Publicado: 22.11.2016 17:01 |Actualizado: 22.11.2016 17:01

El exalcalde de Valladolid dice no sabía lo que firmaba cuando rubricó un aval de crédito de 100 millones

Óscar Puente, el actual alcalde del municipio, considera que Javier León de la Riva "ha decidido inmolarse en los juzgados" y asegura que "alguien le presiona para que no diga la verdad".

Publicidad
Media: 3.83
Votos: 6
Comentarios:
El exalcalde de Valladolid Javier León de la Riva, acompañado de su abogado, a su llegada hoy al Juzgado de Instrucción 4 de Valladolid. / EFE

El exalcalde de Valladolid Javier León de la Riva, acompañado de su abogado, a su llegada hoy al Juzgado de Instrucción 4 de Valladolid. / EFE

VALLADOLID.- El exalcalde de Valladolid Javier León de la Riva ha declarado hoy ante el juez que desconocía la transcendencia de la carta de garantía o comfort letter que firmó dentro del crédito de 400 millones para desarrollar la operación del soterramiento del ferrocarril a su paso por la ciudad.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, considera que su antecesor en el cargo "ha decidido inmolarse en los juzgados" por declarar que desconocía la trascendencia mercantil de la denominada comfort letter que firmó en 2011 al tiempo que ha asegurado que "alguien presiona" al exalcalde "para que no diga la verdad".



Javier León de la Riva, cuatro legislaturas de alcalde de Valladolid con el PP hasta el 2015, ha comparecido como investigado ante la titular del juzgado de instrucción número 4 tras la denuncia presentada por el Ayuntamiento de la carta de garantía al no haber sido aprobada en pleno o por alguno de los órganos de gobierno municipales.

Óscar Puente, perteneciente al Partido Socialista Obrero Español, llegó al Gobierno de Valladolid tras veinte años del Partido Popular, con el apoyo de cuatro concejales de Toma la Palabra y tres de Sí se Puede que, junto con los ocho de su propia formación.

Esta carta de garantía supone el reconocimiento del Ayuntamiento del préstamo de 400 millones de euros que la Sociedad Valladolid Alta Velocidad, de la que forma parte junto con Adif, Renfe y la Junta de Castilla y León, pidió a un consorcio bancario para el desarrollo de la operación de soterramiento del ferrocarril, incluida la construcción de los nuevos talleres ferroviarios.