Público
Público

Euskadi El PNV se suma a una nueva ola de consultas soberanistas en plena negociación con Rajoy

Alcaldes y concejales nacionalistas respaldan las votaciones organizadas por Gure Esku Dago para este domingo en 51 localidades. La dirección se esfuerza por cerrar un acuerdo con Rajoy que no incluye ninguna alusión al derecho a decidir.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:

Foto de archivo de una consulta anterior. / GURE ESKU DAGO


Mariano Rajoy tiene dos deseos. Uno, conseguir los votos suficientes para aprobar sus presupuestos. Dos, calmar –o preferiblemente apagar- las ansias soberanistas de catalanes y vascos. Aunque resulte contradictorio, el PNV aparece en ambos escenarios: en plena negociación para llegar a un acuerdo que le permita sacar adelante sus cuentas, Rajoy deberá digerir el apoyo de los nacionalistas a los referéndums que se celebrarán este domingo en 51 municipios vascos, muchos de ellos gobernados por los nacionalistas.

La foto más irritante para los ojos de Rajoy se realizará este miércoles en Durango, el municipio con mayor cantidad de habitantes que se sumará a estas votaciones, organizadas por la plataforma Gure Esku Dago (“Está en nuestra mano”). Haciendo uso del “voto anticipado”, la alcaldesa de ese municipio, Aitziber Irigoras (PNV), se pondrá delante de las cámaras papeleta en mano. “¿Quieres ser ciudadano/a de un estado vasco que decida libremente su futuro?”, es la pregunta que lleva impresa esa hoja. Irigoras deberá marcar “sí” o “no” y, seguido, introducirla en una urna, todo ello con la prensa como testigo. La acompañarán varios concejales de su partido.

Según ha podido confirmar Público, Durango no es, ni de lejos, un caso aislado: las votaciones de este domingo cuentan, en su mayoría, con el respaldo de los gobiernos locales, en manos principalmente de PNV o EH Bildu. Del listado de lugares donde se celebrarán las consultas, solo hay dos municipios –Eibar y Lasarte- con alcaldía del PSE, un partido que no respalda estos referéndums. En el caso de Eibar, la corporación ha aprobado una moción de apoyo a las consultas con los votos de PNV, EH Bildu e Irabazi (Ganemos). Los concejales socialistas se pronunciaron en contra.

En salas privadas

Más allá de los apoyos institucionales recibidos, los promotores de estas votaciones no darán ni un paso en falso. De esta manera, las salas electorales serán de “propiedad privada”, lo que significa que no habrá urnas en ayuntamientos o dependencias municipales. Los resultados definitivos se conocerán sobre las 22.00 del domingo, aunque durante ese día se irán conociendo distintas proyecciones.

En total, cerca de 250 mil personas podrán participar en las consultas. Según adelantan los organizadores en un dossier, estarán habilitadas para votar todas aquellas personas mayores de 16 años de edad que residan en esos municipios. Para acreditar la identidad, “se usará un sistema informático que garantizará que una persona no vota dos veces”. Habrá además una comisión “nacional e internacional” de observadores, entre los que estará el presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sánchez.

Será la cita más ambiciosa de las realizadas hasta ahora por Gure Esku Dago, una organización que defiende el derecho a decidir de la ciudadanía vasca. Hasta ahora, sus grupos locales han celebrado 91 votaciones, en las que han participado 83.350 personas –estaban habilitadas 301.245-. De ellas, 79.502 lo hicieron por el sí y 2.554 por el no. Hubo también 867 votos en blanco y 433 nulos. Tras estas experiencias, uno de sus objetivos más cercanos será llevar las urnas a ciudades como Bilbao, Donostia, Gasteiz e Iruñea. Algo que podría ocurrir, como muy tarde, en 2019.

Negociando con Rajoy

Mientras los voluntarios de esta plataforma planifican nuevas votaciones, el PNV apura las negociaciones con el PP para votar sus Presupuestos. En esas conversaciones no ha aparecido ni aparecerá la palabra referéndum. Tampoco se escuchará “derecho a decidir” o cualquier cosa que se le parezca. La máxima aspiración de los nacionalistas es renegociar el Cupo –lo que Euskadi debe pagar a Madrid por las competencias no transferidas-, la llegada del TAV, las tarifas eléctricas para las empresas vascas o el cese de los habituales recursos del gobierno central contra leyes autonómicas. Ni más, ni menos.

Este mismo martes, el Euskadi Buru Batzar –máximo órgano de dirección peneuvista- pronosticaba que habrá acuerdo antes del jueves, día en el que se votarán las cuentas en el Congreso. A lo largo de esa jornada, Rajoy podría deleitarse con el apoyo nacionalista a su proyecto presupuestario. 72 horas más tarde llegarán las votaciones soberanistas a los 51 municipios vascos. En muchos de ellos, los alcaldes del PNV marcarán el sí a la soberanía.