Público
Público

ETA Condenado a 16 años de cárcel un etarra por un atentado en un hotel de Getxo en 2003

José Juan García González, 'Gogoan', fue detenido en julio de 2007. En 2011 fue condenado en ese país a ocho años de cárcel por su pertenencia al aparato logístico de la banda terrorista

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

La Ertzaintza inspecciona el lugar del atentado en Getxo en 2003. EFE

La Sección cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a 16 años de cárcel al etarra José Juan García González, Gogoan, por la colocación en 2003 de un artefacto explosivo en el hotel Los Tamarises, en Getxo (Vizcaya), que al estallar causó daños materiales.

Gogoan o Atuxo, alías con los que se le conoce, fue detenido en julio de 2007 en la localidad francesa de Angulema cuando circulaba en un vehículo con otro miembro de ETA, y en 2011 fue condenado en ese país a ocho años de cárcel por su pertenencia al aparato logístico de la banda terrorista.

Ahora, tras ser entregado por Francia para ser juzgado por estos hechos, ha sido condenado a la citada pena por un delito de estragos, la misma que pedía para él el fiscal, y a la que ya fueron sentenciados los integrantes del comando Vizcaya Jon Kepa Preciado, Eneko Agirresarobe y Aitor Herrera Vietes.

Para condenarle, el tribunal tiene en cuenta precisamente la declaración inculpatoria que en su día prestó Aitor Herrera y, pese a que en el juicio no la ratificó alegando que sufrió torturas, la Sala descarta que estas existieran y destaca que otros elementos, como huellas de miembros de comando halladas en uno de sus pisos, corroboran la primera versión ofrecida por Herrera.

En el juicio, el acusado negó haber colaborado con el comando y sostuvo que le dejó las llaves de su piso en Santurce a Herrera, al que conocía "del pueblo", para irse allí "con amigas".

Sin embargo, la Sala no ha creído esta versión y en su sentencia declara probado que Herrera conocía a Gogoan del pueblo y se encargó de captarle para que colaborara con el comando Vizcaya, y, tras aceptar el acusado la propuesta, la organización ordenó a ambos colocar un artefacto explosivo en Los Tamarises.

Para ello, los miembros del comando encargaron a Gogoan la compra de dos móviles con tarjeta prepago en una tienda en el Valle de Trapaga, así como que llamara por teléfono al diario Gara a las 15.00 horas para avisar en nombre de ETA de la colocación de la bomba.

El día del atentado, el 23 de junio de 2003, a Aitor Herrera le correspondieron las labores de vigilancia en torno al hotel con su vehículo para comprobar que no hubiera policía mientras sus otros compañeros de comando, Preciado y Agirresarobe, colocaban el explosivo en los servicios de caballeros de la planta baja del establecimiento.

El artefacto hizo explosión a las 15.28 horas y causó daños en las paredes del establecimiento, valorados en unos 230.000 euros, así como en una serie de cuadros que ese día estaban expuestos en el hotel y en tres vehículos que se encontraban en las inmediaciones, al haber podido la Ertzaintza acordonar la zona.

Tras el atentado, Herrera y el ahora acusado fueron al domicilio de este último en el que se halló un ejemplar del Gara del 24 de junio con huellas de Preciado y en otra vivienda que usaba el comando se encontró la carta de captación de Gogoan.