticas con el otro partido independentista y nada más. Esa en la única negociación. Tenemos que llevar a cabo nuestro programa electoral.

¿Torrent le ha traicionado? ¿Usted entiende que haya quien piense que en ERC ya no hay nadie más dispuesto a ir a prisión por Puigdemont?

Yo entiendo que haya personas que piensen distinto que yo. […] Pero yo creo que la política se hace a través de la posibilidad de transformar la sociedad y, por tanto, lo que tenemos que saber explicar muy bien es que nuestro proyecto es un proyecto ganador. […] Y que delante tenemos un desierto por conquistar. […] ¿Cuál es el modelo que tiene para Cataluña el estado español? Que nos lo expliquen porque no lo están explicando.

¿Lo que pide Puigdemont no es una investidura real y efectiva?

No lo sé. Él pedía garantías. El President del Parlament lo que hizo fue para garantizar que él pueda tomar, efectivamente, el cargo de presidente. Vamos a ver qué resuelve el Tribunal Constitucional. En la resolución definitiva, el Tribunal Constitucional puede decir cosas distintas a las que ha dicho en las medidas previas cautelares. […]

¿Y no es verdad que el PdeCat, que ha hecho una lista a la medida de Puigdemont, sin Puigdemont se muere? ¿Que las reticencias a perder la presidencia de la Generalitat pueden también tener que ver con eso?

Yo creo que no. […] Yo creo que una cosa es lo que parece pero hay un voto del PdeCat. […]

¿Hay un voto al PdeCat, antigua Convergencia, o un voto a Puigdemont?

Bueno, ¿cómo lo deslindamos? […] Yo siempre digo lo mismo. La fortaleza es aquella organización que nos permite estar ahí en un momento determinado. No nos equivoquemos. Cada uno juega un rol, un papel, en un momento determinado. Nuestra historia, ochenta y seis años de historia…

No si la historia de ERC está clara, la que no lo está es la del PdeCat.

Yo en las historias de los otros partidos procuro ponerme poco. En todas las casas cuecen habas y en la mía calderadas. No sé. Ya se lo arreglarán ellos. Pero insisto en un tema: la fortaleza de un sistema político es por la fortaleza de sus partidos políticos y la historia de lo que representan en cada momento cada partido político.

Oriol está hablando ahora mismo de una presidencia de la Generalitat simbólica y otra efectiva. ¿Esto como sería?

Esto ya desde Esquerra ya lo habíamos dicho. Creo que es la manera de hacerlo efectivo y real. Yo creo que va por ahí el tema. Yo no estoy en las negociaciones y estas cosas pero parece lo más factible. Y, hay otra cosa, los presidents de la Generalitat son siempre presidents de la Generalitat. No hay expresidentes, históricamente siempre ha sido así.

Dice Puigdemont que a partir de ahora se va a dedicar el resto de su vida a poner orden en estos dos años. ¿Usted cree que todos los implicados en esto van a tener que pasarse el resto de su vida poniendo orden en lo que ha ocurrido en los últimos meses?

Bueno, no sé que quieren decir con poner orden. […] Esta humareda jurídica no ha permitido explicar bien todo lo que se ha hecho desde el gobierno. No se ha hablado, por ejemplo, del Conseller Mundó, que cerró La Model, esa promesa insistente de tantos y tantos cargos de gobierno de todos los colores, durante muchísimo tiempo. O, por ejemplo, los certificados en materia de los procesos ilegales de los procesos sumarísimos que durante el franquismo se llevaron a cabo y que para muchas familias ha sido tener un documento… […] El reconocimiento de un gobierno, cosa que el estado español ha sido incapaz de hacer. […]

Sí, pero, además de eso, ahora mismo estamos hablando de posibles condenas de veinte, veintidós, treinta años. ¿Puede ser que lo que ha ocurrido en los últimos meses acabe siendo algo que condicione la vida de todos vosotros durante treinta años?

Puede ser. Lo que pasa es que no hay sentencia aún. Y los hechos deberán ser probados. […] Yo ya digo que el fiscal ha hecho encajar a martillazos la rebelión, la sedición y ya veremos. Porque eso se tiene que probar y, claro, cargándose toda la doctrina jurídica. […] Si es esto lo que se pretende, porque hemos tocado la sacrosanta unidad del estado español, tienen un problema porque al final habrán destrozado el derecho, las instituciones del estado por una causa que solo comparten ellos. Y mientras tanto España tiene muchas cosas por solucionar: transparencia, corrupción, separación de poderes, un estado del bienestar hecho añicos […]. Los independentistas no tenemos nada en contra de los españoles y de España, como país. Es un país fantástico. Lo tenemos en contra de unos gobernantes ineptos que cuando se han sentido amenazados en su imaginación se han cargado o han utilizado el estado de derecho. No hace falta que recuerde el tema de los GAL. […] Lo digo porque la historia nos tiene que servir para saber si lo que hacemos está bien hecho o no está bien hecho y vuelven a caer en los mismos errores. Se van a cargar el estado de derecho, el estado democrático. Es de una injusticia notoria que al final la historia juzgará.

¿Usted cree?

Mire esto ya no va de independentistas o no independentistas, va de derechos y libertades públicas. Porque ¿quién no te dice que pronto apliquen la rebelión o la sedición a una huelga convocada por sindicatos, en la que al final del todo de la manifestación, un loco queme no sé qué y responderán los que estaban delante. […] Ahora somos nosotros y dentro de nada serán otros. Cuando hayan acabado con nosotros – si es que pueden acabar con nosotros- habrá otros que serán también el objetivo.

Todo esto tiene consecuencias y no solo para nosotros, que nos hemos convertido en el objetivo militar -si se me permite-. Es un antes y un después. Los demócratas no pueden estar impasibles y silenciosos ante esta situación.

Líderes del Pdecat (Mar, Trías) están recomendando a Puigdemont que no vuelva a España. ¿Usted qué le recomienda?

Eso es muy difícil de recomendar […]. Allá donde sea más útil, que se quede dónde crea, en conciencia, que es dónde debe estar. Ya no depende tanto de lo personal como por lo que tú te has comprometido con tus electores, por lo que defiendes y de qué mejor manera puedes defenderlo. Al final, uno es responsable de sus actos y de sus acciones. Yo no sé lo que haría en una situación de este tipo […]. En todo caso eres tú cuando te vas a la cama cuando ponderas si puedes dormir tranquila o no puedes.

¿Junqueras se ha arrepentido en algún momento?

Nunca le he oído una queja, una crítica, no.

¿Y usted cree que Puigdemont duerme tranquilo?

Yo creo que sí . […]

¿Ahora al procés le toca un poquito de calma?

Yo creo que es el momento de acumular más fuerzas. Y no sé si se trata de vivir con calma o hacer las cosas de forma distinta. Bueno, hemos ido cambiando… […] Es todo un reto: alcanzar mayorías importantes.

Y ¿no es verdad que la movilización es mucha pero ya no son tantos? El otro día en las puertas del Parlament eran menos que otras veces.

Esto siempre se dice. Como todos los movimientos pasan por distintas fases y hay muchos tipos de movilización, como, por ejemplo, ir a votar… […] Los números cantan. […] La gente no se cansa y la gente no se arruga. La gente va a aguantar lo que le echen. A mí hay mucha gente que me para por la calle y que me dice que estarían dispuestos a intercambiarse por ellos y pasar el tiempo que quede en prisión. Hay muchas maneras de movilizarse. Y también es un momento de repensar cómo nos tenemos que movilizar. Pero yo creo que están tanto o más fuertes ahora que hace tres años atrás o hace cinco. La ciudadanía se siente empoderada, que son partes de un movimiento democrático y pacífico que acabará consiguiendo lo que tiene que conseguir. Es incontestable. Más de dos millones de votos y 70 diputados.

¿Y cuando lleguen, si llegan, al 52% por ciento de los votos no tendrán más legitimidad, más fuerza que con el 48%?

Llegaremos a eso. Estoy convencida. Entonces, seremos más y el estado español dirá que no es suficiente. Porque tenemos un proyecto. Y en frente, no hay proyecto. Un Psoe desaparecido… No hay color.

¿No habría sido mejor esperar a ese 52% de los votos para la DUI?

Bueno, el camino se hace andando. Todos los mecanismos son buenos para alcanzar un objetivo muy determinado. Y, además, ha evidenciado una cosa muy clara y es que delante tenemos una pared, que no hay manera humana de que quiera evolucionar y que es poco democrática. Vamos a ver, llegará un momento en que también ellos dejarán de gobernar. Y otros partidos si quieren gobernar, deberán tener un proyecto distinto. Y a ver lo que son capaces de hacer. Porque claro…

No le veo muy convencida de que otros puedan hacer algo.

Nosotros hace tiempo que estamos esperando que alguien quiera dialogar pero no hay. Es un desierto. Incluso los que podrían plantar cara al gobierno del partido popular que sería el Psoe… Nosotros les dijimos presentad una moción de censura, si el problema es la corrupción y el gobierno corrupto, venga. A cambio de nada. Nosotros gobernando en Cataluña ya seremos capaces de hacer la mayoría que nos toca. Luego ya hablaremos. Pero, venga, hay una posibilidad. ¿Y qué dijeron? Pero tú tienes que renunciar a lo que piensas. Pero vamos a ver, por favor. Lo dijo Joan Tardá no hace ni quince días en la Sexta se lo planteó al representante del Psoe. Sin referéndum de por medio y el Señor Oscar Puente del Psoe que ellos solo echarán al señor Rajoy del gobierno a través de las urnas y que, para contar con el apoyo independentista, nosotros teníamos que abjurar de nuestros principios. Pero, ¡vamos a ver! Esto es muy poco democrático. Pues será que no quieren gobernar, ni echar a Rajoy, digo yo y que ya les va bien que España vaya como va. Les da miedo gobernar o no tienen un proyecto alternativo al del PP. Es así de triste. Insisto, nosotros tenemos proyecto; ellos no lo tienen.

Llegamos y se confirma que el frío de Estremera cala. En mitad de la nada helada le pido que le traslade algunas preguntas al exvicepresident de la Generalitat prisionero: ¿en su opinión, ha sabido sacrificarse Puigdemont por la causa? ¿Qué le parece que Puigdemont se sienta traicionado? ¿De verdad cree que Puigdemont es el mejor candidato posible para “el proces”, dadas las circunstancias?

Su amiga y abogada ya me dice, antes de entrar a verle, que a la última no me va a contestar. A la vuelta, resulta que ni a esa ni a ninguna. Oriol prefiere no generar más lío; así que Ester no me va a contar nada más y hasta trata de convencerme de que no han hablado sobre los mensajes privados de Puigdemont. A cambio, Junqueras me promete la primera entrevista cuando salga y su amiga me asegura: “De verdad, Oriol, siempre cumple; nunca falla”.

el redactor recomienda...