Público
Público

Banco de España El ex gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, asegura que la entidad "hizo mucho, pero no pudo evitar la crisis"

La oposición le recrimina no haber pinchado la burbuja inmobiliaria e incluso el PP critica duramente su f alta de iniciativa "cuando tenía todas las competencias se supervisión"

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:

El ex gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, hoy durante su comparecencia en la Comisión de Investigación del Congreso de los Diputados, en Madrid, que investiga el origen de la crisis y el rescate bancario, para explicar su visión sobre la crisis financiera tras el estallido de la burbuja inmobiliaria que se gestó durante los años en los que estuvo al frente de la institución, desde el 2000 al 2006. EFE/Ballesteros

“¿Se podría haber hecho más? El Banco de España hizo mucho y ayudó a reducir el impacto de la crisis (financiera); peno no pudo vitarla (…), fue una crisis histórica de dimensiones descomunales”. Ese ha sido el resumen del diagnóstico de Jaime Caruana, ex Gobernador del Banco de España entre los años 2000 y 2006, en su comparecencia hoy ante la comisión de investigación sobre la crisis financiera del Congreso de los Diputados.

Su comparecencia, la segunda después de la del actual Gobernador del supervisor, Luis María Linde, no ha aportado datos novedosos sobre los análisis ya conocidos del origen de la burbuja inmobiliaria y sus consecuencias en la crisis que sufrió el sistema financiero español y millones de ciudadanos. Si acaso la mayor novedad ha sido el ataque que Caruana ha sufrido por parte del portavoz del grupo popular, Ramón Aguirre.

Este portavoz, un reputado acólito de Rodrigo Rato, fue presidente del ICO (Instituto de Crédito Oficial) durante la primera legislatura de Aznar (2000-2004), coincidiendo con buena parte del mandato de Caruana en el antiguo instituto emisor. Aguirre ha reprochado al ex Gobernador que durante su mandato no haber hecho más para evitar las consecuencias de la crisis. “Usted tenía todas las competencias de supervisión, ¿por qué no las utilizó?”, le ha espetado al compareciente.

Caruana, actual gente general del Banco de Pagos Internacional desde 2009, consciente de las críticas que podía recibir durante su comparecencia, ha basado sus intervenciones en torno a un argumento principal: la crisis sufrida en España en dos etapas, en 2008, tras la caída de Lehman Brothers, y en 2010, con la crisis del euro en Europa, “no se pudo prever”.

“Lo siento, yo no tenía el libro (de consecuencias futuras) en aquel momento; el Banco de España no supo prever qué es lo que venía después”, ha llegado a decir en varios momentos; sin embargo, ha reiterado en varias ocasiones que “sin las recomendaciones que se realizaron durante años las consecuencias (para el sistema financiero español) habrían sido peores”.

Caruana ha explicado que, en cualquier caso, el Banco de España “no disponía entonces de las herramientas” necesarias para atajar una crisis que, de todas formas, “nadie supo avanzar”. Eso sí, se ha extendido en facilitar datos, avalados por los diagnósticos del fondo Monetario Internacional (FMI) – entidad en la que posteriormente trabajó a las órdenes de Rato – que avalaban la buena marcha de la economía española “con ratios muy sólidos. El sistema financiero estaba bien dotado en base a criterios de crisis anteriores”.

Toda su exposición ha sido cuestionada por los portavoces de los grupos de la oposición; también por el representante del grupo popular con unas intervenciones que ha sorprendido a los propios comisionados. Como denominador común todos los portavoces le han recriminado que desde la instancia que presidía no se hubieras hecho más para evitar las consecuencias la crisis que se avecinaba.

Ha sido el portavoz popular quien le ha echado en cara que no hiciera caso a una famosa carta redactada por los inspectores del Banco de España dos meses antes de su salida en la que se advertían los graves riesgos a los que estaba sometida la economía española y el sistema financiero por la burbuja inmobiliaria.

Pedro Saura, portavoz socialista, le ha planteado a Caruana si recibió instrucciones de “su jefe” Rodrigo Rato durante la primera parte de su mandato o si fue presionado por el sistema financiero español para no adoptar medidas preventivas más rígidas “que hubiera hecho peligrar la cuenta de resultados de los bancos”.

La representante del grupo Unidos Podemos, Yolanda Díaz, ha definido lo sucedido en España en los últimos años como “una gran estafa” del sistema financiero hacia los ciudadanos, “sobre todo los más desprotegidos”. “¿Por qué no hicieron nada para evitarlo?”, le ha preguntado la parlamentaria gallega al ex Gobernador, quien le ha recriminado su falta de “trabajo para evitar los sufrimientos posteriores en la población”.

Tanto el representante de Ciudadanos, Francisco de la Torre, como el de ERC, Joan Capdevila, han realizado intervenciones críticas hacia el comportamiento del Banco de España bajo su mandato para evitar las consecuencias de la crisis financiera.

Caruana, más allá de contestaciones vagas ya enunciadas en su primera intervención, tan solo ha respondido a una cuestión concreta que le habían planteado varios portavoces en relación a su había recibido presiones por parte de Rodrigo Rato y Pedro Solbes, ambos vicepresidentes económicos en los dos Gobiernos, del PP y del PSOE, con los que convivió.

“No tuve ningún problema con los dos Gobiernos. No fui presionado. No recibí ninguna llamada del señor Rato ni del señor Solbes. Las relaciones fueron muy cordiales”, ha dicho de forma taxativa. Caruana, a modo de resumen, ha explicado que “fue una crisis que va a cambiar los libros de texto”.

La tesis sostenida por el antiguo gobernador del Banco de España contrasta en cierta forma con las tesis expresadas recientemente ante los comisionados por el actual gobernador del organismo supervisor, Luis María linde, quien sostuvo, en resumen, que desde esta institución “se pudo hacer más” para paliar los efectos de la crisis financiera y sus consecuencias. Ambos fueron propuestos por Gobierno del PP, eso sí uno presidido por José María Aznar y otro por Mariano Rajoy.