Publicado: 31.03.2016 12:55 |Actualizado: 31.03.2016 12:55

La exalcaldesa del despilfarro en La Muela: "He podido cometer errores pero no delitos"

El juicio por el mayor caso de corrupción urbanística celebrado en Aragón queda visto para sentencia con la declaración de María Victoria Pinilla, para la que el fiscal pide 35 años de cárcel, 25 millones en multas y responsabilidad civil y 141 años de inhabilitación.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
La exalcaldesa de La Muela (Zaragoza), María Victoria Pinilla, espera el inicio de la última sesión del juicio. /EFE

La exalcaldesa de La Muela (Zaragoza), María Victoria Pinilla, espera el inicio de la última sesión del juicio. /EFE

ZARAGOZA.- El juicio del caso La Muela, el mayor proceso celebrado en Aragón contra la corrupción urbanística, ha quedado visto para sentencia con una declaración de la exalcaldesa María Victoria Pinilla, quien ha reconocido que ha podido cometer "errores, todos humanos", pero no "delitos".

En la última palabra que le ha concedido el presidente del tribunal de la Audiencia Provincial de Zaragoza, ante el que ha sido juzgada desde el pasado 15 de diciembre, Pinilla ha dicho que aceptó subvenciones y donaciones y que nunca tuvo consciencia de que "eso fuera reprochable", aunque ahora algunos lo vean como delito o tráfico de influencias.



"Siempre he querido hacer las cosas bien", ha resaltado la exalcaldesa, quien en su intervención, que ha durado poco menos de diez minutos, ha remarcado que siempre actuó en favor del municipio de La Muela y de los vecinos, que, ha recordado, la eligieron con mayoría absoluta durante 24 años.

En su opinión, en la vista del juicio, que se ha prolongado durante treinta sesiones, ha reiterado su inocencia y ha señalado que "cuando el viento sopla muy fuerte -en referencia a este proceso- es cuando hay que remangarse para hacerle frente".

Sobre las aceptaciones de pena de muchos de los 36 acusados en esta causa ha lamentado que algunos hayan "buscado refugio sin importar el daño" que puedan causar a otros y ha agradecido el cariño de su familia, su exmarido y sus hijos, que han aceptado los delitos que se les imputaba y han alcanzado sendos acuerdos con la fiscalía para reducir penas.

El caso La Muela, el mayor juicio por presunta corrupción urbanística celebrado en Aragón, ha terminado con las últimas palabras de los acusados, la mayoría de los cuales no han querido intervenir.

La fiscalía pide para Pinilla 35 años de cárcel, 25 millones en multas y responsabilidad civil y 141 años de inhabilitación por delitos contra la Hacienda Pública, cohecho, tráfico de influencias, malversación, blanqueo, negociaciones prohibidas, fraude, ninguno de los cuales ha sido acreditado en el juicio, según su abogado.

El pueblo que sí vivió por encima de sus posibilidades

Pinilla fue alcaldesa de La Muela, por las filas del PAR, desde 1987 hasta 2011 y se negó a dejar el bastón de mando cuando fue detenida, por lo que siguió manteniendo la condición de alcaldesa durante todo el tiempo que permaneció en prisión provisional. Cuando recuperó la libertad a la espera de celebrarse el juicio, se reincorporó plenamente a sus funciones. En las municipales de mayo de 2011 fue reelegada definitivamente de su puesto y la susituyó al frente del Ayuntamiento Marisol Aured.

Durante el mandato de Pinilla La Muela prosperó de forma disparada. El dinero tanto público como privado comenzó a moverse de forma desorbitada y sin estar acorde a la pequeño población que lo habitaba y que se multiplicó también en estos años de bonanza.

En el municipio comenzaron a proliferar parques eólicos y el Ayuntamiento promocionó a bombo y platillo un polígono industrial al pie de la autovía Madrid-Zaragoza, que acabó siendo utilizado como plataforma para la trama corrupta. Con tanto dinero, el Consistorio se embarcó en todo tipo de obras e infraestructuras como varios museos, una plaza de toros y hasta un zoo. Además, mantenía el apoyo vecinal regalando viajes a destinos exóticos. Todo esto duró, claro, hasta que explotó la trama corrupta que ahora se sienta en el banquillo.