Público
Público

ETA comunica por carta a dirigentes políticos y sindicales vascos que su disolución será completa

En su misiva, fechada el 16 de abril, la banda terrorista, subraya su decisión de por terminado su “ciclo histórico”. El objetivo del texto es transmitir garantías sobre el carácter “concluyente” de la decisión que se conocerá en las próximas horas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Pintada con el logotipo de ETA en Goizueta. Reuters

“Algún día, todo esto dará para escribir un libro”. La frase ha salido de boca de una de las personas que sigue muy de cerca el proceso final de ETA y que conoce prácticamente todo lo que está ocurriendo en torno al momento histórico que vive esta semana Euskadi.

Ese futuro libro podría tener ya un nuevo apartado: hace 15 días, la dirección de la organización ya desarmada envió una carta en la que anunciaba que había decidido “dar por terminados su ciclo histórico y su función, dando fin a su recorrido”.

La nota con el anagrama utilizado por ETA para los comunicados vinculados a su desaparición (la tradicional hacha y serpiente, pero ahora en madera tallada y no con el clásico fondo azul) ha sido filtrada por uno de sus receptores a ElDiario.es, que la ha dado a conocer este martes. Según ha podido confirmar Público, entre los destinatarios se encuentran integrantes de organizaciones sindicales vascas (también de ámbito estatal) y dirigentes de partidos políticos que durante los últimos años han estado vinculados de una manera u otra con las distintas iniciativas encaminadas a fortalecer la paz en Euskadi. También se encuentran otros “agentes sociales” que participaron en este proceso. El número total de destinatarios habría rondado la decena.

ETA busca tranquilizar a partidos y sindicatos vascos sobre el contenido de su inminente declaración final

Esta decisión cierra el ciclo histórico de 60 años de ETA. No supera, en cambio, el conflicto que Euskal Herria mantiene con España y con Francia. El conflicto no comenzó con ETA y no termina con el final del recorrido de ETA”, dice otra parte de la nota que está fechada el 16 de abril. Para entonces, la organización ya había concluido su debate interno y ya tenía adoptada la decisión que hará pública en las próximas horas.

Fuentes conocedoras de esta carta señalan que el objetivo de la misma no era otro que “dar seguridad política” a la decisión sobre su final, principalmente para alejar fantasmas en torno al carácter “concluyente” que tendrá su declaración final.

Presencias y ausencias

En ese contexto, los distintos actores institucionales, políticos y sindicales (muchos de los cuales habrían recibido esta carta) han empezado a posicionarse ante el acto de este viernes a las 12.00 en Kanbo (País Vasco francés). Ese evento, convocado por el Foro Social Permanente, Bake Bidea y el Grupo Internacional de Contacto, serviría para dar validez a la disolución de ETA, que en principio se hará pública de forma previa mediante un video que incluiría la firma del documento (o algo parecido) ante representantes de la Fundación Henry Dunant, un centro suizo especializado en resolución de conflictos que tiene como presidente de honor a Javier Solana, ex ministro de Exteriores del PSOE y ex secretario general de la OTAN.

El PNV ha decidido enviar a ese acto a su máximo dirigente, Andoni Ortuzar. No se trata de un dato cualquiera: si Ortuzar va es porque el PNV (que habría estado entre los destinatarios de la carta de ETA) sabe que los términos de la disolución serán claros y contundentes. Sin embargo, su socio de gobierno en Euskadi, el PSE, ha decidido no participar, al igual que CCOO

El Gobierno vasco dice que no cuentan aún con garantías de que la declaración de disolución vaya a ser “clara e inequívoca”

Por su parte, UGT hizo público un comunicado a media tarde en el que confirmó que estará presente en el encuentro de Kanbo “para certificar de una vez por todas que la organización terrorista ETA desaparece definitivamente tras décadas de terror, acoso, extorsión y asesinatos al conjunto de la sociedad vasca y española y, en especial, a nuestros militantes y a nuestra organización, que sufrió en primera persona su violencia de persecución y su negativa a reconocer la pluralidad de la sociedad vasca”.

Podemos Euskadi ha anunciado que acudirá al acto del viernes, ya que considera que debe estar presente “en todos los espacios que supongan pasos para la consolidación de escenarios de paz y convivencia”, aunque al mismo tiempo señala que su presencia “no implica necesariamente la adhesión acrítica a dicho acto”. La delegación estará formada por Eukene Arana, integrante de la Ejecutiva de Podemos Euskadi y parlamentaria de Elkarrekin Podemos; y Andeka Larrea, secretario de comunicación de la formación morada.

Una mujer mira el informativo de la televisión autonómica vasca ETB la noticia del anuncio de la disolución de ETA, el pasado abril. REUTERS/Vincent West

Quienes ya han dejado claro que no estarán presentes han sido los gobiernos de Euskadi y Navarra. Este mismo jueves, el portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, aseguró que no cuentan aún con garantías de que la declaración de disolución vaya a ser “unilateral, efectiva y definitiva”, sin “contraprestaciones” ni ambigüedades, “clara e inequívoca” y sin posibilidad de “reversibilidad”. Paradójicamente, Ortuzar, dirigente del mismo partido que Erkoreka, dijo tener “plenas garantías” sobre lo que va a suceder en el acto de Kanbo, por lo que acudirá personalmente.

Miedo a las presiones de Madrid

Lo que aún es un auténtico misterio (y lo seguirá siendo hasta el viernes a mediodía) es el listado de “personalidades internacionales” que estarán presentes en Kanbo. Han sido los propios invitados quienes pidieron que sus nombres no se hagan públicos por temor a las “presiones” que puedan ejercerse por parte del gobierno del PP.

De hecho, fuentes vinculadas al proceso de paz en Euskadi aseguraron a Público que el Gobierno de Mariano Rajoy “está intentando obstruir” el acto de desaparición de ETA, principalmente con el objetivo de evitar que su certificado de defunción tenga amparo internacional o involucre a terceros países. No en vano, el Ejecutivo del PP ha abordado este asunto como algo totalmente doméstico y de carácter exclusivamente policial.

De momento, los servicios de Inteligencia españoles se han encargado de filtrar algunos aspectos vinculados a la disolución, como la firma del documento en la Fundación Henry Dunant y la posible involucración de los gobiernos de Suiza y Noruega en este tema.

En medio de esas especulaciones, en las últimas horas ha trascendido que el video final de ETA podría llegar a incorporar elementos totalmente novedosos, como la aparición de los encargados de dar a conocer la declaración sin capuchas, con la cara totalmente descubierta, lo que le dotaría de una imagen “civil”. Así ocurrió en Irlanda del Norte con el IRA y en Colombia con las FARC. “Es una simbología habitual”, señalaron.