Publicado: 08.09.2016 12:47 |Actualizado: 08.09.2016 14:03

El exgerente de Imelsa dice que las comisiones ilegales y el uso de cajas B eran habituales en el PP valenciano

Marcos Benavent, quien se autocalificaba como un "yonki del dinero", asegura que muchos de los contratos de la empresa pública de la Diputación de Valencia se firmaban "por puro enchufismo".

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
El exgerente de Imelsa Marcos Benavent, acompañado por su abogado, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia, donde ha sido citado a declarar por el titular del Juzgado de Instrucción número 18, que investiga el denominado caso Imelsa. EFE/Kai F

El exgerente de Imelsa Marcos Benavent, acompañado por su abogado, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia, donde ha sido citado a declarar por el titular del Juzgado de Instrucción número 18, que investiga el denominado caso Imelsa. EFE/Kai Försterling

VALENCIA.- El exgerente de la empresa pública Imelsa Marcos Benavent ha afirmado hoy que el cobro de comisiones ilegales del 2 ó 3 % del valor de los contratos adjudicados desde la administración pública, así como el uso de cajas opacas o 'B' eran prácticas habituales en el PP de la ciudad de Valencia y provincial.

Benavent ha asegurado también que muchos de los contratos en esta empresa pública de la Diputación de Valencia se firmaban "por puro enchufismo" y ha reconocido que había mucha gente que cobraba sin ir a trabajar. 



El exgerente ha hecho estas declaraciones a los periodistas a la salida del Juzgado de Instrucción número 18, que investiga el denominado caso Imelsa, donde ha comparecido durante más de dos horas como imputado en la pieza separada sobre la contratación de supuestos empleados "zombis", los que cobraban sin tener que ir a trabajar en Imelsa, dependiente de la Diputación de Valencia.

"El dinero que contaba -en referencia a unas grabaciones que constan en el sumario- procedía de comisiones, el famoso 3 % o 2 % de todo el mundo", ha asegurado Benavent, quien ha reconocido posteriormente que "había caja B en todos los sitios".

Esa caja B estaba controlada por "quienes estábamos en el partido", ha afirmado Benavent, quien por este motivo le parecería "lógica" la imputación de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá en esta causa.

En la pieza separada del caso Imelsa en la que ha declarado hoy Benavent figuran una veintena de imputados, entre ellos el expresidente de la Diputación de Valencia Alfonso Rus y el que fuera su jefe de gabinete Emilio Llopis, y el empresario Jose Adolfo Vedri, que también está citado hoy a declarar.

Benavent ha detallado al juez y a los abogados presentes que fueron Rus y Llopis principalmente quienes le ordenaron realizar contratos de forma irregular desde Imelsa, aunque ha explicado que todas las fuerzas políticas con representación en la Diputación se beneficiaron de estas contrataciones.

Sobre el cobro de comisiones ilegales y el recorrido posterior de ese dinero, Benavent ha relatado: "yo llevaba el dinero y supongo que la gente que llevaba el partido ya distribuiría y haría sus pagos, pero no tengo ni idea".

"Del 3 % algo me quedaba, evidentemente, el resto lo entregaba a políticos, en restaurantes, en el coche o en despachos oficiales en el Ayuntamiento de Valencia o la Diputación", ha agregado.

"Merece la pena hacer esto", ha añadido Benavent en relación a su arrepentimiento, "es la única forma de cambiar las cosas, siendo honesto y diciendo la verdad. No pasa nada, nos hemos equivocado, lo siento", ha afirmado.

El exgerente de Imelsa ha explicado que no sabe si la dirección regional del partido conocía estas irregularidades y ha insistido en que no va contra nadie y en que lamenta el daño que está causando a las familias de los procesados, pero que solo quiere "ser honesto y contar la verdad".

Sobre las grabaciones que realizó durante años y que ahora obran en el sumario del caso Imelsa (dividido por el momento en una pieza principal y cinco separadas) ha explicado que las hizo "como seguro, por si pasaba algo, para demostrar que no solo era" él el implicado.

"No era mi pretensión chantajear a nadie. Yo no las he llevado a la Justicia. Los hechos demuestran que las grabaciones no están manipuladas", ha destacado.