Publicado: 15.04.2015 08:06 |Actualizado: 15.04.2015 08:06

El exinterventor de la Junta culpa a Chaves y Griñán y pide declarar ante el Supremo

Manuel Gómez califica de "indignidad" la conducta de ambos expresidentes al negar ante el juez que conocieran las irregularidades de los ERE. 

Publicidad
Media: 5
Votos: 4
Comentarios:
El expresidente de la Junta, Manuel Chaves, a su llegada al Supremo. REUTERS

El expresidente de la Junta, Manuel Chaves, a su llegada al Supremo. REUTERS

SEVILLA.- El exinterventor de la Junta de Andalucía entre los años 2000 y 2010, Manuel Gómez, ha subrayado este martes la "evidente responsabilidad en el fraude" de los ERE de los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y ha pedido declarar ante el Tribunal Supremo.

Tras conocer las declaraciones de ambos ante el Supremo, el exinterventor ha emitido un comunicado en el que critica que los expresidentes socialistas "han basado su defensa en tratar de desviar su evidente responsabilidad en el fraude hacia los interventores de la Junta de Andalucía".

"Esta conducta de los dos expresidentes es una indignidad", subraya Gómez antes de criticar que los dos "actúan embozados bajo el inicuo aforamiento tras el que se esconden, sin que los aludidos podamos responder". También considera "indecente desviar hacia los inferiores la responsabilidad por actos propios" y enfatiza que "las acusaciones están basadas en un cúmulo de invenciones que es preciso delatar".



"Después de conocer el contenido de las declaraciones de quienes han presidido la Junta de Andalucía en los últimos 25 años me siento tan avergonzado de ser andaluz que, si fuera legalmente posible, pediría de inmediato mi desnaturalización", señala Gómez.

El exinterventor, imputado en la causa de los ERE, avisó a los dirigentes políticos de las irregularidades que se cometían, según la juez Mercedes Alaya. En este caso, el Gobierno de la Junta de Andalucía, "con respaldo de la mayoría del Parlamento, al aprobar el programa presupuestario con el que se financiaban los ERE, echó a rodar cada año un automóvil sin frenos", denuncia el exinterventor.

"Como señaló Griñán en la Comisión de Investigación del Parlamento, a él no le importaba que el coche circulara sin frenos, porque el coche no era suyo. Ahora parece que el coche era del Interventor", lamenta Gómez.

En su comunicado, indica que "este suspiro por el Interventor que exhalan el señor Griñán y el señor Chaves en sus declaraciones ante el Tribunal Supremo, lo que de verdad pone de manifiesto es que no necesitaban un interventor".

"Lo que realmente habrían necesitado es un tutor que, como a los menores de edad, supliera su falta de capacidad y competencia en las diversas acepciones de ambos términos. O, mejor aún. Lo que habrían necesitado es un ángel de la guarda, que velara sus sueños de incuria y abandono", concluye Gómez.

En su nota de prensa, el exinterventor indica que en el asunto de los ERE, el Gobierno de la Junta de Andalucía, "con respaldo de la mayoría del Parlamento y asistiendo como espectador mudo la Cámara de Cuentas de Andalucía, actuó como el alcalde que decide apagar todos los semáforos de la avenida con el presunto propósito de mejorar la fluidez del tráfico".

"Ahora, el alcalde niega que él apagara los semáforos y pretende desviar su responsabilidad por los muertos en accidente hacia la policía de tráfico. Cuanto más insiste el alcalde en ello, más parece que el motivo de la medida no fue la fluidez del tráfico, sino permitir la huida de los ladrones con más facilidad", culmina su símil Gómes.

Tanto Chaves como Griñán han negado ante el instructor del Supremo, Alberto Jorge Berreiro, que conocieran los informes de la Intervención General de Andalucía que alertaban de las irregularidades que se cometían en las ayudas sociolaborales durante sus gobiernos y de la necesidad de realizar cambios legislativos ya que adolecían de nulidad.