Público
Público

El exalcalde de Santiago, condenado a dos años de cárcel por fraude fiscal

Gerardo Conde Roa está acusado de no haber abonado 291.000 euros del IVA por la venta de 61 viviendas en 2010 que hizo la promotora de la que era administrador.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ex alcalde de Santiago de Compostela, Gerardo Conde Roa, ha sido condenado por fraude fiscal a dos años de prisión y a una multa de 582.000 euros, según ha confirmado su abogado, Ramón Sabín, quien ha avanzado que recurrirá la sentencia.

La sentencia llega menos de una semana después del juicio al que ha fue sometido el ex regidor acusado de no haber abonado 291.000 euros del IVA por la venta de 61 viviendas en 2010 que hizo la promotora de la que era administrador.

Según la sentencia, la multa que se le impone duplica 'la cantidad defraudada'. La defensa del regidor, que no irá a la cárcel puesto que no tiene antecedentes, ha manifestado el desacuerdo con la resolución que sale del Juzgado de lo Penal Número 1 de Santiago y que la recurrirá.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Santiago de Compostela, José Antonio Vázquez Taín, había ratificado en abril del año pasado en un auto la imputación formal de Gerardo Conde Roa por un supuesto fraude fiscal derivado del impago a Hacienda de 291.000 euros por el IVA que cobró de la venta de 61 pisos a través de su promotora Geslander.

En el auto, el magistrado justificaba su decisión de ratificar la imputación del regidor, contra el que la Fiscalía presentó una querella que fue admitida a trámite, al constatar 'indicios fácticos claros' de una intención de defraudar e 'intencionales suficientemente fundados' como para continuar con la práctica de diligencias. En la parte expositiva de la resolución judicial, Vázquez Taín incidía en que este paso no supone 'prejuzgar en modo alguno' la presunción de inocencia del imputado.

En la misma jornada en la que se había hecho público el auto que confirmaba su imputación, Conde Roa anunciaba su dimisión como alcalde tras reunión de urgencia días antes en la que participó el presidente de la Xunta y jefe de filas de los populares, Alberto Núñez Feijóo, y en la que Conde Roa comunicó a sus concejales su intención de dimitir. La Fiscalía solicitaba dos años y medio de prisión para el ex regidor, mientras que la petición de su defensa era la libre absolución.